Riu eleva el listón de su apuesta urbana

Con la compra del Edificio España la cadena da un enorme salto en la ampliación de su red de hoteles de lujo en ciudades

Fachada del Edificio España, en Madrid, donde la cadena Riu levantará un hotel de 650 habitaciones.  
Fachada del Edificio España, en Madrid, donde la cadena Riu levantará un hotel de 650 habitaciones.  Samuel Sánchez

La cadena hotelera RIU se ha convertido en la segunda española por volumen de ingresos, pasando a NH. Desde 2009, ha doblado sus ingresos hasta superar los 2.000 millones de euros en 2016, y ha creado la marca urbana Riu Plaza (hasta 2010 era una cadena vacacional de playa). La empresa familiar prevé crecer a dos dígitos en 2017 hasta cerrar con 2.220 millones de euros y tiene planes para construir más hoteles. La guinda este año es la adquisición del Edificio España para convertirlo en el primer hotel de lujo de la cadena en la capital española.

La discusión entre las autoridades municipales y el empresario chino Wanda, que quería demoler el edificio, es historia. “Nuestros técnicos y arquitectos tienen reuniones en el Ayuntamiento de Madrid para poner el proyecto en marcha respetando la fachada del edificio, como desea el ayuntamiento. Lo remodelaremos para hacer un hotel de cuatro estrellas con 650 habitaciones. Madrid necesita más camas de cuatro estrellas que de cinco, muchas empresas prohibieron a sus directivos alojarse en hoteles de cinco estrellas tras la crisis, y este hotel combinará turismo y negocios”, asegura Pepe Moreno, consejero directivo de Marketing.

Luis Riu, co-dueño y co-consejero delegado de la empresa (junto con su hermana Carmen), dirigirá la remodelación del hotel. “Tenemos un equipo de arquitectos, decoradores y técnicos de casi 40 personas para gestionar la construcción y remodelación de nuestros hoteles. Controlar el proceso nos diferencia de la competencia, es la forma de mantener la calidad deseada. Por eso, preferimos gestionar hoteles propios en vez de los de terceros”, explica Pepe Moreno, que señala además que es política de la empresa reinvertir los beneficios. “No hemos tenido pérdidas en nuestros 64 años de historia”, aclara.

Más información

La compra y reforma del Edificio España es la mayor inversión de la cadena RIU en un hotel. “De 380 a 400 millones de euros, según se desarrollen las obras, incluidas la compra del edificio y la realización del centro comercial. Este año dedicaremos 300 millones, el resto en 2018 para tenerlo abierto a principios de 2019”, explica Moreno. RIU ha dado un mandato de comercialización y gestión del centro comercial que estará en los bajos del hotel a Trinitario Casanova (compró el edificio a Wanda y lo revendió en el mismo día a RIU). Moreno cuenta que ahora busca un hotel emblemático en Barcelona para hacer el segundo de su división Plaza (hoteles urbanos) en España.

Además de la compra madrileña, RIU está centrado este año en Nueva York. “Abrimos el RIU Plaza Nueva York Times Square en marzo de 2016 con una inversión de 310 millones de dólares en el solar y la construcción. Ha supuesto un antes y un después en la cadena, dada la competitividad de la ciudad. Superado el reto, hemos comprado un solar cerca de este hotel para construir otro similar, empezaremos en unas semanas”, explica Moreno. Muchos de los clientes del RIU neoyorquino son españoles, hablar su idioma es una de las razones para alojarse. “También atraemos a nuestros clientes de Caribe, y a los europeos porque les da mucha seguridad ir a hoteles españoles. Hay espacio para otro hotel”, asegura Moreno, que quiere multiplicar su oferta en las ciudades más importantes de Estados Unidos. Buenos Aires, Santiago de Chile, Bogotá, Lisboa, México DF, París, Roma, Ámsterdam o Praga son otras urbes en donde RIU estudia poner hoteles Plaza, siempre céntricos y con más de 250 habitaciones. En seis años han abierto seis hoteles Plaza entre América y Europa, el último fue en un edificio histórico de Dublin.

La empresa ha invertido más de 1.900 millones de euros desde 2011, y las cifras se superan cada año. En 2016 fueron 500 millones de euros, y este año 750 millones, de momento. El crecimiento de la línea Plaza, la construcción de hoteles vacacionales, y la remodelación de la planta hotelera marcan el ritmo inversor. “Un hotel debe actualizarse cada diez años”, aclara Moreno. La cadena tiene 95 hoteles con casi 90.000 camas en 19 países de América, Europa, África y Asia. Son grandes hoteles y resorts de tres, cuatro y cinco estrellas, los Plaza suponen el 6% de la oferta, y la tasa se mantendrá así. En 2016 hicieron un hotel de playa en Sri Lanka, y están construyendo complejos en Punta Cana, Maldivas, Cabo Verde, Baja California, Dubai y Cancún.

Crisis en Cancún

Justamente en Cancún, la familia Riu se vio implicada en una batalla judicial con otra familia hotelera, los Cosío, que logró paralizar un proyecto del grupo español valorado en casi 96 millones de dólares. La sentencia no sólo frenó un nuevo hotel que los Cosío no querían tener junto al suyo, sino que puso en cuestión la legalidad de todo el programa de desarrollo urbano de Cancún, lo que ha alarmado a todo el sector que opera en ese destino turístico mexicano. El programa fue modificado en 2014 durante el mandato en el Estado de Quintana Roo del gobernador Roberto Borge, un prófugo acusado de lavado de dinero y venta ilegal de bienes públicos que fue detenido esta semana en Panamá. El ex presidente del Consejo Coordinador Empresarial de la región, Francisco Córdova, afirmó a la prensa local que el programa se había modificado para favorecer intereses particulares, especialmente los de RIU. La cadena indica que mantiene su apuesta por la zona y que este año inaugurará su quinto hotel en ella.

El 80% de los hoteles RIU son en propiedad, pero el tener los 10 hoteles tunecinos solo bajo gestión les permitió abandonar el país tras los atentados. El suceso no cambió su estrategia de crecimiento y mantienen la apuesta por los destinos africanos de Marruecos y Cabo Verde. Precisamente RIU abrió este destino a las cadenas internacionales, igual que Jamaica. El grupo mantiene su interés en la región caribeña, pero no en Cuba, dado que no le gusta compartir la propiedad.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50