Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

AT&T estrena el 5G en Estados Unidos

La operadora llegará a todo el país durante 2018

El 5G permitirá la conducción automática y el Internet de las Cosas.
El 5G permitirá la conducción automática y el Internet de las Cosas.

AT&T y Verizon, las dos operadoras con más de 100 millones de clientes y una cuota superior al 30% de la telefonía móvil en Estados Unidos se disputan el liderazgo. AT&T acaba de dar un paso importante al desvelar su plan de despliegue de 5G en Estados Unidos.

La siguiente generación de redes móviles de alta velocidad lleva un año realizando pruebas en 23 ciudades. En 2018 llegará de manera fiable a las doce ciudades más relevantes del país y esperan llegar a un centenar antes de que termine el año. Se trata de la primera empresa de telefonía que da este paso en el continente. Lo hace justo una semana antes de CES, la gran cita anual de tecnología de consumo, la antesala del MWC de Barcelona, donde las telecomunicaciones tienen todo el protagonismo.

“Confiamos en que este hito cree un mercado más rápido, que no comprometa nuestra visión a largo plazo”, explican desde su sede central en Dallas (Texas). “El 5G va a cambiar la manera de trabajar, vivir y disfrutar del entretenimiento. Nos estamos moviendo muy rápido para poder ofrecer la conexión del futuro a los consumidores y negocios. Con alta velocidad y latencia ultra baja, el 5G va a acercar, de verdad, las experiencias de realidad virtual, coche sin conductor, contenido 4K y mucho más”, refuerza Melissa Arnoldi, presidente de Tecnología y Operaciones.

AT&T no ha concretado si este salto tecnológico, que tendrá impacto directo en el ancho de banda y velocidad de las conexiones, se verá reflejado en la factura. Tampoco si ofrecerán planes para renovar los terminales y hacer ofertas con nuevos modelos compatibles con esta tecnología.

En los últimos tres años AT&T ha comenzado un proceso de expansión en México, un espacio dominado durante lustros por Telcel, la empresa de Carlos Slim. Este movimiento obliga a sus competidores a invertir en redes, no solo en Estados Unidos, sino en todo el continente.

Más información