Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mario Draghi avanza que habrá un ajuste gradual de la política del BCE

El presidente del BCE asegura en Sintra que “el Banco Central va a acompañar la recuperación ajustando sus políticas”

Mario Draghi, presidente del BCE, este martes en Sintra (Portugal).
Mario Draghi, presidente del BCE, este martes en Sintra (Portugal). GETTY IMAGES

Primera señal clara de cambio de tercio en los estímulos monetarios: los tipos de interés negativos y la compra de deuda a gran escala. Mario Draghi eligió este martes el cónclave anual de banqueros centrales que organiza anualmente el BCE en Sintra para anunciar que Fráncfort acometerá en los próximos meses un ajuste gradual de sus medidas extraordinarias para acompasarlas a la recuperación de la eurozona.

“El BCE va a acompañar la recuperación ajustando sus políticas”. Bastó ese mensaje de Draghi —lo que en la jerga de los banqueros centrales se denomina intervención verbal— para que los mercados reaccionaran con fuertes subidas del euro: los inversores esperan una retirada gradual de estímulos que se anunciará probablemente en otoño, en función de los datos económicos. La recuperación se asienta. El PIB mejora, el paro se reduce, la incertidumbre política se desvanece. Incluso la inflación vuelve poco a poco. Y el inicio de la retirada de estímulos está cada vez más cerca: Draghi dejó claro que no levantará el pie del acelerador hasta que los índices de precios se hayan recuperado de forma permanente y puedan autosostenerse sin las muletas del BCE, pero apuntó que los factores que explican la debilidad de la inflación son “temporales”.

Esa inflexión en el discurso de Draghi es inequívoca, según el centenar largo de expertos en política monetaria reunidos en Sintra. En plata: hacia septiembre podría haber un preanuncio, que según los analistas puede traducirse en una ligera subida de los tipos de interés —en la zona 0% o incluso en negativo— y en menores compras mensuales de deuda, dentro del programa de adquisición de activos, el QE europeo.

Draghi deja claro a la menor ocasión que no quiere repetir el error Trichet, que subió los tipos en 2008 y en 2011 y truncó, por dos veces, la recuperación del euro. Pero los mercados ya cubren apuestas acerca de cuándo modificará sus políticas el Eurobanco, después de varios meses de presión —básicamente en Berlín— para iniciar la retirada.

Más información