Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Pantallas BLOGS Por CHIQUI DE LA FUENTE
ATLÉTICO DE MADRID

Yo me voy al Manzanares, al estadio Vicente Calderón

El Atlético de Madrid y la agencia de publicidad Sra. Rushmore llevan ya 18 años colaborando en la promoción de la imagen del equipo madrileño

Yo me voy al Manzanares, al estadio Vicente Calderón Ampliar foto

AVISO: El autor de este post es un reconocido y orgulloso vikingo, pero no le duelen prendas en reconocer que el Atlético de Madrid es, sin ningún lugar a dudas, el que mejores campañas publicitarias sabe elaborar para ganar adeptos a sus colores. A su favor, cuenta que el sentimiento atlético está muy arraigado entre sus aficionados y eso, a la hora de ponerse a parir ideas, resulta muy inspirador.

Aunque no se publicó en ningún diario deportivo ni tuvo la difusión mediática que se merecía, el Atlético de Madrid fichó en el año 2000, tras descender a segunda división, a tres verdaderas estrellas mundiales.

Se trataba de Miguel García Vizcaíno, Marta Rico y Roberto Lara (que en 2017 abandonó la empresa). Ellos fueron los fundadores el 11-S de ese mismo año de la agencia de publicidad Sra. Rushmore. Esta agencia se ha revelado con el paso de los años como una de las mejores, si no la mejor, agencia española del mercado.

Desde ese mismo momento y hasta la fecha no se han separado y con el paso del tiempo han seguido consolidando su relación. Así, el club colchonero y la agencia de la amable ancianita llevan ya más de tres lustros juntos logrando superarse temporada tras temporada.

Todo comenzó con el cambio de siglo. El Atlético, descendido, necesitaba conseguir abonados. Con el lema "Un añito en el infierno" y con el gaditano Kiko como protagonista, la gráfica dejaba intuir los primeros pasos de lo que luego sería la tónica general de sus mensajes: la fe y la creencia en la superación de las dificultades.

El mensaje decía: “No va a ser nada fácil. Es la segunda división más potente de todos los tiempos. Vamos a ver grandes partidos y te necesitamos para subir cuanto antes. Síguenos hasta el infierno. Volveremos”. Tampoco pedían mucho. Al cambio no llegaba a 85 euros. Era la temporada 2000/2001.

Y volvieron. Al año siguiente ya estaban de vuelta dando guerra en primera. Esta vez, el protagonista de anunciar que los "indios" habían regresado fue el actual segundo entrenador del primer equipo. Se trata de Germán El Mono Burgos, que en el año que protagonizó el vídeo era el portero titular.

Entremedias de estos dos comerciales, se lanzó uno ya mítico. ¿Quién no recuerda la pregunta que le hizo a su padre un hijo intrigado?

Y tan icónico fue que muchos años más tarde, en 2014 concretamente, el chaval supo agradecer el gesto que su padre había tenido con él.

Ya asentado entre los grandes, la entidad celebra el centenario de su nacimiento. La acción se centra en la guerra civil española y cómo el fútbol y la pasión por unos colores puede detener la contienda durante unos minutos entre un soldado nacional y otro republicano.

Ahondando en la vertiente emocional, al año siguiente utilizaron a Agustín de la Fuente, socio número 1 tras 73 años como afiliado al club y tristemente fallecido poco después, para hacer ver que el sentimiento colchonero es fuerte, muy fuerte. Se titulaba "Me mata, me da la vida".

Los años fueron pasando y las campañas de publicidad de la agencia madrileña seguían acompañando al equipo. Con mayor o menor éxito, eran conocidas en todo el mundo a pesar de no contar con un plan de medios tradicional (pocas veces se pudo ver alguno de estos anuncios en la televisión). Internet, y específicamente las incipientes redes sociales se encargaron de distribuir el espíritu rojiblanco por cada rincón del mundo,

En la temporada 2007/08 la crisis empezaba a golpear las economías de los españoles. El sentimentalismo "mágico" fue utilizado de nuevo para fidelizar, vía corazón, al sufrido abonado y conseguir al menos no perder "cuota de mercado".

En el año 2011 se conoció que el Atleti cambiaba de domicilio. Se iba del vetusto Calderón a un imponente estadio de nombre por esas fechas desconocido. Los hosteleros establecidos junto al estadio de la ribera del Manzanares iban tomando posiciones ante la mudanza.

Ya, en 2014, dos comerciales que dejan huella por buenos y simples. El primero era para felicitar a todas las madres rojiblancas que ya desde pequeños inculcaban el sentimiento rojiblanco a sus retoños.

El otro, de infausto recuerdo para mí, se fraguó la noche del 18 de mayo de 2013, Real Madrid y Atlético de Madrid se jugaban la Copa del Rey en el Bernabéu. Tras un tenso partido que terminó con empate a uno, Miranda anotó de cabeza el tanto de la victoria colchonera en la prórroga. Tantos y tantos lunes de dolor al llegar al colegio o a la oficina terminaron ese día.

Para terminar este repaso, la última creación de Miguel, Marta y sus chicos fue para presentar en sociedad el Wanda Metropolitano, el nuevo estadio inaugurado con victoria rojiblanca el pasado 16 de septiembre de 2017, que alberga ya los sueños e ilusiones de los aficionados rojiblancos. Un anuncio de futuro inspirado en el pasado.

Esperemos que esta colaboración que comenzó en el infierno continúe muchos años más y nunca dejen de creer. Los aficionados del Atleti (y los que no lo son) se lo agradecerán.

En el canal de YouTube de la Sra. Rushmore se pueden ver más publicidades del Atlético de Madrid y marcas adyacentes realizados por esta agencia.

Síguenos en Twitter y en Flipboard

Más información