Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid y Barcelona se deshacen de más del 93% de su 'stock' de vivienda en los últimos dos años

En ambas ciudades la oferta apenas suma 4.114 casas nuevas. Solo el 9,7% cuesta menos de 150.000 euros en Madrid, mientras que en Barcelona no existen promociones por este importe

Construcción de viviendas en Madrid.
Construcción de viviendas en Madrid.

En las ciudades de Madrid y Barcelona, los dos principales mercados inmobiliarios, apenas hay en comercialización 4.114 viviendas en promociones nuevas (9.920 en ambas provincias) y el grueso se ha puesto a la venta en los dos últimos años. Además, ya no se trata de casas terminadas, como en los años de crisis, sino de promociones en construcción o sin iniciar que se ofrecen sobre plano y cuyos precios han crecido tanto desde 2016 que la oferta de viviendas de menos de 150.000 euros es actualmente insignificante.

Dada la escasez de obras, la oferta de vivienda nueva podría agotarse en ocho meses en el caso de la región madrileña (nueve en la capital) y en algo menos de 14 meses en el provincia catalana (12 meses en el término municipal), algo que va a acelerar las subidas de precios de los últimos meses, indican en ST Sociedad de Tasación, que ha elaborado un censo de promociones pendientes de vender.

En los últimos dos años, ambos mercados inmobiliarios han dado un vuelco y no solo por el alza de los precios. En la Comunidad de Madrid el stock de vivienda nueva se ha agotado un 93,7% desde 2016, indican en Sociedad de Tasación. La tasadora ha contabilizado una oferta actual de 6.319 viviendas, lo que supone un aumento del 15,8% con respecto a 2016. En ese cómputo se incluyen 346 viviendas que ya estaban en venta en 2016 y que no se vendieron, más 5.973 nuevas unidades.

Más acusado ha sido la absorción en Madrid capital, donde se ha dado salida a más del 97% de la oferta en dos años, de forma que ahora hay en venta 3.067 viviendas (3.007 de ellas son unidades nuevas), un 42,1% con respecto a 2016. El 98% de su oferta está compuesta por inmuebles puestos a la venta en los dos últimos años.

En este nuevo ciclo inmobiliario ha perdido peso la oferta de inmuebles terminados, que representa en la Comunidad de Madrid el 7,5% del total del stock, frente al 58,1% que suponía en 2014. El 60,5% de la oferta registrada ahora es vivienda sin iniciar y el 32% vivienda en construcción. En concreto, la oferta actual de vivienda terminada se ha reducido un 75,8% con respecto al censo de 2016 y la de inmuebles en construcción ha crecido un 54%, mientras que la oferta de viviendas sin iniciar se ha incrementado en un 75,1%.

El caso de la ciudad de Madrid es muy significativo. La oferta de vivienda terminada se ha reducido frente a la de 2016 en el 81,8% mientras las viviendas en construcción y sin iniciar han crecido en un 137,2% y 76,3% respectivamente frente a la de 2016.

En la provincia de Barcelona la absorción del stock ha sido del 89,6% en tan solo dos años. Además de 289 casas de oferta remanente de 2016, se han detectado 3.312 nuevas unidades, lo que en total arroja una oferta actual de 3.601 viviendas, un 28,9% más con respecto a 2016. Y en la capital catalana se ha dado salida al 93,4% de la oferta en dos años y hoy la oferta actual es de 1.047 viviendas. El 93,2% está compuesto por inmuebles puestos a la venta en los dos últimos años.

También aquí ha aumentado el peso de la vivienda en construcción (50,9%), a costa de la oferta de inmuebles terminados, que representa el 12,4% del total del stock en el área metropolitana, frente al 29,9% que suponía en 2016. En concreto, la oferta actual de vivienda terminada se ha reducido un 53,6% con respecto al censo de 2016 y la de inmuebles en construcción ha crecido un 65,7%, mientras que la oferta de viviendas sin iniciar se ha incrementado en un 54,8%.

En Barcelona capital, la oferta de vivienda terminada y sin iniciar ha menguado frente a la de 2016 en el 22,8% y el 13% respectivamente, mientras las viviendas en construcción han crecido un 7,6%.

Más grandes y caras

Otra de las características del nuevo ciclo inmobiliario es que las viviendas en venta son más grandes y también más caras que hace dos años. En la región madrileña ganan peso las casas con superficies de entre 100 y 150 metros cuadrados, que en 2016 suponían el 45,8% del total y que ahora representa el 62,2%. En cambio, pierden protagonismo las viviendas con superficies inferiores a 100 metros, que pasan del 36,1% en 2016 al 22,1%.

En cuanto al precio, cada vez hay menos viviendas de menos de 150.000 euros, que han pasado de suponer el 25,6% de la oferta a solo el 15,2% en la región madrileña y del 13,6% al 9,7% en la capital. En cambio, aumenta la proporción de viviendas entre 150.000 y 300.000 euros, según ST.

En el área metropolitana de Barcelona, las casas de menos de 150.000 euros han pasado de suponer el 15,9% de la oferta a solo el 4,8%. Y en la ciudad, la tasadora no ha podido localizar ninguna unidad ofertada por menos de 150.000 euros. Es más, las casas que superan los 500.000 euros crecen desde el 24% de 2016 hasta el 39% de 2018.