Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EL BCE debe empezar a pensar en cuándo retira la compra de bonos

La consejera de la entidad Lautenschlaeger avisa que los efectos positivos de la política expansiva se debilitan

Sede del BCE en Fráncfort (Alemania).
Sede del BCE en Fráncfort (Alemania). EFE

El Banco Central Europeo debería empezar a pensar en cómo quiere volver a normalizar la política monetaria y cuándo quiere reducir las compras de bonos, dijo la consejera de la entidad, Sabine Lautenschlaeger, en una entrevista publicada el sábado."La política monetaria expansiva tiene ventajas y efectos secundarios. Con el paso del tiempo, los efectos positivos se debilitan y los riesgos se incrementan", dijo al periódico Mannheimer Morgen.

"Así que es importante prepararnos para una salida a tiempo. Lo que es crucial en este contexto es una tendencia estable en las tasas de inflación hacia nuestro objetivo de poco menos del dos por ciento", añadió.

La funcionaria reconoció que el cambio en la política expansiva del BCE sería largo y señaló que por eso el consejo de gobierno debería empezar a abordar la cuestión de cuándo quiere empezar a retirar su programa de compra de bonos.

El presidente del BCE, Mario Draghi, anunció el pasado día 20 de julio, que la autoridad monetaria debatirá en otoño la retirada gradual de las compras de activos. Draghi dejó en el aire la fecha exacta y subrayó que no hará nada que lamine la reactivación. Pero el mercado reaccionó con una subida fulminante del euro: precisamente lo que quería evitar el Eurobanco.

“Lo último que el consejo de Gobierno quiere es un endurecimiento de las condiciones financieras que ralentice el proceso de convergencia de la inflación hacia su objetivo o incluso acabe con él”, apuntó Draghi. “Por eso estamos listos para activar nuevas medidas extraordinarias si las condiciones empeoran”, añadió.

Informe sobre envejecimiento

Por otra parte, los efectos en la economía del rápido envejecimiento de la población de Europa podrían obligar al BCE a mantener bajos sus tipos de interés durante la próxima década y limitar su capacidad para ajustar la política monetaria, según una investigación publicada esta semana por el organismo.

El aumento esperado del porcentaje de personas que no trabajan contendrá el crecimiento y limitará la inversión, lo que obligará a los gobiernos a instar a sus ciudadanos a jubilarse más tarde y promover la innovación y la inversión, dijeron los investigadores en el informe, que no necesariamente representa la opinión del BCE.

"La evidencia empírica presentada en este documento sugiere que en la próxima década, desarrollos demográficos adversos en el área del euro podrían seguir ejerciendo una presión bajista sobre los tipos de interés nominales y reales a corto y largo plazo", señalan en el documento.

Con los tipos del BCE en mínimos históricos, las autoridades han recurrido a una serie de herramientas no convencionales para impulsar el crecimiento y los precios, pero algunos han sugerido que el rápido envejecimiento, los saltos tecnológicos y la globalización naturalmente limitan los salarios, precios y finalmente los tipos de interés del banco central.

"(En el escenario base) el tipo de interés real a corto plazo en la zona euro permanecería negativo hasta 2019 y cerca de cero en el período de 2020-25, no lejos del promedio entre 2007 y 2015", afirmaron los autores, que pertenecen al BCE y al Banco de Italia.

Usando como base proyecciones del Informe de Envejecimiento de 2015 de la Comisión Europea, el informe también concluye que el PIB real y las inversiones crecerían menos de un 1 por ciento al año. Las proyecciones de la comisión también muestran que la población del bloque subiría apenas en la próxima mitad de siglo, pero la población en edad de trabajar caerá rápidamente en la medida en que aumente la expectativa de vida.