Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Comcast mantiene viva la batalla con Murdoch por el control de Sky

La 21st Century Fox cree que su oferta gana la mano al operador de cable estadounidense

Comcast mantiene viva la batalla con Murdoch por el control de Sky

La batalla por Sky sigue viva. El grupo 21st Century Fox, propiedad de Rupert Murdoch, anunció este miércoles un acuerdo para adquirir la plataforma televisiva británica por 24.500 millones de libras (unos 27.710 millones de euros). La oferta mejoraba la de Comcast, su rival en esta puja, que había puesto sobre la mesa 22.100 millones de libras (25.061 millones de euros). Pero el operador de cable estadounidense no tardó en reaccionar y elevó la valoración de Sky a 26.000 millones.

La oferta de Murdoch, que está pendiente de que la Autoridad de Mercados y Competencia de Reino Unido (CMA) levante esta misma semana el veto provisional al acuerdo que había impuesto en diciembre de 2016, supone elevar a 14 libras por acción su oferta, desde las 10,75 libras que ofreció inicialmente. Comcast había ofrecido 12,5 libras.

Fox ha afirmado que tiene asegurado el acuerdo con el comité independiente de Sky creado para esta operación, con lo que parece haber desplazado de la puja al gigante estadounidense de televisión por cable Comcast, propietaria de CNBC y Universal Pictures.

Comcast aseguró cuando hizo su última oferta que la compra de la cadena británica "es una oportunidad estratégica comprar un líder de la producción y difusión de contenidos en Reino Unido y Europa". La agencia Reuters subraya que esta nueva oferta supone una prima del 82% sobre el precio de las acciones.

La Autoridad de Mercados y Competencia de Reino Unido (CMA) la bloqueó en enero provisionalmente la oferta de Murdoch. Este ofrecía por el 61% de la cadena británica Sky que aún no controla 11.700 millones de libras esterlinas (13.338 millones de euros). Pero Competencia consideró que la operación "no es en interés del público" y que podría comprometer la pluralidad de medios, por el excesivo control sobre la oferta informativa en el país que obtendría a la familia Murdoch.