Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El BBVA gana 4.323 millones hasta septiembre, un 25% más por la venta de la filial de Chile

Carlos Torres, consejero delegado, ve "aciertos y errores" en la gestión de su antecesor y rechaza aclarar por qué el banco pagó cinco millones al comisario Villarejo

La sede central del banco BBVA en Madrid. En vídeo, las declaraciones de Carlos Torres, Consejero Delegado del BBVA, sobre los resultados del banco.

El BBVA ha ganado 4.323 millones de euros en los primeros nueve meses del año, un 25,3% más que el mismo periodo del año anterior, según la entidad. La venta de la filial de Chile explica este resultado, ya que la cuenta de resultados presenta caídas de todos los márgenes hasta la última línea del beneficio neto.

El grupo obtuvo unas plusvalías por BBVA Chile de 633 millones el pasado 6 de julio. Este efecto se contrarrestó, en parte, por las pérdidas de Argentina donde se ha hecho un ajuste de 190 millones de euros para contabilizar la hiperinflación del país. Sin el efecto de la venta de Chile, el resultado hubiera crecido un 7%, impulsado por el buen comportamiento de México.

Además, el banco ha achacado este resultado al impulso de los ingresos recurrentes, la contención de los gastos y los menores saneamientos. El capital de máxima calidad, CET 1 fully loaded se situó en el 11,3%, en línea con trimestres anteriores. La rentabilidad sobre recursos propios (ROE), subió del 9,6% al 12,2%. Sin el efecto del tipo de cambio de las divisas, el BBVA, hubiera elevado el resultado un 43%.

En la posterior rueda de prensa con el consejero delegado, Carlos Torres, vía telefónica, alabó la situación del banco, aunque los resultados han tenido mala acogida en Bolsa, con una caída cercana al 2% a media sesión.

Villarejo y la sucesión

Torres no quiso comentar cual podía ser el perfil de su sucesor, ya que el actual consejero delegado asumirá la presidencia de la entidad en 2019. Solo dijo que será una persona del banco.Tampoco detalló la fechas en las que se producirá el relevo. Preguntado por las críticas de algunos accionistas al mandato de Francisco González, que ha presidido en solitario el BBVA en los últimos 17 años, y que han sufrido una fuerte caída de la cotización en este periodo mientras otras entidades se han revalorizado,Torres apuntó: "Entiendo las críticas de los accionistas, pero este banco tiene el mejor proyecto global de futuro. De todas formas, es cierto que ha habido aciertos y errores". Afirmó que le gustaría que González fuera presidente de honor, aunque será él quien lo decida, tras afirmar que va a dejar todos los cargos, incluida la Fundación.

Cuestionado por qué González no acude a la última junta de accionistas para despedirse, Torres señaló que quizá lo haga a título particular, pero que decidió dejar el cargo en diciembre para que todo el ejercicio 2019 se hiciera con un nuevo equipo gestor, "ahora que está muy unido". En relación con el posible daño reputacional que pudiera tener la información de El Independiente, confirmada por el BBVA, de que la entidad pagó cinco millones al comisario Villarejo entre 2012 y 2017, Torres se negó a hacer ningún comentario. "No voy a hablar de otras cosas que no sean los resultados trimestrales".

Regresando a la cuenta de resultados, en el beneficio por países, volvió a destacar la fuerza de la filial de México, que obtuvo 1.851 millones de beneficio, un 13% más y ya representa el 41% de todo lo que gana el grupo.

En segundo lugar está España, con 1.107 millones, un 41,5% más, incluyendo los 60 millones de pérdidas obtenidas en el negocio inmobiliario. En España el resultado se genera al reducir las provisiones por el descenso de la morosidad, ya que bajan todos los márgenes de la cuenta. Los créditos caen un 2% y los depósitos se mantienen estables. Representa el 24,5% del beneficio.

Estados Unidos, con 541 millones de ganancias, supone el 12% del total, mientras que Turquía, con 488 millones logrados, es el 10,8%. Este país, que atraviesa fuertes convulsiones políticas, ganó un 14% menos por la depreciación de su moneda. El deterioro de los activos financieros ha subido un 150% "por ciertos impactos negativos de la cartera de clientes mayoristas y la actualización del escenario macroeconómico", admite el banco. La morosidad ha pasado del 3,9% al 5,2% mientras bajan los créditos y los depósitos y se transforman los activos en dólares a liras turcas.

América del Sur, con 467 millones hasta septiembre, es el 10,4% del resultado total. Esta división, afectada por la venta de la filial chilena a Bank of Nova Scotia y la crisis argentina, ganó un 24% menos en parte, por la depreciación de las monedas. Sin el efecto del tipo de cambio, caería un 5,6%.

El consejero delegado de BBVA, Carlos Torres Vila, ha destacado en un nota: "A pesar de las dificultades en Turquía y Argentina, hoy presentamos unos resultados que ponen de manifiesto la fortaleza de nuestro modelo de negocio y la diversificación geográfica. A los resultados, se suman los avances en la transformación del banco, una holgada posición de capital y la solidez de nuestros indicadores de riesgo".

El margen de intereses cayó un 2,3%, el margen bruto un 6,9%, lo mismo que el margen neto. La rentabilidad sobre recursos propios se elevó hasta el 12,2%, mientras que la eficiencia se mantuvo sin mejoría, algo que sí hizo la morosidad, al descender del 4,6% al 4,1%. El BBVA tiene 126.357 empleados, un 4,3% menos, y 7.999 oficinas, un 4,5% menos que hace un año.

En contra de la retroactividad hipotecaria

Carlos Torres se ha mostrado este martes contrario a que se aplique la retroactividad en el caso del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados de las hipotecas. Torres se suma así la opinión generalizada en el sistema financiero.

En un vídeo publicado junto a los resultados de los nueve primeros meses del año, explica que el BBVA "viene aplicando el reglamento vigente" desde hace más de 20 años, que indica que es el cliente quien tiene que hacerse cargo del impuesto de las hipotecas y no la banca. Por tanto, para el número dos de la entidad financiera, si hubiera algún cambio debería hacerse de ahora en adelante y no con carácter retroactivo. "No puede aplicarse un cambio a hechos pasados. En eso consiste la seguridad jurídica, y en eso se fundamenta nuestro Estado de derecho", ha concluido.

Digitalización de los clientes

El Grupo BBVA continúa su proceso de transformación, "con un aumento de la base de clientes digitales y móviles, así como de las ventas digitales", dice la nota. Los clientes digitales han crecido un 23% en un año, hasta alcanzar 26 millones, frente a los 75 millones que tiene el grupo en total.

Los clientes móviles son ya 21,7 millones, un 37% más que en septiembre de 2017. "El conjunto de clientes digitales suponen ya un 49% del total, muy cerca del objetivo de acabar el año con la mitad de los clientes del Grupo interactuando por canales digitales. Las unidades vendidas digitalmente en lo que va de año representan el 39,5% del total, frente a tan sólo un 15,3% hace dos años", añade la nota.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información