Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El líder de los empresarios del futuro aeropuerto: “Las ‘low cost’ nos dicen que están muy interesadas”

Javier Ruedas es el consejero delegado de Air City Madrid Sur, la agrupación de empresas que quiere construir el segundo aeropuerto de Madrid

Javier Ruedas
Javier Ruedas

Javier Ruedas (Toledo, 1972) es consejero delegado de Air City Madrid Sur, la empresa que, tal y como avanzó ayer EL PAÍS, proyecta convertir el aeródromo de Casarrubios del Monte (Toledo) en el segundo aeropuerto de Madrid con una inversión que, aseguran, será toda con capital totalmente privado. Piloto y antiguo responsable de comunicación, defiende el proyecto con ahínco.

Pregunta. ¿Por qué necesita Madrid un segundo aeropuerto?

Respuesta. Porque es la única gran capital europea que dispone de una única infraestructura, porque carece de una alternativa ante cualquier contingencia que obligue a cerrar el espacio aéreo de Barajas y, por tanto, los aviones se tienen que ver desplazados a 300 kilómetros. Y porque, como señala la IATA (Asociación Internacional del Transporte Aéreo), se espera que el número de pasajeros aéreos se duplique en dos décadas.

P. Un segundo aeropuerto para Madrid es una idea recurrente. ¿Esta vez es diferente?

Todos coinciden en que el nuestro sea el segundo aeropuerto de Madrid”

R. Sí, porque confluyen los intereses de dos comunidades autónomas (Madrid y Castilla-La Mancha) con los de los impulsores. La infraestructura ya existe, está consolidada y todos están de acuerdo en que sea el origen del futuro segundo aeropuerto de Madrid.

P. Existen otras opciones en Madrid. ¿Por qué Casarrubios?

R. Ni Cuatro Vientos ni Getafe se pueden considerar un aeropuerto comercial ni tienen capacidad para crecer. En Casarrubios hablamos de una zona diáfana y amplia. Ya en 1978 Aviación Civil vaticinó que el segundo aeropuerto de Madrid tendría que localizarse justo en esta parcela.

P. Con respecto a Barajas, ¿qué ofrece?

R. Complementariedad y compatibilidad. Barajas es un hub internacional que debe seguir reforzandose como tal, con vuelos transoceánicos, de larga distancia. Las compañías low cost requieren de unas infraestructuras mucho más flexibles y pequeñas. En Londres o París hay varios aeropuertos y todos han crecido. Es como cuando en una calle se instala más de una tienda, la concentración trae más público.

P. ¿Cómo atraerán a las compañías low cost?

R. Esas compañías hoy no se alojan en Barajas, que tiene el ratio más bajo de low cost. Esta infraestructura les genera un potencial de crecimiento tremendo y nos han planteado que estarían muy interesadas.

P. Son optimistas respecto al informe favorable de Fomento?

R. En 2014, Fomento ya dio el visto bueno para que aquí, de forma coordinada con Casarrubios, se instalase el aeródromo suroeste (el de El Álamo) que proyectó la Comunidad de Madrid.

P. Falta el de impacto ambiental.

R. Casarrubios ya recibió uno favorable en 1995. Ahora, la zona se va a ampliar y se ha hecho un inventario ambiental. Según sus resultados, es una zona apta.

P. Dicen que tienen los fondos para acometer el proyecto.

R. En el informe económico presentado a la Comunidad de Madrid garantizábamos un porcentaje muy relevante de financiación propia. Obviamente, eso no significa que no se acuda a financiación externa. Pero lo que sí dijo la comunidad es que se garantizaba plenamente por parte de las empresas que componen Air City Madrid Sur la capacidad económica para poder conseguir esa financiación y desarrollar el proyecto.

P. Dicen que no necesitan inversión pública. ¿Tampoco financiación pública?

R. Bueno, no renunciamos a nada. Lo que queremos decir es que no requerimos esa inversión. Creemos que las infraestructuras de transporte de alrededor son suficientes para iniciar la gestión aeroportuaria. En el futuro podrían tener que reforzarse, porque el aeropuerto tendría un impacto positivo tremendo para las empresas y para que se desarrollen nuevas comunicaciones.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >