Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

S&P mejora la nota de Repsol por la reducción de su deuda corporativa

La agencia ya mejoró la perspectiva sobre la petrolera española el pasado julio

Repsol
A la derecha, Antonio Brufau junto al consejero delegado, Josu Jon Imaz. EFE

La agencia de calificación Standard&Poor´s (S&P) ha aumentado la calificación crediticia de Repsol por la decidida reducción de la deuda corporativa. Así, la agencia ha subido un escalón la nota de la petrolera española, pasando así de BBB- a BBB, "con perspectiva estable", según un comunicado difundido por la agencia de calificación.

"La petrolera española ha reducido continuamente su deuda neta en los últimos 18 meses", remarca la agencia, que añade: "la reducción de la deuda, combinada con nuestra expectativa de una sólida y continua generación de flujo de efectivo en los próximos años (cash-flow), debería dar como resultado que los indicadores de crédito sean proporcionales a una calificación de BBB en los próximos dos años".

S&P explica que mantiene la perspectiva estable porque en su opinión "la compañía continuará enfocando cautelosamente los gastos de capital y los dividendos en relación con las condiciones del mercado, y mantendrá los fondos de las operaciones en deuda por encima del 40%".

La agencia ya mejoró la perspectiva sobre la petrolera española de estable a positiva el pasado julio, abriendo así la puerta a una subida de su nota.

Con esta decisión, S&P sitúa su calificación crediticia de Repsol en el mismo nivel que Fitch y Moody's, es decir, dos escalones por encima del denominado 'bono basura'.

S&P argumenta que la calificación se refuerza por sus recientes estimaciones del precio del petróleo Brent que proporcionan un apoyo adicional. "En nuestra opinión, estos factores allanarán el camino para flujos de efectivo discrecionales positivos continuos, y por lo tanto una continuación de la tendencia positiva en las métricas crediticias, aunque a un ritmo más lento que el anterior, especialmente porque la compañía podría aumentar los pagos de dividendos".

Un repunte en los precios del petróleo aumentaría el apetito de la compañía hacia un mayor gasto de capital (gastos de capital) y dividendos, advierte S&P. Sin embargo, no anticipa un rebote en los precios del petróleo por encima de los 55 dólares por barril en los próximos años.

"Repsol ha reducido drásticamente su posición de deuda neta mediante la desinversión de activos, el pago de dividendos más bajos y la publicación de flujos de efectivo operativos materialmente positivos, respaldados por la implementación de un programa integral de eficiencia y sinergias a nivel corporativo", describe en la nota Standard & Poor´s.