Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno limita el coste y la duración de las llamadas 118 para frenar los abusos

La tarifa máxima de estos números de información será de 2,5 euros el minuto y no podrán durar más de 10 minutos

La nueva numeración solo afecta a la telefonía fija.
La nueva numeración solo afecta a la telefonía fija.

El Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital ha modificado la Orden Ministerial que regula los números telefónicos 118, los que se usan para proporcionar servicios de información sobre números de teléfono, para eliminar el coste de establecimiento de llamada, limitar el coste por minuto y fijar la duración máxima de la llamada.

Aunque estos números están cada vez más en desuso, algunas empresas los usan como método recaudatorio más que como servicio público, mediante tácticas como el cobro desmesurado por llamada o la retención al teléfono del llamante, como prueban las numerosas quejas recibidas tanto por la Administración como por las asociaciones de consumidores. Incluso algunas los usan indebidamente para ofrecer servicios de tarot o de televenta.

La norma, publicada este martes en el BOE, incluye la prohibición de cobrar un precio por establecimiento de llamada al servicio de información. Por tanto, se facturará solo por tiempo, sin cuota fija inicial. Hasta ahora, en algunos casos, se llegaba a cobrar 6 euros por establecimiento de llamada.

La orden fija un precio máximo de 2,5 euros por minuto (en la actualidad se estaba llegando a cobrar hasta 6 euros por minuto). Los servicios 118 que quieran establecer un precio superior no serán de libre acceso para los usuarios, sino solo para aquellos que lo soliciten previa y expresamente a su

Además, se establece una duración máxima de la llamada de 10 minutos, teniendo en cuenta que estos servicios ofrecen la posibilidad de conectar la llamada con el número por el cual se ha realizado la consulta.

Locución obligatoria

Cuando un usuario llame a estos servicios, antes de acceder al mismo oirá una locución, de 20 segundos de duración, que le informará del precio de la llamada, su duración máxima y el responsable del servicio. Se prohíbe contenido adicional alguno. Además, el precio deberá expresarse por minuto, acabando así con la práctica de indicarlo por segundo, que es menos transparente. Aunque la locución ya era obligatoria, la duración era de tan solo 8 segundos, lo que propiciaba mensajes poco inteligibles.

Al igual que ya se ha hecho con servicios de tarificación adicional (números que empiezan por 803 - 806 - 807 - 905) y servicios SMS Premium (mensajería con números cortos de móvil), se prohíbe que las llamadas a servicios 118 se puedan efectuar mediante sistemas de marcación automática o inadvertida, siendo obligatoria la marcación activa, manual y consciente por el

La orden entrará en vigor tres meses después de su firma, un plazo establecido para que los operadores de telefonía y prestadores de servicios 118 se adapten a lo establecido en la misma.

Instrumento de abusos 

En los últimos años, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha resuelto un total de 16 expedientes sancionadores contra operadores de números 118 por un mal uso de la numeración. Entre otras prácticas, la Comisión ha demostrado que en algunos casos los operadores ofrecían servicios de tarot directamente a través de esta numeración, desviaban las llamadas de los usuarios sin su consentimiento (a servicios de adivinación y para adultos), captaban llamadas con técnicas engañosas (SMS o anuncios en webs), prolongaban su duración, o desviaban el tráfico telefónico a empresas gestionadas por ellos mismos.

Una llamada a un número 118 con un tiempo medio efectivo de un minuto tiene un precio final medio de 5,56 euros, con un mínimo de 1,88 y un máximo de 11,92 euros. El precio medio de los tres números 118 que gestionan un mayor volumen de tráfico es de 2,36 euros, según datos de la CNMC.

Descuentos anticompetitivos de Correos

Una trabajadora de Correos.
Una trabajadora de Correos.

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) considera
que los precios con descuentos que aplica Correos a las empresas para
envíos masivos no están orientados a costes ni son transparentes, según concluye el organismo en su último sobre las tarifas de Correos
en 2018.

En el mismo considera que los precios propuestos para los
envíos incluidos en la modalidad de servicio público para clientes
particulares cumplen con los requisitos exigidos.

La CNMC ha cuestionado la política de descuentos de Correos a grandes
clientes desde el año 2014 en varias de sus resoluciones. Además, recuerda
que Correos sigue sin hacer público su esquema de descuentos, en contra
de lo declarado en resoluciones en relación con el cumplimiento del principio
de transparencia.

El principio de orientación a costes exigiría que los precios que
pagan los clientes con derecho a descuentos respondan exclusivamente
al ahorro de costes generados por estos frente a los clientes particulares.
Finamente, la CNMC concluye que para que Correos cumpla con el principio
de transparencia y no discriminación en relación con los precios que
pagan los usuarios con derecho a descuentos le exige que publique las
condiciones, umbrales y circunstancias que determinarían el acceso a
los descuentos, y el nivel de dichos descuentos en función de los costes
evitados a Correos.