Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La industria alimentaria española bate récords de producción y exportación

La venta exterior de alimentos y bebidas de España marcó un máximo histórico de 27.500 millones de euros en 2016, lo que supone un crecimiento del 8,4%

Cerdos ibéricos
Cerdos ibéricos EL PAIS

La industria alimentaria española batió en 2016 el récord de producción y de exportaciones. Consolidó la línea de recuperación iniciada en los últimos años tras la crisis de 2008. El sector sufrió una leve reducción de empresas, pero mantuvo la creación de empleo. Según los datos anuales publicados ayer por la Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB) el valor de la facturación ascendió a 96.400 millones de euros, el 1,3% más. Se coloca así por encima de los niveles anteriores a la crisis.

El tirón ha llegado gracias a las ventas al exterior. La exportación de alimentos y bebidas de España marcó un máximo histórico de 27.500 millones de euros en 2016, lo que supone un crecimiento del 8,4% sobre el año anterior. La industria alimentaria logró un superávit (saldo entre importaciones y exportaciones) de 7.240 millones, lo que supone un crecimiento del 21%.

Para el director general de Industrias Alimentarias, Fernando Burgaz, se trata de un sector que ha demostrado su gran fortaleza y solidez sabiendo responder a los retos de los mercados.

Nuevos destinos

El director general de la FIAB, Mauricio García de Quevedo, destacó el esfuerzo hecho por las empresas en materia de consolidación y diversificación de mercados y de la oferta. Aunque el resto de la UE sigue dominando en el destino de las ventas, en el último año el mercado comunitario ha bajado su peso del 75% al 67%. Mientras, se registró un crecimiento muy elevado en terceros países. Estados Unidos sigue siendo el principal mercado exterior más allá del euro con el 5,6% de las compras, seguido de China con el 4% y el 2,5% de Japón.

Por productos, destacan las carnes, en especial las de cerdo (exportaciones por valor de 4.421 millones de euros), el aceite de oliva (3.366 millones) y el vino (2.745 millones). Esos tres alimentos siguen siendo los ejes más importantes de las ventas. Se han incorporado con fuerza otras producciones como los pescados y mariscos (2.905 millones) o las conservas vegetales (1.438 millones).

Más empleo

En términos de empleo, 2016 fue también un año positivo en este sector, con la creación de 9.500 puestos de trabajo que suponen un incremento del 3,4% con un número récord de 480.000 empleos directos y 42 meses ininterrumpidos de crecimiento. La única bajada llega en el censo oficial de empresas: el año terminó con 28.038 en total, 147 menos que en 2015.

Para el responsable de FIAB, entre los retos más importantes a los que se enfrenta el sector se halla ganar en dimensión empresarial, una mayor diversificación de la oferta, utilizar en mayor media el peso de la cultura, la gastronomía y el turismo y mantener la apuesta por la I+d con la que ya opera el 70% del sector con unas inversiones en 2016 de más de 500 millones de euros.

Garcia de Quevedo, tras un encuentro con responsables de la embajada del Reino Unido, espera que las autoridades de ese país lleven a cabo una trasposición la actual normativa en materia de comercio alimentario.