Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Reserva Federal permite a los bancos realizar apuestas más arriesgadas

El regulador financiero relaja los limites que impuso en la Volcker Rule tras la crisis financiera

El presidente de la Reserva Federal. Jerome Powell
El presidente de la Reserva Federal. Jerome Powell AP

La Reserva Federal de Estados Unidos aprobó este miércoles una propuesta para rebajar el muro regulador que impone a los bancos a través de la legislación conocida como Volcker Rule, que desde la pasada crisis financiera se utiliza para restringir las inversiones especulativas. Ahora las entidades, especialmente las pequeñas, tendrán más libertad para embarcarse en actividades de riesgo.

La iniciativa que se adopta bajo la presidencia de Jerome Powell toma forma una semana después de que el Congreso decidiera suavizar la regulación Dodd-Frank, aunque su actualización es algo que lleva meses discutiéndose en el seno del consejo de gobernadores de la Fed. El objetivo, señaló, es utilizar la experiencia de los últimos cuatro años “para mejorar y simplificar la normativa”.

Se trata, añadió el vicepresidente Randal Quarles, “de reducir la complejidad y la incertidumbre de la legislación” al tiempo que se protege la integridad del sistema financiero y de las instituciones que lo integran. La reforma se hace en coordinación con las otras agencias que regulan las operaciones de los bancos. Hay restricciones, señaló Quarles, que son ineficientes, costosas y crean confusión.

La aplicación de la Volcker Rule se ajustará a tres tipos de categoría de bancos, en función de los activos que tienen las entidades en balance y de las operaciones especulativas que realizan. De esta manera se busca aliviar la carga reguladora a las firmas más pequeñas, como los bancos locales y regionales. “Pone énfasis en la que realizan las mayores actividades especulativas”, afirma Quarles.

La Volcker Rule, en términos generales, permitió estrechar el cerco regulador a los grandes bancos para evitar que hicieran apuestas utilizando los depósitos garantizados y otros fondos que le confían sus clientes. Las grandes instituciones financieras, como JPMorgan Chase, ejercieron, primero, una fuerte presión para retrasar su entrada en vigor y, después, para que se revisaran sus provisiones.

“Hay muchas oportunidades para simplificar y mejorar la norma de una manera que las entidades puedan desempeñar sus actividades si sacrificar la seguridad y la salud de sus negocios”, concluyó Powell. Las cinco agencias encargadas de la supervisión del sistema financiero tendrán que pasar a la propuesta a un texto legal durante las próximas semanas, para que los cambios sean efectivos.

Más información