Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

España registra ya tres meses en 2017 con más de dos millones de contratos

El incremento de la contratación hace prever que el año acabará con más 20 millones de contratos firmados

Desde la izquierda: los secretarios de Estado de Empleo; Juan Pablo Riesgo, y de Seguridad Social, Tomás Burgos
Desde la izquierda: los secretarios de Estado de Empleo; Juan Pablo Riesgo, y de Seguridad Social, Tomás Burgos EFE

Caben muy pocas dudas de que en 2017 se superarán por primera vez en la historia los 20 millones de contratos firmados en un solo año. Durante los 10 primeros meses, ya se han registrado en las oficinas de empleo más de 18 millones, 1,5 millones más que el año pasado en el mismo periodo, según los datos que divulgó ayer el Ministerio de Empleo.

Uno de los elementos estructurales que están emergiendo en la salida de la crisis es la mayor rotación laboral y la menor duración de los contratos. Esto se ha traducido en un número creciente de contratos, hasta el punto de que en mayo de este año se superaron los dos millones de contratos firmados en un solo mes por primera vez en la serie estadística. El listón volvió a superarse al mes siguiente, en junio. Y en octubre ha vuelto a suceder. Tres veces en un año.

La consecuencia del creciente número de contratos es que la precariedad crece en el mercado laboral español pese a su recuperación. Y esto se ve en indicadores como la temporalidad o el empleo a tiempo parcial. En el primer caso, la tasa de temporalidad llegó al 27,4% durante el verano, según la encuesta de población activa del INE. Pero este indicador crece si se toman los datos de contratos registrados en la Seguridad Social, que la elevan hasta el 31,5% en octubre pasado. Hay que remontarse hasta el mismo mes de 2007 para encontrar un porcentaje más elevado.

Temporales y parciales

Cuando a los temporales se añaden también los indefinidos con trabajos a tiempo parcial —una modalidad de empleo que en España no suele ser deseada por lo que se equipara con el subempleo— el porcentaje se eleva hasta el 41,2% de quienes cotizan en el régimen general. En este caso, hay que ir todavía más lejos para encontrar una tasa más alta: octubre de 2006.

Un agravante de todas estas cifras de precariedad es que se producen en un mercado laboral con menos puestos de trabajo que hace una década. Entonces los asalariados sumaban casi 15 millones ahora se acercan a los 14 millones. La misma distancia hay si se tienen en cuenta solo a los empleados indefinidos a jornada completa, que en octubre pasado sumaban 6,6 millones.