Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Valores femeninos para una empresa más competitiva

EL PAÍS organiza un debate sobre cuáles son las claves para abordar la diversidad

de género en el entorno de las organizaciones y la economía digital

La pedagogía sobre igualdad que puedan hacer las mujeres hoy, cambiará el mañana.
La pedagogía sobre igualdad que puedan hacer las mujeres hoy, cambiará el mañana.

Mujeres y puestos directivos no mantienen una relación estrecha. La presencia femenina en los consejos de administración de las empresas europeas apenas llega al 22% y solo el 4% en lo que respecta a consejeras delegadas, según datos de un informe de Deloitte del año pasado. Ante esta realidad escrita en masculino, la diversidad de género adquiere un papel fundamental para el desarrollo de las organizaciones. Valores femeninos, como el diálogo o la colaboración, se tornan en indispensables para un entorno volátil como es el de la digitalización y la economía digital.

En un desayuno organizado por EL PAÍS, Helena Herrero, presidenta de HP en España y Portugal, se mostró tajante ante la posibilidad de la pérdida de talento si las mujeres prosiguen al margen de la toma de decisiones. “No podemos permitirnos como país, ni tampoco como sociedad, prescindir tan fácilmente de quienes son brillantes. Tardaríamos entre 10 y 20 años más en igualar la situación a la que podemos llegar ya”, aseguró.

La transformación digital no solo golpea a las compañías, las mujeres también se sienten al margen de este cambio empresarial. La introducción de ciertos valores femeninos, tal y como explicó Eduardo Madina, director de la unidad de análisis y estudios de Kreab, situaría a las organizaciones en un gran punto de partida para corregir la discriminación a la que se ven sometidas. “La economía ética, la atención a la diversidad y la inclusión van de la mano de las mujeres. No se entendería sin ellas este proceso disruptivo de la tecnología”, argumentó.

Tipos de acoso

Durante el desayuno, moderado por Virginia Lavín, directora de la revista EL PAÍS Retina, salió también a relucir una gran lacra como es el acoso al que se ven sometidas muchas mujeres. Inés Sánchez de Madariaga, titular de la cátedra Unesco sobre políticas de género, puso el acento en que hay que comprender que no existe un único tipo de hostigamiento, sino varios como el sexual, el de género y el psicológico. “Reduce la autoestima de las chicas y que ellas mismas limiten sus carreras profesionales. Esta es la verdadera base del techo de cristal”, afirmó.

Las recetas para paliar este problema son muy diversas, desde la aplicación de políticas de discriminación positiva hasta la aprobación de cuotas de representación, como sucede en Noruega. Al margen del camino por el que se opte, Araceli Martínez, directora del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, puso sobre la mesa las metodologías como un elemento fundamental. “Hay que fijar objetivos, quiénes van a liderar este cambio y cuáles son los beneficios que se obtendrán para paliar la brecha digital de género”, precisó.

Si los valores femeninos han de alumbrar el camino de las empresas del mañana, la singladura que tienen que recorrer no se entendería sin historias de éxito que transmitan estos comportamientos. Margarita Mayo, profesora de liderazgo del IE Business School, apeló a la necesidad de contar con mujeres de referencia que aporten esta pedagogía al resto de generaciones. “Hay que difundir y dar visibilidad a estos patrones donde triunfa lo femenino. Generará mayor interés y repercusión en otras chicas”, zanjó.

El debate puso de relieve la discriminación a la que se ve sometida la mujer en el mundo empresarial. El reto social y de cambios en la cultura corporativa que queda por delante para cambiar el guion actual resulta casi indiscutible. Sin embargo, como todos los participantes en el desayuno concluyeron, a ellas se les presenta una gran oportunidad para tener un papel activo en los negocios y forjar un futuro mejor.

Cifras que dan que pensar

16%. Es el porcentaje de mujeres que cuenta con un sitio en los consejos de administración de las empresas españolas, según un estudio de Deloitte.

4.745. Media de euros menos al año que cobran ellas con respecto a los hombres, según un estudio de los técnicos de la Hacienda española.

2088. Sería el año en el que se alcanzaría la igualdad salarial entre mujeres y hombres, según una proyección de los técnicos de Hacienda.

18%. Representa lo que habría dejado de crecer el PIB español si las mujeres no hubieran accedido al mercado laboral, según Helena Herrero, presidenta de HP en España y Portugal.

18,4%. Refleja el porcentaje de mujeres en paro, casi tres puntos y medio más que en el caso de los hombres, según los datos de la Encuesta de Población Activa del INE relativa al último trimestre de 2017.

Más información