Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El buen tiempo anima al sector turístico de cara a Semana Santa

El clima y las fechas hacen que los profesionales del gremio auguren cifras por encima de las del año pasado, sobre todo en la costa

Imagen de la playa de la Malvarrosa, en Valencia, el pasado 26 de marzo.
Imagen de la playa de la Malvarrosa, en Valencia, el pasado 26 de marzo.

El buen tiempo reinante en España durante estos primeros meses de 2019 ha sembrado el optimismo en el sector turístico de cara a la Semana Santa. Hoteleros, agencias de viaje y establecimientos de turismo rural prevén mejorar las cifras del año pasado. Las fechas, además, ayudan a empujar esa buena perspectiva, puesto que los festivos caen bien entrado abril y eso permitirá a muchos hoteleros dar inicio ya a la temporada y mantener abiertos los establecimientos a partir de esos días, lo cual se notará también en el empleo.

A diferencia del año pasado, al menos desde el pasado febrero los anticiclones han dominado la climatología, impidiendo la llegada de borrascas y de lluvias, salvo algunos episodios que apenas han superado el Cantábrico. A juicio de los profesionales del sector consultados, el buen tiempo de este año está animando a salir a los españoles, que son protagonistas de este periodo vacacional en mayor medida que los turistas internacionales –el año pasado, los residentes fueron el 55% de los viajeros en marzo. Y eso se nota en las previsiones que maneja el sector turístico de cara a la Semana Santa.

Aunque es pronto para tener datos definitivos de reservas, las tendencias apuntan a una Semana Santa de playas llenas y remontes menos llenos. "Si se mantiene el buen tiempo, habrá buena ocupación en casi todas las zonas, salvo en las cercanas a las pistas de esquí", señala Empar Baños, del portal Escapada Rural, que aglutina buena parte de la oferta de turismo rural. Según sus datos, basados en los calendarios de reservas de casi 10.000 destinos, la previsión de ocupación está ya en el 64% a falta de dos semanas largas para el domingo de Ramos. "No tenemos una bola de cristal, pero creemos que superará bastante la del año pasado", afirma. Entonces, recuerda, a cinco días vista la previsión era que se ocuparían el 66% de las plazas.

"Si hace buen tiempo, como hasta ahora, vamos a tener las playas y las procesiones llenas", afirma Ramón Estalella, secretario general de la patronal hotelera CEHAT (Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos). Rafael Gallego, presidente de la Confederación Española de Agencias de Viaje (CEAV), se apunta a la tesis de que los destinos de playa y las ciudades de interior "con fuerte tradición de Semana Santa" serán los ganadores este año. Estalella destacaría "la España interior y el norte, por el tiempo estupendo que está haciendo. También están mucho mejor Extremadura y algunas zonas de Aragón", detalla. Coincide bastante con Escapada Rural, que sitúa a Navarra a la cabeza de la ocupación, con un 85%, por delante de Extremadura (76%) y Castilla y León (72%). Gallego añade ciudades como Málaga o Sevilla.

CEAV prevé un crecimiento del negocio de entre el 6% y el 10% respecto a las cifras del año pasado. La patronal hotelera presentará sus previsiones en unos días, pero no solo para la Semana Santa, sino para toda la temporada estival. "La Semana Santa está funcionando bien para el mercado nacional. Para el resto del año, los datos dan a entender que empataremos respecto al año pasado, lo cual es un éxito gigantesco, sobre todo teniendo en cuenta lo bien que lo están haciendo nuestros competidores en el Mediterráneo", como son Turquía o Egipto, que recuperan visitantes a marchas forzadas con precios que España ya tiene difícil igualar.

Desliza además Estalella que el calendario juega este año a favor del sector. El hecho de que la Semana Santa caiga tan tarde, a mediados de abril, no solo hace que la meteorología tienda a ser más benévola, sino que animará a muchos hoteleros a abrir sus establecimientos y a mantenerlos abiertos ya para enlazar con el verano. "En algunas comunidades será solo la Semana Santa, pero en otras, dada la cercanía del puente de Mayo, ya supone abrir para todo el verano", explica. "Cuanto más tarde [la Semana Santa], mejor, tanto para los movimientos de españoles como para la contratación de fuera", coincide Gallego.

El calendario añade además un par de factores que animan al sector a dar el pistoletazo de salida a la temporada alta. Por un lado, se da la circunstancia de que este año, en Aragón y Castilla y León será festivo el martes 23 de abril, con lo que, apoyándose en el lunes 21, se podrían enlazar seis días de asueto. Por otro, la Semana Santa termina casi pegada al 1 de mayo. Este año cae en miércoles, por lo que en gran parte de España sería un puente demasiado largo, pero en la Comunidad de Madrid es fiesta también el día 2. Y, como señala Estalella, no ha habido ningún puente festivos nacional desde el 7 de enero, lo que "hará que la gente se mueva".

Buena semana para el empleo

Además de para el negocio turístico, la Semana Santa se presenta favorable para la creación de empleo, según pronosticó esta semana la empresa de trabajo temporal Randstad. Según sus cálculos, se producirán 198.980 contrataciones para esta campaña, un 7% más que el año pasado, aunque con una desaceleración de cuatro puntos. En febrero, 2,3 millones de afiliados a la Seguridad Social, el 12,3% del total, estaban trabajando en algo relacionado con el turismo, un 4,1% más que en el mismo mes de 2018, según los datos de afiliación recopilados por el organismo público Turespaña. Randstad prevé que esa inercia de crecimiento en el empleo se mantenga en la Semana Santa.

Además, si una buena parte de los hosteleros mantienen abiertos sus locales por la Semana Santa tardía, los contratos, con un marcado carácter temporal en el sector turístico, serían de media más duraderos. “Cuanto más tarde sea la Semana Santa, más probabilidades hay de que los contratos se alarguen”, afirma Luis Pérez, director de relaciones institucionales de Randstad. Eso sí, señala que habrá que estar atento al efecto que tenga sobre las contrataciones la subida del Salario Mínimo aprobada a finales del año pasado, y la nueva norma sobre horarios laborales.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información