Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los hermanos Ruiz-Mateos eluden la cárcel

La fiscalía solicitó su ingreso en prisión para cumplir condenas de entre 5 y 6 años por estafa

Los hermanos Ruiz-Mateos durante el juicio en Palma.
Los hermanos Ruiz-Mateos durante el juicio en Palma.

La sección primera de la Audiencia Provincial de Palma ha desestimado la petición de la fiscalía anticorrupción de Baleares y mantiene la situación de libertad para los hermanos Ruiz-Mateos hasta que el Tribunal Supremo resuelva sobre los recursos presentados contra la sentencia dictada por el tribunal balear que les condena a penas de 5 y 6 años de cárcel por estafa agravada en la compra de dos hoteles. La sala mantiene las medidas cautelares de retirada del pasaporte y comparecencias periódicas en los juzgados que ya tenían impuestas desde 2012.

En el auto, los jueces consideran que los hermanos cuentan con arraigo familiar suficiente "que parece excluir el riesgo de fuga" y aprecian que tienen "una familia muy nutrida" en la que la mayoría de los hijos son menores de edad y se encuentran escolarizados llegando a compartir colegio "lo que refuerza los vínculos de los acusados con su lugar de residencia". Otro de los argumentos esgrimidos por el tribunal es que los acusados "en ningún momento han tratado de eludir la acción de la justicia" y han comparecido siempre que se les ha requerido.

El fiscal Juan Carrau pidió el ingreso en prisión de los hijos varones del fallecido empresario alegando que todos tienen causas pendientes con la justicia, como el proceso por los pagarés de Nueva Rumasa por el que la acusación pública solicita 16 años de cárcel a los seis hermanos por presuntamente inducir a engaño a 1.409 inversores para que cedieran sus ahorros mediante reconocimiento de deuda a pesar de que el grupo Nueva Rumasa estaba en situación de insolvencia.

En total, los hermanos tienen pendientes juicios con solicitudes de pena por un total de 27 años de prisión, lo que para el fiscal abría la puerta a que pudieran intentar eludir la acción de la justicia. La fiscalía también consideraba que el dinero que a través de este procedimiento se ha demostrado que los hermanos tienen en Belice y Suiza les permitiría huir de la justicia.

"Es indudable que todavía están vivos varios procedimientos contra los acusados, pero es también cierto que en ninguno de ellos consta que se haya adoptado una medida privativa de libertad en atención a las elevadas penas que se solicita para ellos en algunos procedimientos, ni siquiera en el seguido en la Audiencia Nacional" reza el auto. Dos de los hermanos -Álvaro y Javier - actualmente cumplen condena en la prisión madrileña de Navalcarnero por una sentencia que les condenó a 2,9 años de cárcel por delitos contra la Hacienda Pública y de alzamiento de bienes, mientras que Alfonso, José María, Zoilo y Pablo podrán aguardar el dictamen del Supremo en libertad.

La sentencia dictada por la Audiencia Provincial considera probado que los hermanos "aparentaron una solvencia que en realidad no existía" para hacerse con dos hoteles mediante la fórmula del pago aplazado por unos 11,6 millones de euros. La solvencia de Nueva Rumasa "descansaba en pies de barro" afirman los jueces en su sentencia, argumentando que los hermanos buscaban financiación adquiriendo bienes, pidiendo créditos comprando nuevos bienes con esos créditos para cancelar los anteriores.