Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
BELLEZA / SALUD

Ese desgraciado alemán que se llama Alzhéimer

Poder frenar esta terrible enfermedad es uno de los desafíos médicos más importantes de este siglo

Ese desgraciado alemán que se llama Alzhéimer

"Me han dicho que tengo la misma enfermedad que un desgraciado alemán que se llama Alzhéimer". Es la frase que repetía mi madre cuando alguien la preguntaba cómo se encontraba, como queriendo quitarle hierro a lo que se la venía encima, Con el paso del tiempo, es incapaz casi de articular una frase coherente y aunque pudiera no sabría a quién se la está diciendo.

Y sí, desgraciadamente fue diagnosticada hace ya tiempo de alzhéimer, una enfermedad que si no la peor, es una de las más terribles dolencias que puede sufrir un ser humano. Al deterioro físico, que por sí solo ya es desgarrador, hay que añadir el mental.

Día a día, la persona afectada va perdiendo todos los rasgos que la hacían ser eso: persona. Y es que aunque se asocie el alzhéimer con la pérdida de los recuerdos, esta maldita enfermedad también consigue anular totalmente la dignidad que todo el mundo merece para el final de sus días, pasando a ser un individuo totalmente dependiente.

Recaudar fondos es una tarea esencial para seguir apoyando a los investigadores en esta pelea. La publicidad se ha acercado a este problema por el lado, digamos, más amable: la pérdida de todo tipo de memoria, recuerdos o sentimientos. Hacerlo por otra vertiente es enormemente complicado y es realmente tortuoso dar con el tono justo.

A continuación, ejemplos de la lucha de las organizaciones contra el alzhéimer de todo el mundo por visibilizar, más si cabe, el problema. Al principio, todo comienza con un escáner...

ONG Alzhéimer Society. “Protege los recuerdos vitales, apoya la investigación sobre el Alzhéimer”. Agencia Rethink, Canadá.

Para ayudar a recordar, nuestro entorno se llena de notas amarillas a modo de recordatorios con lo más básico. Pero con el paso del tiempo este recurso se vuelve inservible.

Ese desgraciado alemán que se llama Alzhéimer ampliar foto

ONG Alzhéimer's Society. "Olvidarme que tengo que devolver la llamada a mi hija es una molestia horrible | Olvidarme que tengo una hija es horrible.

Te ayudamos a estar conectado con las personas que quieres durante más tiempo. Porque la vida no acaba cuando la demencia comienza". Agencia Fallon, Reino Unido.

La Asociación Francesa contra el Alzhéimer boceta algunos problemas asociados a la pérdida de conciencia que si en la tele ponen la piel de gallina, en la realidad son un infierno.

Asociación Francesa contra el Alzhéimer. “Afortunadamente, ellos no lo recordarán”. Agencia Saatchi & Saatchi, Francia.

También la ONG holandesa Alzhéimer Nederland intenta mostrar algunas consecuencias del avance de la enfermedad.

ONG Alzhéimer Nederland.  "Reconoce la demencia a tiempo. No olvides a nadie". Dirigido por Robbert-Jan Vos, Holanda.

Incluso la casa en la que has pasado toda tu vida se convierte de repente en un territorio inhóspito y desconocido lleno de trampas y obstáculos.

Ese desgraciado alemán que se llama Alzhéimer ampliar foto

Sociedad rumana del Alzhéimer. “Estás aquí. | Viviendo con Alzhéimer”. Agencia GMP, Rumanía.

Y si nuestra propia casa es un laberinto insondable, imagínense lo que puede ser las calles de un barrio cualquiera.

Ese desgraciado alemán que se llama Alzhéimer ampliar foto

Instituto de Neurociencias. "El Alzhéimer te convierte en un turista. Obtén un diagnóstico precoz". Agencia Norlop JWT, Ecuador.

El problema es que cuando ellos se pierden ni ellos mismos saben que están perdidos. No son conscientes del verdadero problema.

Ese desgraciado alemán que se llama Alzhéimer ampliar foto

Asociación de Alzhéimer de Guatemala. “Si pudieran ayudarse, no te lo pediríamos a ti”. Agencia Wurmser Ogilvy & Mather, Guatemala.

Olvidar tu propia casa o barrio es una pequeña molestia comparado con no poder recordar a todas esas personas a las que quieres, te quieren y te han acompañado a lo largo de la vida y que ahora se han convertido en extraños.

Ese desgraciado alemán que se llama Alzhéimer ampliar foto

ONG Projecto Lembrar. "El Alzhéimer borra incluso aquello que nunca pensarías que se pudiese olvidar". Agencia Z+ Comunicação, Brasil.

Pero también la mala publicidad sobre el tema anda suelta. Este amable comercial chileno muestra como un señor sale a pasear sin compañía tranquilamente por el barrio con un perro enorme después de no ser capaz ni de reconocer a su propia hija. Y la hija tan feliz de la vida.

Corporación Alzhéimer. "Si necesitas ayuda, no olvides este número 732 15 32". Agencia desconocida, Chile.

Por desgracia, continuará...

PD. El 21 de septiembre es el Día Internacional del Alzhéimer

Más información