Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los inquilinos morosos dejaron de pagar más de 6.000 euros a sus propietarios en 2017

El alquiler turístico redujo la morosidad en Cataluña y Baleares pero la deuda en Madrid fue un 59% superior a la media nacional

Viviendas en alquiler.
Viviendas en alquiler.

El floreciente mercado de viviendas en alquiler y sus precios cada vez más prohibitivos están engordando las tasas de morosidad entre los inquilinos. En 2017 los arrendatarios morosos adeudaron de media en España más de 6.032 euros, un 3,96% más que el año anterior, según las inscripciones registradas por el Fichero de Inquilinos Morosos, que ha presentado el décimo estudio sobre morosidad de arrendamientos en España.

Esta cuantía se disparó en tres comunidades autónomas, las que tienen un parque de viviendas en alquiler mayor y con precios más altos. Madrid registró la cuantía media más elevada de España, de 9.618 euros, un 59% más que la media nacional. Le siguen Baleares (8.235 euros), País Vasco(6.950 euros) y Cataluña (6.599 euros)

Los impagos en los arrendamientos urbanos vuelven a poner en jaque al mercado del alquiler español, ya que en 15 de las 19 regiones analizadas por la empresa la tendencia de los impagos aumenta. “La cuantía media registrada supera los 6.000 euros y, si tomamos como ejemplo una vivienda con una renta de 600 euros, supone estar entre 8 y 10 meses sin percibir las mensualidades”, resalta Sergio Cardona, director de Estudios y Calidad de Fichero de Inquilinos Morosos.

Sin embargo, el auge del alquiler turístico está haciendo de muro de contención en algunas autonomías. En Islas Baleares la morosidad ha bajado un 6,45% y en Cataluña un 2,76%. Estos descensos se deben al progresivo desplazamiento del arrendamiento residencial tradicional en favor de los alquileres turísticos, con apenas casos de impago. Desciendió la morosidad también en Asturias (-2,02%) y Ceuta (-2,08%), aunque en este caso debido a sus pequeños mercados de arrendamiento, donde las rentas son bajas.

La mayor subida de los impagos se produjo en Melilla (12,36%), seguida de Cantabria (9,66%), Navarra (8,95%) y Murcia (7,53%). Las menores subidas de la morosidad en 2017 tuvieron lugar en comunidades autónomas con "escaso volumen de pisos alquilados y precios moderados", como La Rioja (0,2%), Galicia (1,84%), Extremadura (2,61%) y Castilla-La Mancha (2,77%), recoge el informe.