Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Finlandia pone fin a la tributación cero de sus jubilados en Portugal

Suecia también podría acabar con el paraíso fiscal de sus ciudadanos

El ministro finlandés de Finanzas, Petteri Orpo, a la izquierda, con el de Dinamarca, Kristian Jensen, en Bruselas.
El ministro finlandés de Finanzas, Petteri Orpo, a la izquierda, con el de Dinamarca, Kristian Jensen, en Bruselas. AFP

El parlamento finlandés ha acabado con el paraíso fiscal de sus jubilados en Portugal. No llega a un millar de ciudadanos del país nórdico que disfrutan de esa situación, pero ha sido el primero en acabar con unas leyes que está atrayendo a Portugal a muchos jubilados europeos.

En el año 2009, el Gobierno portugués aprobó una ley con beneficios fiscales para atraer a profesionales extranjeros cualificados y también a jubilados. Esa ley se juntaba a los acuerdos internacionales bilaterales que buscaban corregir una situación injusta, la doble tributación. Los ciudadanos extranjeros se veían obligados a pagar impuestos por un mismo ingreso en su país de origen y en su país de acogida.

El acuerdo entre Finlandia y Portugal fue firmado en 1971. Según aquel texto, los finlandeses que vivieran en Portugal no tenían que pagar impuestos en su país sino que lo harían en el de acogida. En aplicación de la ley de 2009, resultó que de la doble tributación se pasaba a ninguna, pues Portugal no les cobraba impuestos a los residentes extranjeros en circunstancias especiales, principalmente profesionales de prestigio y jubilados.

Los franceses son los ciudadanos extranjeros que más casas compraron el pasado año en Portugal. De momento, Francia mantiene la tributación cero

Esa ley de 2009 -que tampoco es exclusiva de Portugal- empezó a tener cierto impacto a partir de la salida de la crisis y el aumento del turismo. Desde 2014, Lisboa y su cinturón son refugio de jubilados de todo el mundo que aprecian el sol, la seguridad, la tranquilidad y ahora, además, un régimen fiscal muy favorable para sus planes de pensiones.

Desde esos años, Portugal concede visas a los extracomunitarios que compran una propiedad de más de 500.000 euros (donde los chinos son los principales beneficiarios) y también aplica la tributación cero para jubilados y de un moderado 20% para los extranjeros que trabajan en el país. Jubilados franceses, sobre todo, y suecos son los que más han reclamado la “residencia temporal” para no pagar impuestos ni allí ni aquí.

Sin embargo, es Finlandia el primer país que ha roto el acuerdo bilateral. El fin del impago de impuestos apenas mejorará su arca de las pensiones, pues se estima un aumentará de entre tres y seis millones de euros anuales. “No es una cuestión de dinero sino de principios”, ha declarado el diputado Esko Kiviranta, presidente de la subcomisión de impuesto del parlamento.

Los dos países tienen que negociar un nuevo tratado antes de 2019, pues de lo contrario se pasaría a la situación anterior, la tributación en cada uno de los países.

Probablemente, detrás de Finlandia vaya Suecia, que ya ha mostrado su malestar por la cero tributación en Portugal de los suecos en Portugal. Para la ministra sueca de Finanzas, Magdalena Anderson, es inaceptable que suecos de elevadas pensiones se las lleven a Portugal para no pagar impuestos. “Me parece bien que se vayan porque les guste el sol y el fado, pero no para evadir el pago de impuestos. Las personas deben pagar impuestos en uno o en otro país”, ha señalado.

En 2003 Suecia y Portugal acordaron que la tributación de los planes de pensiones “y otras remuneraciones” de suecos residentes en Portugal “solo pueden ser tributadas en este Estado”. En 2009, Portugal renunció a tributar a los “residentes extranjeros no habituales” durante un periodo de 10 años consecutivos. Para ello basta que fijar la residencia y vivir, o manifestar su deseo de vivir, al menos 180 días del año en Portugal. Así de la doble tributación, en origen y destino, se pasó al lado contrario, tributación cero en los dos países durante 10 años.

Francia, que es el país más perjudicado por ese régimen de cero tributación, renovó recientemente el acuerdo bilateral con Portugal en el sentido de que cualquiera de los dos países podía en cualquier momento cambiar la tributación de los residentes franceses. De momento, los dos países mantienen el actual sistema de cero tributos. Los franceses son los extranjeros que más casas compraron el pasado año en Portugal, por delante de los brasileños.