Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Noticia patrocinada

Recicla, tus pulmones te lo agradecerán

Tirar los envases a los contenedores evita la extracción de nuevas materias primas y reduce con ello las emisiones que contaminan el aire urbano

Seguro que alguna vez has visto a alguien con una mascarilla blanca por la calle. Aunque pueda parecer una exageración, no lo es: la polución de la atmósfera, un fenómeno que cada vez afecta más nuestros pulmones y al cielo de las ciudades, eleva el riesgo de múltiples enfermedades: respiratorias, cardiovasculares, cerebrovasculares y determinados cánceres (principalmente de pulmón), tal y como alerta la OMS. En España, este problema se relacionó con 31.520 muertes prematuras en 2014, según la estimación más reciente publicada por la Agencia Europea de Medio Ambiente en su informe de calidad del aire en 2017.

Paliar esta amenaza para la salud no solo depende de empresas, gobiernos e industrias. También está en la mano de cada ciudadano. Aparte de coger menos el coche o movernos más en bicicleta, hay una cosa muy sencilla que podemos hacer para mejorar el aire que respiramos: reciclar nuestros envases. Y es que, tal y como afirma la campaña de concienciación #ReciclaYRespira de Ecoembes, cada vez que depositemos una botella de plástico, o una lata, en el contenedor amarillo, estaremos garantizando que ese material tenga una nueva vida y sea reutilizado para la fabricación de nuevos envases y objetos. Y de esta manera evitaremos el costoso proceso de extracción de nuevas materias primas, ahorrándole al entorno las emisiones nocivas que esto conlleva.

Por ejemplo: fabricar una lata de refresco con aluminio reciclado en vez de con material virgen evita la emisión de 0,218 kilos de CO2, según un estudio de la Cátedra UNESCO de Ciclo de Vida y Cambio Climático de la Universidad Pompeu i Fabra de Barcelona. Y siguiendo esta lógica, como recoge un trabajo de la Fundación Cidaut, una entidad privada que investiga en los sectores de transporte y energía, por cada seis latas de aluminio recicladas protegeremos al medioambiente de diez minutos de emisiones del tubo de escape de un coche. En esencia, reciclar para respirar mejor y más sano: imagina cuántas horas sin malos humos ganarían tus pulmones y el planeta con este pequeño gesto.

Esta noticia, patrocinada por Ecoembes, ha sido elaborada por un colaborador de EL PAÍS.