Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La vivienda en alquiler se desinfla en Barcelona, donde las rentas caen un 2,4% en 2017

El precio sube un 18,4% en España durante el pasado año, mientras que en Madrid el alza es del 8%, la mitad que hace un año

El precio de la vivienda en alquiler en España sube un 18,4% en 2017.
El precio de la vivienda en alquiler en España sube un 18,4% en 2017.

El precio de la vivienda en alquiler ha despedido el año con una subida del 18,4% y ha colocado el metro cuadrado en 9,7 euros mensuales. El último trimestre ha frenado algo el ritmo de crecimiento, ya que los precios aumentaron solo un 3,3%, según un estudio del portal Idealista sobre 2.722 viviendas de segunda mano de toda España. Aún así, el encarecimiento es superior al alza del 15,9% del ejercicio 2016 y supera en más del triple el encarecimiento experimentado por la vivienda en venta, que ha cerrado 2017 con un aumento del 5%.

Pero en algunos mercados, los más calientes, los precios empiezan a mostrar signos de agotamiento. Madrid, pero sobre todo Barcelona, han perdido fuelle. De hecho, Barcelona ha sido la única capital española, junto con Cáceres, que acaba el ejercicio con las rentas de sus viviendas en alquiler en rojo. La capital catalana registra la mayor caída, con un descenso del 2,4%. Y Madrid, que junto con Barcelona ha sido tradicionalmente punta de lanza del alquiler en España, crece la mitad que la media nacional y sube un 8% en 2017. El dato contrasta con el ejercicio anterior, cuando Barcelona y Madrid marcaron máximos históricos con subidas del 16,5% y el 15,6%, respectivamente. “Fueron las dos capitales en las que el precio empezó a crecer hace unos tres años y desde mediados de 2017 ya vimos cómo las subidas comenzaban a moderarse, sobre todo en Barcelona donde mostraban un mayor ritmo de desaceleración y cansancio”, señala Fernando Encinar, jefe de estudios de Idealista. En el tercer cuatrimestre del año, con la crisis catalana de fondo, se produce la primera caída del precio. “No sabemos qué hubiera pasado si no se genera la incertidumbre que se ha generado; problablemente no tendríamos un dato negativo, pero es difícil de calcular”, prosigue.

En todas las demás capitales los precios son hoy más caros que hace 12 meses. Los archipiélagos canario y balear junto con las capitales andaluzas de Málaga y Sevilla, y la catalana Girona lideran las subidas. Santa Cruz de Tenerife es la capital en la que más ha crecido el precio del alquiler durante 2017.Con un incremento del 22,7% en las rentas de sus viviendas, ha situado su precio en ocho euros por metro cuadrado y mes. También ha sido considerable el aumento registrado en Las Palmas de Gran Canaria, donde han subido un 22,5%, seguida por Girona (20,5%) y Tarragona (17,6%). La lista de capitales con subidas superiores al 15% se completa con Granada (16,8%), Palma (16,2%), Málaga (15,4%) y Sevilla (15,2%).

A pesar de la bajada, Barcelona se consolida como la capital española más cara (17,5 euros por metro cuadrado y mes), seguida de Madrid (15,5 euros) y San Sebastián (14,1 euros). En la parte opuesta de la tabla encontramos a Cáceres (4,5 euros), Zamora y Lugo (4,6 euros en ambos casos), las capitales más económicas.

También Barcelona y Madrid son las provincias donde alquilar resulta más caro. El ranking está cabezado por Barcelona (15,8 euros por metro cuadrado al mes), Madrid (14,4 euros), Guipúzcoa (12,9 euros) y Baleares (12,5 euros). Jaén y Cáceres son las provincias más económicas (3,9 euros en los dos casos), seguidas por Ávila (4,1 euros) y Cuenca (4,2 euros).

Y respecto a las comunidades autónomas, todas registran precios superiores a los que tenían hace un año. El mayor incremento se ha producido en Canarias, donde los propietarios piden un 27,8% más por arrendar sus viviendas que hace un año. Le siguen las subidas de Baleares (22,1%) y Andalucía (15,5%). Extremadura, en cambio, ha experimentado la menor subida (0,9%), seguida por La Rioja (2,5%), Castilla La Mancha y Asturias (5,4% en ambos casos).

Cataluña y Madrid (con 14,4 euros en los dos casos) son las autonomías más caras. Les sigue Baleares (12,5 euros) y por debajo se encuentra Euskadi (11,2 euros). En el lado opuesto de la tabla encontramos a Extremadura (4,1 euros), Castilla La Mancha (4,7 euros) y La Rioja (5,2 euros), las comunidades más económicas.

El despegue del alquiler en España, un país tradicionalmente de propietarios, no se entendería sin la mejora del empleo. “Con el aumento de la certidumbre laboral muchas personas deciden dar el paso de irse a una casa, de momento en alquiler. Y ante la mejora económica las casas que se alquilaron entre 2011 y 2013 en un entorno de una profunda crisis económica salen ahora, finalizados sus contratos, a un escenario radicalmente distinto y sus precios despiertan de la hibernación en la que estuvieron durante siete años”, señala Encinar.

Pero tampoco se entendería sin la llegada al mercado de pequeños y medianos inversores que en los últimos tres años han decidido mover sus ahorros desde sus cuentas bancarias a los pisos para sacarlos al mercado del alquiler. “Ni se trata de una burbuja ni el inversor es un especulador malvado. El perfil del inversor nervioso que compraba una vivienda para venderla al poco tiempo con grandes plusvalías que proliferó hace 10 o 14 años ha desaparecido del mercado. El nuevo inversor es más pausado, tranquilo y asume la rentabilidad que el alquiler de la vivienda le produce, sin ánimo de vender”, añade.