Formación

Energía inteligente que crea empleo

Explota la oferta de trabajo para responder a la digitalización de las redes, el suministro del vehículo eléctrico y los contratos de renovables

Getty Images

El Gobierno de Pedro Sánchez ha estrenado cartera de Transición Ecológica y Medio Ambiente porque “el consumo energético debe ser sumamente eficiente y renovable, con cero emisiones, en 20 años o 30 años”, según ha declarado la titular del departamento, Teresa Ribera, en su primer día de trabajo. Esta declaración de intenciones augura un probable crecimiento de los puestos de trabajo ligados a la digitalización de las redes de energía, paso imprescindible para llegar al horizonte deseado por la ministra.

El mundo cambia a pasos agigantados y la energía es uno de sus soportes para hacerlo. Grupo Siemens, por ejemplo, centra su foco en la innovación digital de la industria, las infraestructuras y la energía. Parte de los 24.000 investigadores de Siemens son expertos en soluciones de eficiencia energética para hacer un sistema sostenible y absorben parte de los 5.600 millones de euros dedicados cada año por la empresa I+D.

“Los cambios hacia smart grids (redes inteligentes), el suministro del coche eléctrico, los contratos exclusivos de energía verde, la generación distribuida, el almacenamiento eléctrico y la digitalización del sector energético generan oportunidades de empleo de profesionales especializados en estas áreas”, asegura Carlos Anta, director de Talento y Compensación de Acciona.

Más información

Las universidades responden con formación especializada, completada con prácticas en empresas. La Escuela Técnica Superior de Ingeniería (ICAI) de la Universidad Pontificia Comillas estrena el máster en Smart Grids, junto con la Universidad de Strathclyde (Glasgow), para “formar a los ingenieros requeridos por las empresas eléctricas, sus proveedores de bienes y servicios, consultoras, organismos de investigación y reguladores para la transformación digital del sector energético y eléctrico”, asegura Miguel Ángel Sánchez Fornié, director del máster en Smart Grids.

Bilingüe y con prácticas

Las universidades públicas han puesto al día sus estudios de ingeniería industrial. La Universidad Carlos III ha adaptado los planes de estudios del grado en Ingeniería Eléctrica a las nuevas salidas profesionales. La formación es bilingüe, tiene prácticas en empresas y se completa con el máster en Energías Renovables de Sistemas Eléctricos. También la Universidad Politécnica de Madrid ha complementado el grado de Ingeniería Industrial con un máster en Ingeniería Eléctrica, y la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) contempla los cambios en su posgrado de Smart Cities: Ciudad y Tecnología.

La especialización del sector irá en aumento, los nuevos perfiles profesionales darán paso a “nuevos departamentos que generarán otros puestos de trabajo, todavía más especializados en estas áreas”, añade Javier Azorín, responsable de selección de Iberdrola España, que demanda sobre todo ingenieros, matemáticos y físicos, así como profesionales de formación profesional de la rama eléctrica. “Pedimos un alto nivel de idiomas (inglés y portugués), experiencia internacional y capacidad de trabajo en equipos multidisciplinares y multiculturales”, puntualiza Javier Azorín.

La Universidad Europea responde con el grado en Ingeniería de la Energía (completado con un máster). “Es bilingüe para que nuestros alumnos puedan trabajar en cualquier mercado. Ahora participan en el desarrollo del proyecto de un edificio de autoconsumo renovable en Japón. De hecho, salen colocados en las empresas de energía y sus suministradores de todo el mundo, como Siemens o Honeywell, o en empresas de componentes eléctricos como ABB, Panasonic, Toshiba o Itachi. Algunos desarrollan proyectos internacionales de ingeniería renovable desde Madrid”, asegura Luis Manuel Perezagua, profesor del máster universitario en Ingeniería Industrial de la Universidad Europea.

Tal demanda ha elevado los salarios. “El sector de energía eléctrica, gas, vapor y aire acondicionado repite como el mejor remunerado en la última encuesta del Instituto Nacional de Estadística, con un salario medio de 50.531 euros, y la tendencia se mantendrá en el futuro. Nuestros alumnos salen colocados o crean su propia empresa”, apostilla Edgardo D. Castronuovo, director del departamento de Ingeniería Eléctrica de la Universidad Carlos III de Madrid.

Base matemática

La historia se repite en todas las universidades, pero parte del talento se va al exterior. “Los graduados empiezan trabajando en España, pero la cuarta parte termina en el mercado europeo porque paga mucho mejor. Los ingenieros españoles son muy valorados por su excelente base matemática”, añade Carlos Veganzones, profesor de Ingeniería Eléctrica de ETSI Industriales de la Politécnica de Madrid.

La revolución digital y verde no quedará en la evolución de las ingenierías del ramo. “Generará empleo en la ingeniería de control y en las telecomunicaciones. El sector del automóvil también necesitará perfiles especializados para fabricar nuevos sistemas de almacenamiento de energía (baterías de ion litio o de hidrógeno). Los trabajadores de los talleres deberán cualificarse para supervisar y reparar el vehículo eléctrico”, predice Roberto Álvarez Fernández, coordinador del grado en Ingeniería Mecánica de la Universidad Nebrija, que tiene tres grados y máster de ingenierías Eléctrica, del Automóvil y Mecánica. Sus egresados se reparten por los sectores de la energía y del automóvil.

Mientras las universidades asimilan tal explosión, algunos piensan en responder a un futuro más lejano. “La producción energética se multiplicará desde pieles solares (recubrimientos con una especie de paneles miniaturizados integrados) y edificios de energía positiva. La acumulación, conservación e intercambio instantáneo (Internet de la energía) son los principales retos. Los profesionales que atiendan esta transformación deberán tener un perfil interdisciplinar, abordando la cuestión energética desde una perspectiva económica, ambiental, cultural, tecnológica, urbana o social”, predice Miguel Ángel Díaz Camacho, decano de la Facultad de Tecnología y Ciencia de la Universidad Camilo José Cela, que responde con un grado de Gestión Urbana, organizado en torno a las Smart Cities, con estancias internacionales, y dos grados de Movilidad Eléctrica y Transporte Inteligente.

“La actividad comercial se reforzará con una mayor personalización. En los próximos años prevemos una demanda continuada de profesionales técnicos y comerciales con conocimientos avanzados del sector, así como de perfiles especializados en big data, desarrollo de algoritmia o inteligencia artificial”, asegura Carlos Anta.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50