Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aeropuertos que crecen como hongos

Latinoamérica multiplicará por tres el tráfico en los próximos 25 años

Los próximos años verán grandes transformaciones en los aeropuertos de América Latina. Según un estudio de la CAF, uno de los grandes bancos de desarrollo de la zona, sobre las perspectivas del sector, el tráfico de las terminales crecerá en torno al 5% anual durante los próximos 25 años, por lo que se multiplicará por tres el movimiento actual, hasta llegar a 1.700 millones de pasajeros anuales en 2040. Esos pronósticos significan un gran reto tanto para los Gobiernos como para todos los actores de la industria.

Mostradores de la compañía Gol en el aeropuerto paulista de Congonhas. 
Mostradores de la compañía Gol en el aeropuerto paulista de Congonhas. 

Teniendo en cuenta la capacidad que añadirán los proyectos de la región, entre los que se destacan el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México y las nuevas terminales de Panamá y Santiago de Chile, el estudio de la CAF estima que la capacidad aeroportuaria de América Latina será de unos 739 millones de pasajeros en 2040 (contando las salidas y llegadas, sin el conteo doble), con la mitad de esa capacidad concentrada en Brasil y México. Dadas las predicciones sobre el crecimiento del tráfico aeroportuario para los próximos 25 años, el estudio del banco de desarrollo estima que faltará capacidad para más de 1.000 millones de pasajeros.

“Las inversiones necesarias para cerrar esa brecha infraestructural en el periodo 2016-2040 se estiman en 53.000 millones de dólares a precios de 2016”, afirma Rafael Farromeque, jefe del Programa de Desarrollo Logístico Regional para América Latina de la CAF.

El pasado noviembre, la IATA publicó un informe en el que instaba a los Gobiernos de la región a trabajar junto a la industria para que las deficiencias en materia de infraestructura no sean un obstáculo para los “beneficios sociales y económicos” que aporta la aviación. “En América Latina hay una gran oportunidad para una colaboración Gobiernos-industria que cree valor mediante la solución de los problemas de infraestructura”, afirmó entonces el director general de la asociación, Alexandre de Juniac.

México despega

Uno de los proyectos más ambiciosos de la región es sin duda el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, que en 2020 reemplazará al actual Aeropuerto Internacional Benito Juárez, según anunció el presidente, Enrique Peña Nieto, en septiembre de 2014. Se trata de una obra de 11.300 millones de dólares que cuadruplicará la capacidad de la terminal internacional actual.

El Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) ya anunció varias licitaciones que han ganado, entre otros, Sacyr, EPCOR y un consorcio en el que se integran Operadora CICSA, Constructora y Edificadora GIA+A, Promotora y Desarrolladora Mexicana, Promotora y Desarrolladora Mexicana de Infraestructura, La Peninsular Compañía Constructora, Operadora y Administración Técnica, Acciona Infraestructuras, Acciona Infraestructuras México, FCC Construcción, FCC Industrial e Infraestructuras Energéticas e ICA Constructora de Infraestructura, según informa la consultora CAPA - Centre for Aviation.

Farromeque, el especialista de la CAF, afirma que México, Brasil y Colombia concentrarán casi el 70% del total de las inversiones debido a las proyecciones de un alto crecimiento en el tráfico y a la falta de capacidad en sus principales aeropuertos. El mencionado informe de la IATA indica que Argentina está en el puesto 114º entre 141 países en cuanto a la calidad de sus infraestructuras, por lo que la asociación insiste en la necesidad de una renovación general “de su anticuado y costoso” sistema de navegación aéreo. El Gobierno argentino anunció un plan de obras para que los aeropuertos del país tengan una capacidad adecuada a las expectativas de crecimiento del tráfico. “Las inversiones van a superar los 1.200 millones de dólares para 2019, que es el equivalente de lo que se invirtió en los últimos 15 años”, asegura el jefe de la Administración Nacional de Aviación Civil, Juan Irigoin.

Junto a las nuevas obras, los próximos años verán también una continuidad en las privatizaciones de las terminales que comenzaron con fuerza durante los años noventa en la mayoría de los países de la región. En Brasil, este proceso se inició hace apenas unos cuatro años con los aeropuertos más importantes, para los que se preveía un fuerte crecimiento que finalmente no fue tal a causa de la crisis económica, según explica el especialista en infraestructuras aeroportuarias de CAPA David Bentley.

“Con unas concesiones que seguramente serán más acordes a la situación económica actual, la apertura a los privados continuará para cuatro terminales regionales (Fortaleza, Salvador, Florianópolis y Porto Alegre)”, añade Bentley. En Cuba, la mejora de las relaciones con Estados Unidos abrió la puerta a la posibilidad de que se privaticen aeropuertos en la isla. Entre los interesados suenan varios operadores europeos: AENA, ADP Groupe y Fraport.

El triple de tráfico aéreo

El movimiento aeroportuario se triplicará en los próximos 24 años y la región latinoamericana tendrá alrededor de 25 aeropuertos con un tráfico de más de 25 millones de pasajeros cada año. Esto precisa un aumento de las infraestructuras, que ya está en marcha en países como México y que se prevé intenso en Brasil y Argentina conforme ambas economías superen la crisis.

Más información