Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La increíble rentabilidad de la inversión en piezas de Lego en la reventa

Un estudio concluye que los míticos bloques de plástico rentaron más que cualquier otro activo durante 28 años

Tienda de juguetes de Moscú.
Tienda de juguetes de Moscú. GEtty

Ole Kirk Christiansen fundó Lego en 1932 en la pequeña localidad danesa de Billund. En un principio fue un negocio familiar de juguetes de madera, pero un incendio quemó la fábrica en 1942. Cuatro años más tarde la empresa adquirió una nueva maquinaria para producir piezas de plástico. Después de años de pruebas, el icónico ladrillo de Lego fue patentado en 1958. Seis décadas después el invento se ha convertido no solo en un negocio muy lucrativo para la compañía —sigue en manos de la familia fundadora y en 2017 facturó casi 4.700 millones de euros y ganó 1.050 millones—, sino también en una de las mejores inversiones de la historia.

Un estudio liderado por Victoria Dobrynskaya y Julia Kishilova, investigadoras de la Universidad rusa Higher School of Economics, concluye que la revalorización en el mercado secundario de los artículos de Lego durante el periodo 1987-2015 fue superior a la de las acciones, los bonos o cualquiera de las materias primas. En concreto, la rentabilidad media anual del índice Lego confeccionado por estas dos economistas obtuvo una rentabilidad durante este lapso de tiempo del 11% anual (8% en términos reales). “La popularidad de los artículos de Lego como activo financiero se debe en parte al hecho de que esta inversión alternativa no pertenece al segmento del lujo como los vinos, los coches o los relojes y, por lo tanto, es accesible para el pequeño ahorrador”, explican las autoras del estudio.

Los artículos que reproducen películas como ‘Star Wars’ son los que más se aprecian

Además de la impresionante rentabilidad, este juguete reúne otras de las características más apreciadas por los inversores en un mercado globalizado e interconectado: ofrece la capacidad de diversificación de las carteras. La investigación concluye que su valor tiene una baja correlación “con la situación del mercado y su volatilidad”. Si hubiese que comparar su comportamiento con otro activo, el patrón más similar sería la evolución en Bolsa de las empresas de pequeña capitalización. Estas características conceden a la cotización de las piezas de acrilonitrilo una resistencia similar a su dureza en la vida real. “Se pueden considerar un activo refugio. Incluso durante años de crisis económica y financiera como 2002 y 2008 el mercado de Lego ofreció retornos positivos”.

Como ocurre con otras inversiones alternativas, uno de los riesgos de la inversión en sets de Lego es que las transacciones se producen en un mercado no regulado y que, en determinados momentos, pueden darse situaciones de iliquidez tanto para compradores como para vendedores. Sin embargo, las investigadoras rusas destacan que en el caso del mítico ladrillo juega a su favor su gran popularidad. En 2010, una macroencuesta entre más de 3.000 personas coronó a Lego como el “juguete más popular de todos los tiempos”. Además, en la clasificación de las marcas más famosas del mundo, elaborada por la consultora Young & Rubicam, la empresa danesa comparte el podio con Coca-Cola y Disney. Otro factor a su favor es que la construcción de objetos de Lego no es solo un juego de niños, sino que cientos de miles de adultos siguen usando los ladrillos como pasatiempo. Estas características, según Dobrynskaya y Kishilova, se traducen en la existencia de un “enorme mercado secundario para artículos de Lego nuevos y de segunda mano”, en el que a través de plataformas como eBay “miles de objetos se intercambian cada día”.

El índice Lego se revalorizó un 11% de media anual entre 1987 y 2015

En la confección del índice Lego se usó una muestra de 2.322 artículos diferentes de Lego. Las investigadoras encontraron una importante dispersión en la evolución de los precios, con artículos que tuvieron revalorizaciones anuales del 600% y otros cuyos precios cayeron un 50%. En general, los sets más demandados son los de arquitectura y los que se inspiran en grandes éxitos cinematográficos. Uno de los mayores pelotazos fue el juego de Lego sobre el personaje Darth Revan de Star Wars que salió al mercado en 2014 por 3,99 dólares y un año más tarde su precio en eBay alcanzaba los 28,46 dólares, una prima del 613%. “Los principales inversores en Lego son fans del juguete y coleccionistas. Pero la presencia en medios financieros de noticias relacionadas con la gran rentabilidad de estos artículos en los mercados secundarios están atrayendo la atención de otro tipo de inversores”, concluyen.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >