Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marks & Spencer cerrará 100 tiendas en Reino Unido

Los grandes almacenes británicos, que no dan cifras de despidos, reducirán un 25% su superficie dedicada a ropa y hogar

Carteles de Marks & Spencer en una tienda de Londres.
Carteles de Marks & Spencer en una tienda de Londres. REUTERS

Una de las grandes cadenas de distribución de Reino Unido, los grandes almacenes Marks & Spencer, cerrarán un centenar de sus tiendas hasta 2022, según ha anunciado la empresa en un comunicado, sin especificar a cuántos empleados afectará la medida. La firma, nacida en 1884, está en un proceso de remodelación de su parque de tiendas (1035 en Reino Unido) en el marco del cual ya se han cerrado 21 establecimientos, para hacer frente a unas declinantes cifras de ingresos y beneficios. Tras el anuncio, las acciones han caído un 2,7% al cierre de la Bolsa de Londres.

Hoy ha anunciado las 14 tiendas que han sido propuestas o están listas para el cierre en los próximos meses. Estas 14 y las 21 ya cerradas se incluyen en el centenar que la cadena planea cerrar hasta 2022 en Reino Unido, donde cuenta con un millar de locales. Marks & Spencer es una cadena parecida a El Corte Inglés: en sus centros, algo más pequeños, vende ropa, equipamiento para el hogar y productos de gran consumo (alimentación, limpieza e higiene). De hecho, 700 de sus tiendas son solo supermercados. Los cierres afectan principalmente a las tiendas de ropa y hogar, puesto que los planes pasan por reducir al menos un 25% la superficie comercial de este segmento, cuyas ventas han descendido en los úlimos años.

Aunque la empresa no da cifras de despidos, sí especifica que en nueve de las 14 tiendas propuestas para el cierre antes del fin del año que viene se ha abierto un periodo de consultas con sus 626 empleados y asegura que, si se confirma el cierre, a todos se les ofrecerá la reubicación. Eso sí, hasta que se estudie cuántos sobran.

Plan de reducción

El cierre de tiendas supone ampliar un plan a cinco años de remodelación y optimización del parque de tiendas que también incluye relocalizaciones de centros, conversiones o reducciones de tamaño. Se trata de optimizar el gasto que suponen las tiendas en una empresa que se marca como objetivo conseguir un tercio de las ventas a través de Internet en los próximos años. Según admite la empresa, la "aceleración" del programa de cierre de tiendas tiene la ambición de acabar con "menos pero mejores tiendas de ropa y hogar". Las que queden serán "más grandes, digitales, mejor ubicadas y más inspiradoras para nuestros clientes", señala la nota. Y tendrán el apoyo de la red de supermercados de la cadena, donde se podrán recoger los pedidos online de ropa y equipamiento del hogar al día siguiente.

En el comunicado, Sacha Berendi, director de operaciones y propiedad de la cadena admite que "cerrar tiendas no es fácil, pero es vital para el futuro de M&S". Señala que los cierres son para "apoyar nuestros planes de crecimiento online" y afirma que allí donde ya se han producido cierres, "vemos que un alentador número de clientes se trasladan a las tiendas cercanas y disfrutan comprando en un mejor ambiente, por lo que seguiremos transformando nuestro parque inmobiliario".

En su último ejercicio publicado, terminado el 30 de abril de 2017, Marks & Spencer facturó 10.622 millones de libras (12.103 millones de euros), un 0,6% más que el año anterior, de los que un 60%, aproximadamente, vinieron del negocio de supermercados.Sin embargo, la facturación en Reino Unido cayó un 0,3%, hasta 9.441,7 millones de libras (10.758 millones de euros). También cayó, fuertemente, el resultado antes de impuestos, de 689,6 millones de libras a 613,8 (un 11%) y, sobre todo, después de impuestos, que se desplomó un 63,9%, desde 488,8 millones de libras en 2016 a 176,4 un año después. Según The Guardian, este miércoles publicará la segunda caída consecutiva del resultado antes de impuestos, hasta 573 millones de libras.

La veterana cadena de grandes almacenes lucha contra el creciente fenómeno del comercio electrónico, que en Reino Unido alcanza una cota del 17,4% de todas las ventas del comercio minorista, un punto y medio más que un año antes. No es la única cadena que enfrenta este fenómeno en Europa. Muchos retailers están centrándose en grandes tiendas en las vías más nobles de las ciudades (flagships) mientras echan el cierre a locales menos rentables. Es el caso de Adolfo Domínguez, por ejemplo, que cerrará tiendas y unificará todas sus marcas en una, o Zara, que el año pasado cerró mas tiendas que abrió por primera vez, por citar dos ejemplos españoles.