Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Encarar la cuesta de enero? Tú puedes

Recibo de la luz, calefacción, seguro del coche, compras en el súper... todos los trucos para cuidar de tus finanzas este mes

Dos personas utilizan una calculadora mientras revisan una factura.
Dos personas utilizan una calculadora mientras revisan una factura. Getty

Las fiestas se acaban, las comilonas también, los últimos regalos ya se han entregado, y volvemos a los quehaceres de siempre. Eso sí, con el bolsillo bastante más vacío de como estaba antes de aquel viaje tan deseado o de aquella cena en el mejor restaurante de la ciudad. Como cada año, viene enero y, con él, la dichosa cuesta —para muchos, evidentemente arriba— que siempre le acompaña. Este mes recortaremos un 29% el consumo en ocio y cultura y un 25% en restauración, dedicándoles una media de 107 euros y 70 euros, respectivamente. Además, reduciremos un 22% los gastos relacionados con el vehículo, que ascenderán a unos 90 euros de media, según una encuesta de la app Fintonic, elaborada con datos anónimos de más de 100.000 usuarios.

El único capitulo del presupuesto personal que aumentará será el que se destina al gimnasio, ya que muchos empiezan el año con el propósito de ponerse en forma. Así, el importe para esta actividad se incrementará un 15%, hasta alcanzar los 39 euros de media. Pero enero puede ser un buen momento no solo para pensar en la salud, sino también para poner orden en nuestras finanzas, y tal vez ganar este desafío. Tenemos a nuestro alcance decisiones que pueden convertir este mes de una pesadilla a una oportunidad.

Pásate a las bombillas LED

Pese a que el Ministerio de Energía congeló por cuarto año consecutivo la parte regulada de la tarifa eléctrica, que supone en torno al 60% del recibo de la luz, la factura aumentó el mes pasado alrededor de un 5%. De esta forma, según las previsiones, la factura eléctrica podría haber superado el aumento del 10% para el conjunto de 2017 pronosticado por el ministro de Energía, Álvaro Nadal, en su última comparecencia en el Congreso de los Diputados a finales de noviembre. En este caso, el incremento para un consumidor medio habría sido de 76 euros hasta los 835 euros en el año.

La primera medida que podemos tomar para aminorar este recibo es sustituir las bombillas por una iluminación LED, es decir, diodos que necesitan muy poca energía para emitir luz. En una casa de 50 metros cuadrados con 12 puntos de luz, el ahorro en el consumo alcanza el 90%, según cálculos del Consejo andaluz de Colegios de ingenieros técnicos industriales (Caciti). Utilizar bombillas LED permite economizar también en mantenimiento, ya que tienen una duración media de nueve años, frente a 1,4 años de las tradicionales. Así, en una casa de 50 metros cuadrados, se gastarían cada nueve años 144 euros en el caso de las bombillas LED y 225 con las tradicionales. En un piso con esta superficie, si se suman los ahorros por consumo y por mantenimiento y se restan los costes de invertir en LED, escoger esta solución permite economizar, con respecto a la iluminación tradicional, 228 euros al año.

Ojo con el ‘stand-by’ y la discriminación horaria

El stand-by de los parados electrónicos que tenemos en casa es uno de los capítulos de gasto que se nos suele olvidar, pese a que sea el responsable de casi el 7% del consumo energético de un hogar, según el Instituto de diversificación y ahorro energético (IDAE). Para obviar este problema se pueden usar regletas que permitan desconectar varios aparatos a la vez.

Cambiar las bombillas o reducir el consumo en stand-by, sin embargo, no ataja el problema de raíz si la tarifa es poco ventajosa y la potencia contratada es superior a la que necesitamos. Analistas del sector eléctrico aseguran que tanto los usuarios con tarifa regulada —se paga en función del precio que tiene la energía, cada día y cada hora, en el mercado mayorista— como los del mercado libre —en el que las condiciones las fija cada empresa— pueden recortar el gasto en electricidad en más de un 10%, independientemente de los hábitos, si escogen la discriminación horaria.

Baja la potencia e instala el gas

Bajar la potencia contratada —la potencia máxima que puede aguantar una instalación— es otra medida que tendrá un efecto muy beneficioso para el usuario, puesto que, junto con los impuestos, contribuye en un 40% al importe final de la factura eléctrica. Además, ya que la calefacción y al agua caliente inciden notablemente en el recibo, el Centro Nacional de Educación Ambiental (Ceneam) recuerda que un hogar en el que todo el consumo es eléctrico gasta más del doble que si tuviera energía mixta, es decir, electricidad y otras energías como gas natural, butano o propano.

Aísla tu vivienda

Un buen aislamiento constituye un enorme ahorro de energía, tanto en invierno como en verano, porque hace disminuir el consumo de calefacción y aire acondicionado, aseguran los expertos del sector inmobiliario. Una casa rehabilitada térmicamente reduce estos consumos hasta en un 90%, según la plataforma de edificación Passivhaus.

El equilibrio optimo entre la temperatura externa y la del interior de la vivienda —no debería haber más de 15 o 20 grados de diferencia, subrayan los expertos— se logra no solo a través de una renovación de los sistemas de calefacción y refrigeración para ganar en eficiencia, sino también por invertir en sistemas de aislamiento térmico en fachadas, suelos y muros, que son las principales vías de escape del calor y por las que entra el frío.

Revisa tu seguro del coche

Es posible que las compañías en las que tienes tus seguros no sean la que ofrecen las mejores condiciones según tu perfil, así que este puede ser un buen momento para plantearte los cambios que necesites. En el caso del seguro obligatorio del coche para responsabilidad civil hacia terceros, los expertos aconsejan averiguar si existe o no una franquicia, es decir, una cantidad mínima que el cliente deberá abonar por cada siniestro.

Más allá de este elemento fundamental, hay que preguntarse también si existe una buena cobertura para el conductor, en el caso de que fuera víctima y al mismo tiempo causante del siniestro. La Asociación para la defensa de consumidores y usuarios de bancos, cajas y seguros (Adicae), sin embargo, advierte en su web que “tiene sentido la contratación de un seguro a todo riesgo fundamentalmente en el caso de vehículos nuevos pero, dado su alto coste, no se recomienda para vehículos que tengan más de dos años, ya que raras veces se cubre el 100% por su pérdida a partir del segundo año”.

Habrá también que repasar con lupa la letra pequeña de la cobertura, ya que muchas aseguradoras, por ejemplo, no cubren el envío de grúa o los daños propios que puedan darse en caminos de tierra o en el campo. Lo que se traduce en la práctica inutilidad de estos seguros para propietarios de todo terreno, cazadores, agricultores o quienes utilizan su vehículo para desplazarse a lugares de excursionismo.

Compra más barato

Enero no es solo el mes de la cuesta arriba, sino también de las rebajas. De hecho, las grandes marcas de textil como Mango, H&M, Cortefiel, Women’s Secret, Bimba y Lola y Sfera, entre otras, las grandes superficies como El Corte Inglés y el gigante del comercio electrónico Amazon están de rebajas desde hace unos días, con descuentos de hasta el 70% en algunos casos.

Según los expertos, cualquier rebaja —ya sea de invierno, verano o el Black Friday— puede ser ventajosa, siempre y cuando adquieras algo que realmente necesites y no te dejes llevar por las compras impulsivas de algo que utilizarás solo una vez o nunca. Por ello, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) aconseja hacer una lista de cosas que realmente nos hacen falta antes de salir de casa o de conectarnos a internet. Además, “hay que comprobar que los objetos rebajados mantienen su precio original junto al descuento, o bien que se indica de forma clara el porcentaje de la rebaja”, dice la portavoz de la organización, Ileana Izverniceanu.

Y, para la compra en el súper, no estaría mal tener siempre en cuenta que la brecha entre el supermercado más caro y más barato puede ser de hasta 3.000 euros al año, según los datos de la OCU. Así que convendrá comparar detenidamente entre los distintos establecimientos.

Más información