Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El crecimiento chino en 2018 fue el menor en casi tres décadas

El PIB creció un 6,6% interanual en 2018, un 6,4% en el último trimestre del año

Dos mujeres están sentadas frente a paneles de cotización de valores en Pekín.
Dos mujeres están sentadas frente a paneles de cotización de valores en Pekín. AFP

El Producto Interior Bruto (PIB) de China creció un 6,6% en 2018, el ritmo anual más lento en tres décadas, pero por encima del objetivo del Gobierno chino de un 6,5%, según los datos oficiales que ha publicado este lunes la Oficina Nacional de Estadísticas. En el cuarto trimestre, el crecimiento se redujo al 6,4%, un nivel al que no caía desde 2009, en plena crisis financiera global. En el mismo periodo de 2017, el crecimiento había sido del 6,5%.

El viernes pasado, la Oficina de Estadísticas había revisado a la baja el crecimiento de 2017, para dejarlo en un 6,7% frente al 6,8% que había calculado previamente.

Los datos, que coinciden con lo que esperaban los analistas, ponen de relieve la desaceleración de China después de tres trimestres de disminución del crecimiento, en plena guerra comercial con Estados Unidos y una demanda interna más débil. Y, dado que China ha supuesto un tercio del crecimiento global en la última década, las cifras contribuyen a aumentar la preocupación en torno a riesgos sobre la economía global. Compañías como Apple han hecho ya sonar la alarma sobre los efectos de la ralentización china en su cuenta de resultados.

La producción industrial ha aumentado un “lento pero estable” 6,2%, apunta la Oficina, aunque en los últimos meses del año ha caído por debajo del 6%, para quedar en un 5,7% en diciembre. Las ventas al por menor crecieron un 9% en 2018, frente al 10,2% en que se expandieron un año antes. En diciembre, el aumento interanual fue del 8,2%.

La desaceleración, más allá de la guerra comercial con Estados Unidos, se debe a factores internos. Las autoridades han tenido que adoptar medidas para reducir el fuerte crédito corporativo y otros riesgos financieros. Y, pese a las promesas de reformas, las industrias estatales ineficientes continúan una preponderancia que merma al dinámico sector privado.

El Gobierno cuenta aún con numerosas opciones para estimular un crecimiento que los analistas prevén que pueda estabilizarse para mediados de año. En su alaba guarda flechas como el aumento del gasto público, el recorte de impuestos o la rebaja de los tipos de interés de referencia.

Algo en lo que incidía este lunes el director de la Oficina de Estadísticas, Ning Jizhe, en una rueda de prensa para presentar los datos macroeconómicos. Al apuntar que en los últimos dos meses la economía ha dado ciertas señales de estabilización, subrayó que aún hay amplio espacio para aplicar medidas macroeconómicas, según informa Reuters.

La semana pasada el Ministerio de Finanzas ya anunció recortes en el impuesto sobre el valor añadido en algunos sectores y deducciones fiscales para otros. En la reunión anual de la Asamblea Nacional Popular (ANP, el Legislativo chino) en marzo -cuando el Gobierno anunciará su objetivo de crecimiento para este año- también podrían aprobarse otros estímulos. Aunque el Gobierno chino ya ha dejado claro que no recurrirá a planes masivos como hizo en el pasado, cuando la inyección en el PIB trajo consigo un fuerte aumento del endeudamiento.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >