Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así serán los dos nuevos rascacielos de viviendas en Madrid: 25 plantas y piscina a 100 metros de altura

La gestora inmobiliaria Stoneweg proyecta dos edificios en el distrito de Tetuán que sumarían 600 viviendas, la mitad de ellas para alquiler, con una inversión de 200 millones de euros

rascacielos tetuan Ver fotogalería
Recreación de la piscina en una de las azoteas del Proyecto Skyline.

El reto ecológico, la escasez de terrenos bien situados y el debate sobre un uso más eficiente (y sobre todo más rentable) del suelo hacen ganar puntos a la opción de concentrar pisos en edificios de gran altura en las ciudades españolas. Madrid es un ejemplo de ello. Su rascacielos de viviendas más alto, la Torre de Madrid, se finalizó a principios de los años sesenta. En esa década y la siguiente verían la luz otros proyectos como las Torres Blancas de Sáenz de Oiza o la polémica Torre de Valencia. Medio siglo después, los tres edificios siguen siendo la referencia en el imaginario colectivo si se piensa en rascacielos residenciales en la capital, sembrada mientras tanto de urbanizaciones de casas bajas a su alrededor. De vez en cuando surgen desafíos a ese planteamiento. Uno ya ha comenzado a levantarse a orillas del Manzanares. Otro podría comenzar a hacerlo pronto en el distrito de Tetuán, una zona popular de casas bajas en el noroeste de la ciudad.

La gestora inmobiliaria Stoneweg, fundada por dos españoles en Suiza, está detrás de un nuevo proyecto para construir dos torres de 25 plantas y 100 metros de altura. Serían los dos rascacielos de viviendas más altos de la ciudad por detrás de la Torre de Madrid. Los solares ya han sido adquiridos junto con la firma de inversión M&G y tienen capacidad para edificar 45.000 metros cuadrados. Según han explicado este martes los responsables del proyecto, bautizado como Skyline, la licencia municipal ya ha sido solicitada y se espera su concesión el próximo otoño, lo que permitiría iniciar las obras a finales de año o principios de 2020. La inversión total alcanza los 200 millones de euros.

El diseño de los rascacielos lo firma el estudio Touza Arquitectos. Su fundador, Julio Touza, ha defendido que se trata de un "proyecto estrella" que "nace para ser un icono". Cada torre tendrá 300 viviendas de entre uno y tres dormitorios (entre 60 y 110 metros cuadrados) aunque el diseño modular permite juntar varias viviendas para hacer una más grande. El arquitecto ha defendido que los dos rascacielos, en una parcela junto al Parque de Agustín Rodríguez Sahagún, tienen vocación de ser un "pórtico de acceso a la ciudad". Ambos tendrán una doble fachada, "con plantas que irán enmarañándose" en la piel externa, lo que aportará ventajas climáticas.

Dos piscinas y huerto urbano

La comercialización de las viviendas, a cargo de CBRE, se lanza durante la feria inmobiliaria SIMA (cuya última edición arranca este jueves en Madrid) aunque ya cuentan con un 10% de preventas firmadas. Los precios parten de 300.000 euros para la tipología de apartamento más pequeño y son "escalados en altura y orientaciones", según ha puntualizado Joaquín Catellví, uno de los fundadores de Stoneweg. Es decir, que los pisos situados en las plantas más altas y con mejores orientaciones  subirán de precio. La gama más alta se sitúa en el entorno de los 800.000 euros. Eso, al margen de lo que se pueda acabar planteando en los áticos, cuyo diseño final dependerá de la demanda que encuentren, según ha explicado Catellví.

Lo que sí se contempla es una piscina infinity (con el borde rebosante sobre el horizonte) en la azotea de cada edificio, a unos 100 metros de altura. Competirán con la piscina que el proyecto hotelero de Riu plantea para el Edificio España como las más altas de la ciudad. Además, el proyecto prevé otros servicios comunes. De entrada, otra piscina también comunitaria al nivel de la planta uno, junto con gimnasio, conserjería, huerto urbano y salas polivalentes para uso de los vecinos.

300 pisos de alquiler

Según sus promotores, los edificios podrían estar listos en torno a 2022. Se han solicitado en paralelo los permisos para la construcción de las dos torres. El plan inicial de Stoneweg contempla que los 300 pisos de una de ellas se dediquen a alquiler, aunque no está claro si sería la propia firma suizoespañola la encargada de gestionarlo. "Estamos explorando la vía de vender esa torre a un inversor patrimonialista", ha señalado Castellví.

Stoneweg es una gestora inmobiliaria que fundaron en 2015 Jaume Sabater y Joaquín Castellví, ambos con experiencia previa en firmas del sector. Opera en cuatro mercados (Suiza, EE UU, Italia y España) con actividades diferentes, desde consultoría hasta la promoción inmobiliaria, que realizan, como es el caso del Proyecto Skyline, a través de la filial Stoneweg Living.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información