Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La inversión inmobiliaria en España alcanzó los 14.000 millones en 2017, un 45% más que el año anterior

El segmento hotelero batió récord a pesar de que en Cataluña no se cierran transacciones desde el referéndum de octubre

Barcelona registró 422 millones de euros de inversión.
Barcelona registró 422 millones de euros de inversión.

El volumen de inversión inmobiliaria en España volvió a batir un récord en 2017 al cerrar el año en 13.989 millones de euros, lo que representa un incremento del 45% respecto al ejercicio anterior, según datos de la consultora inmobiliaria internacional JLL. Los inversores no le hacen ascos a ninguno de los segmentos del mercado, aunque dos sobresalieron durante 2017. Por un lado, el sector retail (locales y centros comerciales), que alcanzó los 3.909 millones de euros, un 31% más que 2016, lo cual representa una cifra histórica gracias a las 35 operaciones cerradas durante el año. Y por otro, la inversión en hoteles, que aumentó un 75% respecto a 2016.

Ni la crisis política en Cataluña evitó que la inversión hotelera no superase su propio récord al cerrar 2017 en los 3.907 millones de euros, lo que supone un incremento del 79% respecto a 2016 y supera ampliamente el récord histórico logrado en 2015, en el que se registraron 2.614 millones de euros, según la radiografía de este mercado realizada por la consultora Irea. Y eso con permiso de Cataluña, donde no se ha cerrado ninguna transacción desde el referéndum del pasado 1 de octubre. Sin embargo, “el efecto de la incertidumbre en Cataluña hará muy difícil reeditar unos datos de inversión similares a los de 2017”, comenta Miguel Vázquez, socio de la división de Hoteles de la firma.

De momento, la llegada incesante de turistas a España (en 2017 superará los 82 millones de visitantes extranjeros, casi un 10% más respecto a 2016) sigue estimulando el atractivo inversor. De hecho, en 2017 la inversión en hoteles vacacionales superó ampliamente al segmento urbano, (69% frente a 31%) recuperándose la tendencia de 2014 y 2015.

Además, se recuperaron destinos que habían permanecido poco activos tras la crisis. Málaga se incorporó con fuerza a los destinos preferidos por los inversores, registrando el 15% de la inversión total con 18 transacciones y 516 millones de euros. Canarias mantuvo su hegemonía como destino favorito de la inversión acumulando 939 millones de euros lo que supone el 27% del volumen total. Madrid repitió como principal destino de inversión urbano con 637 millones de euros (considerando hoteles existentes y adquisición de inmuebles para su reconversión a hotel), por delante de Barcelona que registró 422 millones.

El año pasado se transaccionaron en España un total de 182 hoteles y 28.813 habitaciones frente a los 147 hoteles y 21.646 habitaciones del 2016, lo que supuso un incremento en el número de activos pero también en el precio medio pagado por habitación, que se situó en torno a 119.000 euros, aproximadamente un 30% por encima del precio medio alcanzado en 2016. En 2017 los proyectos de reconversión y las transacciones de suelo para desarrollo hotelero registraron un volumen conjunto de 478 millones de euros anotando un crecimiento del 139,8% respecto al año anterior, según Vázquez.

Oficinas y residencial

Las oficinas fueron el tercer activo predilecto para los inversores. Movieron 2.210 millones de euros. Sin embargo, fue el único segmento de negocio que sufrió una caída respecto al año anterior, al disminuir un 20% la inversión en esta clase de activos. Esta caída vinomotivada por los datos de Madrid, pues la inversión en la capital cayó un 38% respecto al año anterior –1.374 millones–, mientras que en Barcelona el volumen de inversión se situó en 835 millones, que equivale a un incremento del 60%. No obstante, matiza Borja Ortega, director de Capital Markets de JLL, “esta caída no se debe a un descenso del interés inversor, sino más bien a una falta de producto y a que en los dos años anteriores se alcanzaron cifras récord”. Destacan las inversiones de suelo, que obtuvieron un volumen récord de 109 millones en Barcelona y de 193 millones en Madrid y que será una tendencia que continúe en 2018.

Pero fue la inversión en residencial –compra de edificios enteros y suelo–, la que se disparó en 2017. Registró un volumen de 2.082 millones de euros, que supone un incremento del 160% respecto a los 802 millones de 2016. En Cataluña, la inversión residencial aumentó un 145% hasta los 444 millones de euros.