Bruselas propone una subida del 5% en los fondos de cohesión para España

La Comisión Europea usa un nuevo método de cálculo que perjudica a los países del Este y beneficia al sur de Europa

España sale bien parada del temido recorte de los fondos de cohesión. Bruselas propondrá hoy, según los documentos a los que ha tenido acceso EL PAÍS, un aumento del 5% de los fondos estructurales para España, con un nuevo método de cálculo que perjudica a los países del Este y beneficia al sur de Europa. Italia, en medio de una peligrosa crisis institucional, y Grecia, tras una década en depresión, salen también muy favorecidas. España se beneficiará entre 2021 y 2027 de 34.000 millones de euros (a precios constantes de 2018, sin tener en cuenta la inflación) si prosperan los planes de la Comisión Europea.

Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, la semana pasada
Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, la semana pasadaJOHN THYS (AFP)
Más información
Brussels to propose 5% hike in cohesion funds for Spain

La política de cohesión ha sido tradicionalmente uno de los pilares del presupuesto europeo. Persigue reducir las divergencias entre los países y regiones de la UE a través de los fondos de cohesión, de desarrollo rural y del Fondo Social Europeo. Y, junto con la política agrícola común (PAC), va claramente a la baja: la Comisión Juncker propone un recorte de en torno al 6% —que según otros cálculos puede irse hasta rozar el 10%— para satisfacer las nuevas prioridades europeas. El método de reparto se basaba hasta ahora en la renta por habitante, pero Bruselas introducirá a partir de los próximos presupuestos —de 2021 a 2027— nuevos criterios. Y tanto la evolución económica de los últimos años —una Gran Crisis que ha castigado de lo lindo al Sur— como esos nuevos criterios suponen buenas noticias para España: Bruselas propondrá hoy destinar a la economía española 34.000 millones en fondo de cohesión, un 5% más que en los anteriores presupuestos de la UE.

España, en fin, sigue siendo el tercer país beneficiario de las políticas de cohesión, solo por detrás de Polonia e Italia. Y el aumento que le corresponde es aún más espectacular si en lugar de optar por precios constantes (sin inflación) se usan los precios corrientes: España obtendría en ese caso 38.800 millones hasta 2027, un 21% más. Esas cifras no están cerradas, y serán objeto de las habituales disputas entre los socios.

Más información
España aún gasta en defensa menos que hace una década
La UE ve con inquietud la inestabilidad en Italia y el contagio a la periferia
España defiende que solo hace falta un ajuste fiscal “gradual” pese a los avisos de Bruselas

La Comisión ha optado por fijar un criterio de reparto en el que sigue primando el PIB per cápita (un 80%), pero en el que ganan presencia el paro juvenil y el nivel de educación (que pesan un 15% en total), las emisiones de gases contaminantes (1%) y los flujos migratorios (3%). España presenta cifras pésimas en desempleo juvenil y educación, y no sale mal parada en los otros indicadores: de ahí que reciba más dinero y pueda acabar siendo una vez más receptor neto de fondos en función de lo que suceda con la PAC. Además, Bruselas amplía el rango de las regiones que reciben dinero: se quedan igual las menos desarrolladas —con una renta per cápita inferior al 75% de la media, que reciben más fondos—, pero se amplía el de las denominadas regiones en transición, las que tienen un PIB por habitante de entre el 75% y el 100% de la media. Hasta ahora, era del 75% al 90%. Esa ampliación beneficia básicamente a dos países, España y Francia, según fuentes europeas.

Bruselas ha dejado de lado dos métodos alternativos: una propuesta alemana basada en una aplicación lineal del PIB, y una tercera que suaviza las pérdidas para los países del Este. En ambos casos, las ganancias para España eran similares, en torno al 6%.

A la espera de que Bruselas anuncie los cambios en la política agrícola, el jaleo está asegurado. Berlín se ha salido con la suya y varios de los países que no arrimaron el hombro con las políticas migratorias salen perjudicados: Polonia, Hungría y varios socios del Este registran caídas del 25%. Alemania limita las pérdidas al 21%, pese a que apenas ha notado la crisis, y Francia al 5%. Entre los mejor parados, Bulgaria y Rumanía (+8%) y toda la periferia: Grecia (+8%), Italia (+6%), España (+5%) y Chipre (+2%), además de un nórdico, Finlandia, que pese a sus posiciones ortodoxas lleva varios años en crisis.

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance.
RECÍBELO EN TU CORREO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Claudi Pérez

Director adjunto de EL PAÍS. Excorresponsal político y económico, exredactor jefe de política nacional, excorresponsal en Bruselas durante toda la crisis del euro y anteriormente especialista en asuntos económicos internacionales. Premio Salvador de Madariaga. Madrid, y antes Bruselas, y aún antes Barcelona.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS