Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las energéticas caen en Bolsa por el temor a perder ingresos por cambios legales

El Gobierno quiere hacer un recorte en lo que paga a las empresas de energía por el transporte y distribución de gas y electricidad

Por segundo día consecutivo, las compañías energéticas y en especial las gasistas han sufrido este martes caídas en Bolsa y han lastrado al Ibex 35 ante el temor a que el Gobierno les recorte los ingresos regulados del sistema eléctrico y de gas, a través de enmiendas introducidas en una norma que no está pensada para ello, el proyecto de Ley de medidas contra la sequía que se está tramitando en el Senado. Tras dejarse el lunes entre un 1% (Iberdrola) y un 3,2% (Endesa) —con ello más de 1.700 millones de capitalización bursátil— este martes han sido las gasistas las que más castigo han recibido. Así, Enagás ha perdido un 3,75%, mientras que Gas Natural se ha dejado un 2,58%. Por su parte, Red Eléctrica ha caído un 1,87%, Iberdrola un 1,03% y Endesa un 0,66%.

Paneles en la la Bolsa de Madrid.
Paneles en la la Bolsa de Madrid. EFE

"El sector gasista español muestra su sorpresa ante las noticias publicadas hoy en los medios nacionales haciéndose eco de la intención del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, de incorporar una enmienda en la Ley de Medidas Urgentes contra la Sequía, con el fin de introducir ajustes en los costes regulados del sistema gasista antes de finalizar el periodo establecido por el gobierno en la anterior legislatura", ha explicado la patronal de las empresas del gas en un comunicado.

Sedigas critica duramente la idea de Nadal, porque consideran que esa modificación del cálculo de la retribución de las actividades reguladas antes de la fecha prevista (era a partir de 2020 y el objetivo es avanzarla a 2019) "tendría un impacto negativo en el mercado inversor al interpretarse como una señal de inseguridad jurídica, afectando al mercado energético y al de las inversiones en general". "Consideramos que sería deseable que se reconsiderase la presentación de una enmienda, que de aprobarse, repercutiría en el clima inversor español", solicitan.

El pasado mes de septiembre, un informe de Goldman Sachs, elaborado tras reunirse algunos de sus técnicos con representantes del Gobierno, rebajaba las calificaciones de las empresas energéticas en España y Portugal y recomendaba a los inversores vender. En el informe se explicaba que los representantes del Gobierno les anunciaron cambios regulatorios que harían caer la rentabilidad de los negocios de transporte y distribución de electricidad y gas, por lo que recomendaban vender, especialmente las acciones de Endesa y de la portuguesa EDP. Ese día, las energética perdieron 2.231 millones de capitalización bursátil.

Un recorte a través de enmiendas

Este sábado, El Mundo publicó que el ministerio de Energía preparaba un ajuste de la retribución que perciben las compañías de energía, particularmente las gasistas por invertir en gasoductos para llevar el gas por todo el país. No hay nada cerrado, pero las fuentes citadas por el diario estimaban un recorte en esa partida de hasta 200 millones de euros. Esos recortes en el sistema gasista afectarían especialmente a Gas Natural y Enagás, que hoy han recibido un fuerte correctivo en el parqué. Enagás ha caído un 3,75%, hasta 21,55 euros. Hace dos jornadas, la acción de Enagás se cotizaba a 23,1 euros. Por su parte, Gas Natural ha perdido un 2,58%, cayendo su capitalización bursátil a 18.487,4 millones de euros.

Según diversas fuentes citadas por Europa Press, el Gobierno también prepara cambios que supondrían un un recorte en el sector eléctrico, por lo que el bajón bursátil está afectando también estos dos días a las compañías eléctricas. Red Eléctrica ha cerrado con pérdidas del 1,87%, que se suman a las del lunes, del 1,56%. Finalmente, Endesa ha caído un 0,66%.

Fuentes parlamentarias confirmaron ayer a Europa Press que el Ministerio de Energía, que dirige Álvaro Nadal, trabaja en un borrador que prevé introducir ajustes en los costes regulados del sistema energético, especialmente centrados en la retribución de la actividad de distribución y transporte de gas. Negocia con otros grupos para introducir ese borrador dentro del proyecto de Ley de medidas contra la sequía que se está tramitando en el Senado. El cambio adelantaría a 2019 la revisión de la retribución que perciben las empresas de energía por las actividades de transporte, regasificación, almacenamiento básico y distribución. El actual periodo regulatorio expira el 31 de diciembre de 2020.

El Gobierno intenta con ello reducir los costes regulados de la electricidad y el gas. En el informe, Goldman Sachs adelantaba que con la reforma del marco regulatorio actual, que expira en 2020, "las redes de transmisión y distribución (T&D) de energía sufrirían un recorte de la rentabilidad de hasta el 40%", por lo que las empresas dedicadas a estas actividades podrían perder más de un 10% de su resultado operativo (Ebitda).

Más información