Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las grandes tecnológicas agigantan su poder a través de la Bolsa

En el top 50 de las cotizadas del mundo, Apple, Google, Microsoft, Amazon y Facebook son las cinco compañías más valiosas

No hay quien tosa en la Bolsa ya a los titanes tecnológicos de Estados Unidos. Copan todos los primeros puestos del listado de las 50 compañías más valiosas del mundo al terminar 2017. Apple, Google, Microsoft, Amazon y Facebook han visto subir a doble dígito su valor en el mercado en un ejercicio marcado por una euforia en Wall Street que las ha hecho todavía más poderosas. Lejos quedan los años en los que el oro negro y las materias primas movían los parqués del mundo. Algunas petroleras resisten todavía entre el medio centenar de gigantes. Pero el mundo de las finanzas y de la tecnología copan el ranking.

Un grupo de fotógrafos en el lanzamiento de productos de Apple
Un grupo de fotógrafos en el lanzamiento de productos de Apple AP

Entre las cinco primeras posiciones del top 50, el año pasado todavía se coló un fondo y una petrolera. Este año no hubo hueco. La tecnología es la mano que mece las Bolsas mundiales. Y el quinteto más poderoso tiene pasaporte estadounidense: Apple, Google, Microsoft, Amazon y Facebook. Ese es el podio que queda tras un ejercicio marcado en Estados Unidos por la ausencia de sustos y los récords en la Bolsa. El Dow Jones, el selectivo con más solera del parqué neoyorkino, se ha revalorizado en el año el 25% y ha cerrado 71 días batiendo récord. El Nasaq, que agrupa sobre todo compañías tecnológicas, ha subido el 30%. Wall Street despidió en conjunto su mejor ejercicio desde 2013 y a poco se quedó de rebasar la marca de 1995.

Las empresas estadounidenses, que ya eran las más poderosas también en 2016, han sacado partido de este rally agigantando su dominio. En total, entre las 50 compañías cotizadas más valiosas del mundo, 31 son de EE UU. Solo China es capaz de hacerle algo de sombra: coloca siete en el ranking, y dos más si se suman a su órbita las que tienen sede en Hong Kong y Taiwán. Europa deja poca marca: tres suizas, una belga, una holandesa, una británica y otra angloholandesa. De España, Francia, Alemania o Italia, en el top 50, ni rastro.

Apple repite en 2017 al terminar el año como la compañía cotizada que más vale del mundo. Sus acciones en conjunto suman 860.822 millones de dólares (717.065 millones de euros al cambio de ayer). El precio de sus acciones se ha disparado un 46,11% este año y cada título vale ya 169,2 dólares. Y eso, a pesar de que, ya a finales de año, le han costado algunas sesiones en rojo algunos problemas con las baterías de sus móviles antiguos y los rumores de que la venta de su nuevo teléfono —este año lanzó el iPhone X en honor al décimo aniversario de su producto estrella— es más débil de lo esperado. Pero han sido solo unos pequeños baches en un año excepcional.

En 2018, Apple seguirá centrada en desarrollar productos para conquistar el hogar, en desarrollar la inteligencia artificial y espera lanzar al mercado el iMac Pro, el ordenador más potente que han hecho nunca. En Bruselas también tiene todavía deberes pendientes: le condenaron a devolver a Irlanda 13.000 millones de euros ahorrados en impuestos con un trato fiscal demasiado ventajoso. El pago sigue pendiente.

Google, que cotiza a través de su matriz Alphabet, no ha logrado alcanzar a su rival. Pero el gigante de Internet tampoco puede quejarse en 2017: sus títulos se han revalorizado un 32% y ya valen 1.053 dólares. Vale en Bolsa 729.294 millones de dólares (607.502 millones de euros). En 2018 la compañía vivirá un cambio corporativo importante: Eric Schmidt deja en enero la presidencia y asume un papel solo de asesor técnico. El gran mentor y embajador de la marca, que fue 10 años consejero delegado, se aparta por completo de la cabeza ejecutiva de la matriz Alphabet.

Microsoft, la más veterana de las tecnológicas poderosas (fue fundada en 1975), sigue al pie del cañón. Defiende su tercer puesto de nuevo, con una capitalización bursátil de 659.906 millones de dólares (549.702 millones de euros). Sus títulos también han vivido una potente revalorización de casi el 37% en el año.

Amazon es la cuarta empresa más valiosa del mundo y, en su caso, sí supone una novedad. El gigante del comercio electrónico gana dos puestos en un año y se cuela así en el grupo ganador, con una subida en Bolsa de récord: 56%. La empresa fundada por Jeff Bezos ya no solo vende de todo por Internet: también almacena millones de datos en sus servidores, tiene un periódico y es dueña de una cadena de supermercados que compró este año (Whole Foods, por los que pagó 13.700 millones).

El quinteto del poder tecnológico lo cierra Facebook, la red social que fundó Mark Zuckerberg y que basa su negocio en la publicidad. Gana también dos posiciones en el ranking, porque sus acciones suben un 53,4%.

China defiende su poder, Europa a la cola

En el top 10 de las más valiosas del mundo todavía hay espacio para dos tecnológicas más, pero en este caso, llegadas de China. Tencent protagoniza otro de los estirones más llamativos del año: es una empresa de telecomunicaciones e Internet y sus acciones se han disparado más del 100%. Eso le ha hecho escalar en un año del puesto 14 al seis. Llegó incluso a desbancar a Facebook en noviembre. Dos escalones más abajo se coloca Alibaba, el gran bazar virtual, un Amazon en versión china que ha dado el salto de la posición 21 a la octava.

Tras la tecnología, el sector con más representación en el ranking de los 50 más poderosos, es el financiero. Aquí el poder está algo más repartido: China sitúa cuatro grandes bancos (ICBC, China Construction Bank, Agricultural Bank of China y Bank of China) y una aseguradora (Ping An). Estados Unidos, otros cuatro bancos de inversión (JPMorgan, Bank of America, Wells Fargo y Citigroup). La aportación del Viejo Continente es la del HSBC, con sede en Reino Unido.

Europa limita su presencia en el resto de sectores a dos farmacéuticas, tres firmas de consumo y una petrolera. España no aporta ninguna. Para encontrar a Inditex y Banco Santander, sus compañías más valiosas, hay que bajar hasta cerca de

Más información