Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Santander ‘hereda’ la imputación del Popular por la gestión de Ron y Saracho

El juez señala que la entidad, que absorbió al banco desaparecido, es la sucesora procesal en el caso

Dos viandantes pasan frente a una sucursal del Banco Santander y una del Banco Popular en Madrid.
Dos viandantes pasan frente a una sucursal del Banco Santander y una del Banco Popular en Madrid.

El juez de la Audiencia Nacional José Luis Calama, en un auto con fecha de ayer día 15 de enero, ha decidido que el Banco Santander quede formalmente imputado como persona jurídica en la causa que investiga la gestión de los expresidentes del Popular Ángel Ron y Emilio Saracho, ya que considera que el Santander, que absorbió en junio de 2017 la entidad quebrada y desaparecida, es heredero procesal en el caso. Los delitos analizados contra los dos expresidentes son los de administración desleal, contra el mercado, falsedades documentales y apropiación indebida.

El juez investiga la ampliación de capital de 2.505 millones que el Popular llevó a cabo en 2016, cuando Ron era el presidente. En una pieza separada, indaga también la posterior gestión de la entidad y la posible manipulación del mercado a través de informaciones y datos supuestamente falseados para hacer caer el valor de las acciones y obtener un beneficio.

El banco terminó en junio de 2017 liquidado por parte de las autoridades europeas ante sus problemas de liquidez y posteriormente fue subastado. El Popular, en una operación que se llevó a cabo en una noche, pasó a manos del Santander, que asumió sus pérdidas y capital. Los accionistas y buena parte de los bonistas perdieron toda su inversión y muchos han emprendido acciones legales contra los gestores y la entidad.

Calama, en su breve auto, acuerda la "sucesión procesal por absorción de sociedades, teniendo por dirigido el presente procedimiento contra Banco Santander". Recuerda que "la transformación, fusión, absorción o escisión de una persona jurídica no extingue su responsabilidad penal, que se trasladará a la entidad o entidades en que se transforme, quede fusionada o absorbida y se extenderá a la entidad o entidades que resulten de la escisión". De esta forma, el Santander hereda la responsabilidad penal por las decisiones que tomaron los gestores del Popular.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >