Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las aerolíneas y la UE, entre los grandes perdedores del petróleo a 80 euros

“La OPEP da por equilibrado el mercado de crudo y se prepara para acabar con los recortes a la producción”

Por fin, Arabia Saudí y otros productores del petróleo han colocado los precios donde querían. La política de restricción de la oferta anunciada en noviembre de 2016 ha mostrado su efectividad. El barril de brent pasó de los 45 dólares de hace un año a rozar los 80 la semana pasada. Por el camino quedan los vencedores y perdedores de una carrera alcista que por ahora no parece haber tocado techo. A un lado de la balanza se sitúan los exportadores y las petroleras. Al otro, en el de los damnificados, las aerolíneas, muy sensibles al precio de los combustibles, y países importadores de energía, como los de la UE.

Un operario trabaja en la refinería de Sapugaskanda, en Colombo, Sri Lanka.
Un operario trabaja en la refinería de Sapugaskanda, en Colombo, Sri Lanka. REUTERS

La inquietud entre los consumidores de petróleo llevó el viernes al Gobierno saudí y a sus aliados a dar un paso inesperado. Tras año y medio de contención a la producción, los exportadores mostraron su disposición a comenzar a abrir la mano en el segundo semestre del año. Estos comentarios bastaron para que el precio del brent cayera un 2,5%, al entorno de los 76 dólares. En la reunión de la OPEP de junio, los miembros del cartel deberán decidir hasta dónde están dispuestos a aumentar la oferta. El alza podría ir de 300.000 barriles al día —la opción más conservadora, defendida por Arabia Saudí— hasta 700.000 u 800.000, posición más cercana a las tesis rusas.

La OPEP y otros países como Rusia certifican ahora que, tras más de un año intentándolo, el mercado del petróleo se equilibró en abril por primera vez. Los productores han logrado su objetivo de reducir el stock a menos de la media de los últimos cincos años en los países desarrollados, según concluyeron en una reunión celebrada la semana pasada en la ciudad saudí de Yeda, según informaron a Bloomberg tres integrantes de esta reunión.

Mientras los productores concretan sus planes para los próximos meses, ya es posible hacer un balance de daños. Entre las empresas, las más castigadas por el alza son las aerolíneas y el sector naval. En las primeras, el combustible representa un tercio de sus costes operacionales, que finalmente serán repercutidos a los consumidores con billetes más caros. En cinco meses, aerolíneas como American Airlines y Lufthansa se han dejado más del 20% en Bolsa. Air France-KLM, acosada por los problemas y la dimisión de su presidente, ha perdido el 63%. Mientras, los hispano-británicos de IAG-Iberia han ganado un 5%.

Los nuevos precios también golpean la economía de los países consumidores. A los miembros de la UE les afecta por una doble vía. Además de que ahora se pague por barril un 69% más que hace un año, el euro se ha devaluado respecto al dólar casi un 8% desde febrero, por lo que las compras de petróleo —efectuadas en divisa estadounidense— salen más caras. El Ministerio de Economía español puso recientemente números al efecto en el país del petróleo caro. Así, de mantenerse el barril en torno a 70 dólares, a España le supondrá solo en 2018 un desembolso extra de 5.500 millones en 2018. Este mayor coste de la energía tendrá además efectos perniciosos en el consumo y en el empleo. La subida del precio del petróleo también repercutirá en la inflación en la eurozona y, por lo tanto, en las medidas del BCE.

Harry Tchilinguirian, estratega jefe de petróleo en BNP Paribas, recuerda sin embargo que el efecto de la subida del crudo en el consumidor final es mayor en países en vías de desarrollo como India, donde estos años se han reducido los subsidios a la compra de gasolina y diésel. "En EE UU, donde los impuestos son muy bajos, los cambios en el precio se transmiten muy rápidamente a la venta minorista. En países europeos como España, Reino Unido o Francia, los impuestos son una parte muy importante del precio que paga el consumidor final. En estos casos, las variaciones en el coste del barril son menos visibles", explica Tchilinguirian en un correo electrónico.

En el otro lado de la balanza, los grandes vencedores son países como Arabia Saudí, que ha logrado reducir su abultadísimo déficit público. Del 12,8% del PIB, prevé dejarlo este año en el 7%. Y las grandes petroleras y gasistas han visto subir su cotización en Bolsa. BP, por ejemplo, anunció el pago de dividendo por primera vez desde 2014.

¿Hacia el tope de 100 dólares por barril?

Hace casi cuatro años que el barril de brent cotiza por debajo de los 100 dólares. Los analistas creen que la actual subida de precios puede continuar en los próximos meses. Sin embargo, Harry Tchilinguirian, de BNP Paribas, ve difícil que el crudo alcance los 100 dólares debido a la potencia exportadora de EE UU. Eso sí, si no hay “nuevos shocks geopolíticos negativos”, advierte.

Más información