Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

‘Tarjetas black’: la hoja de Excel con los gastos, la clave de la acusación

Las defensas defendieron que la relación de dispendios de los consejeros y directivos de Caja Madrid y Bankia tenía errores y vulneraba la intimidad

Miguel Blesa, expresidente de Caja Madrid.

Una de las sesiones más largas y llamativas del juicio por las tarjetas black de Caja Madrid fue el interrogatorio a Iñaki Azaola Onaindia, director corporativo de Auditoria Interna de Bankia desde septiembre de 2012. Durante casi ocho horas respondió a los letrados todas las defensas y se mantuvo inflexible: aunque la hoja de Excel de gastos donde la empresa de tarjetas volcó los cargos de las tarjetas pudiera tener algún error puntual, era representativa casi al 100% de los gastos realizados. Los defensores sabían que era la pieza clave del juicio por lo que el objetivo era tumbarla. Sin hoja no hay caso, decían los abogados. Pero para el tribunal no ha habido dudas.

La sentencia hecha pública ayer contra los 65 acusados (con penas de prisión de entre tres meses y seis años) afirma que sostener que el listado Excel elaborado por Bankia "está específicamente preparado para esta causa es una afirmación gratuita, huérfana de cualquier elemento objetivo probatorio". Y continúan: "Frente a las repetidas alusiones de que la hoja Excel ha sido manipulada por la acción humana, nada más lejos de la realidad. Es justamente al revés; el que no se corresponda la fecha de disposición de la tarjeta con la que figura en la hoja Excel pone de manifiesto que se ha realizado informáticamente y no de otro modo". Azaola siempre sostuvo que no hubo ni siquiera intervención humana, sino un simple volcado.

Otra defensa general fue que la publicación de los extractos había vulnerado la intimidad de los acusados. El tribunal responde: "Los cargos de los extractos bancarios suponen una afección al derecho de la intimidad pero este derecho se ve limitado constitucional y legalmente". Recuerda que el contenido del extracto "es la base de la imputación delictiva: determinar si las tarjetas se utilizaron para fines corporativos o propios. De ahí que la intromisión en la intimidad es perfectamente legítima", concluye. Por último, afirma que, aunque hubiera algunos errores puntuales, "no impugnan la validez de la hoja Excel; no hay méritos para declarar la nulidad del archivo".

"La justicia es igual para todos, pero las condenas no"

Cinco de los condenados han estado relacionados con CC OO. El sindicato recordó ayer que ya "depuró responsabilidades con las personas afectadas que pertenecían" a la organización. La central mostró en un comunicado su "legítima sorpresa ante la carga de indiscriminada ejemplaridad que se observa en la sentencia en un tiempo judicial especialmente convulso, si se tiene en cuenta otras condenas dictadas e interpretadas estos días".

Sin citarlo, compara este fallo con el del caso Nóos, la absolución de la infanta Cristina y el hecho de que su marido, Iñaki Urdangarín, no tenga que ingresar en prisión. Y hace suya una frase de uno de los dibujos de El Roto en EL PAÍS que, "con brillante ironía", dice: "La justicia es igual para todos, pero las condenas no".

El colectivo 15MpaRato considera que la condena es una "muy buena noticia" y que supondrá un "antes y un después" en la sociedad. "No hay que bajar la guardia porque la sentencia no es firme", apuntó. El PSOE se limitó a afirmar que respeta la sentencia. Andrés Herzog, abogado de la Confederación Intersindical de Crédito, que representaba la acusación particular, declaró estar satisfecho con "el hecho de que hayan resultado todos condenados".

Podemos celebró el fallo, pero opinó que las black son simplemente "la punta del iceberg" de la "gran estafa" y el "saqueo" protagonizado por una minoría en detrimento de todos los ciudadanos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >