Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El suelo y los costes de construcción ponen en jaque al sector inmobiliario

La patronal denuncia que hay miles de metros cuadrados de terrenos paralizados que generan especulación y el coste de edificar ha subido un 17,5% en los últimos dos años

Los costes de construcción han crecido un 17,5% en los últimos dos años.
Los costes de construcción han crecido un 17,5% en los últimos dos años.

Los costes de la construcción y el precio del suelo en el que se edifican las viviendas están subiendo tanto que empiezan a preocupar a los grandes promotores que no niegan que, a pesar de la buena marcha, el suyo sigue siendo un sector plagado de ineficiencias al que queda mucho por hacer para parecerse a la industria automovilística, espejo en el que se miran los fabricantes de casas.

Los costes de construcción han crecido un 17,5% en los últimos dos años y un 12,1% interanual, según los datos del Índice de Costes Directos de Construcción elaborado por ACR Grupo. Las partidas que  más se han encarecido han sido vidrería, movimientos de tierras y fachadas. "El incremento de costes de construcción se traducirá en un incremento del precio de la vivienda y al sector lo que le interesa es un movimiento gradual", señalaba Ricardo Pumar, presidente ejecutivo de Grupo Insur, durante un encuentro organizado este jueves por el IESE, Tinsa y Savills Aguirre Newman.

Este incremento de precios mantendrá su escalada en los próximos meses por la escasez de mano de obra cualificada y la sobrecarga de trabajo en el área industrial empieza a afectar a los tiempos de ejecución de las obras y añade una tensión adicional en el sector. Además, la destrucción del tejido productivo a raíz de la crisis no se ha recuperado, siendo necesario invertir en la formación de mano de obra cualificada capaz de atender la demanda existente. "Debemos ponernos a trabajar todas las partes implicadas en el proceso de construcción y promoción para que la falta de mano de obra especializada no se convierta en un cuello de botella insalvable", explica Michel Elizalde, consejero delegado de ACR Grupo.

La otra piedra en el zapato del mercado inmobiliario es el suelo, que supone el 50% del precio total de la vivienda. Hay tanta carestía de suelo por la paralización de proyectos por parte de algunos ayuntamientos que los profesionales calculan que se agotará en el plazo de cuatro o cinco años. "Es un problema endémico, el suelo está estigmatizado y satanizado y no vemos voluntad por parte de la Administración", opinaba David Martínez, consejero delegado de Aedas Homes, durante la jornada. Martínez es partidario de que los promotores empiecen ya a pensar en fabricar suelo, en comprar terrenos para su gestión "porque si no dentro de cuatro años no habrá más suelo y será imposible normalizar los precios de las viviendas".

También la patronal del sector culpa a la Administración. El presidente de la Asociación de Promotores Constructores de España (APCE), José Antonio Gómez-Pintado, denunciaba que hay miles de metros de suelo paralizados, donde las administraciones son propietarias, y otros suelos que están en manos de privados, pero "como no tenemos un Plan de Vivienda para llevarlo a cabo, todos esos suelos están parados y está generando una especulación al final". "La Administración tiene mucho por hacer. O nuestros políticos tienen una cultura del suelo o será un bien especulativo y limitará el acceso a la vivienda". Según Juan Velayos, consejero delegado de Neinor Homes, "todos hemos puesto de nuestra parte, y la Administración sigue haciendo despropósitos en la generación de suelo y el otorgamiento de licencias".

Los otros retos de este nuevo sector inmobiliario son la digitalización, conseguir el acceso a la primera vivienda de los jóvenes teniendo en cuenta la precariedad laboral y conocer qué busca el comprador de vivienda. "No tenemos ni idea de qué quiere el cliente, me frustra no saberlo. Esta obsesión está generando mucha tension en Neinor", dijo Velayos.