Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las heladas arrasan los cultivos hortícolas en la UE y disparan los precios

Francia, Grecia e Italia son los países más afectados por el descenso de producción

Las duras condiciones del clima, con fuertes heladas de las últimas semanas, han arrasado las producciones de hortalizas de invierno en Francia, Grecia y muy especialmente en Italia, provocando un fuerte incremento de los precios en todos los mercados por falta de oferta. En España, los mayores efectos negativos causados por los cambios climáticos fueron las inundaciones registradas a mediados de diciembre en la zona de Levante, que supusieron el bloqueo temporal en algunas exportaciones, como la de la lechuga.

Nevadas en campos de cultivo de Lyon, Francia.
Nevadas en campos de cultivo de Lyon, Francia. AFP

El frío ha helado las cosechas en buena parte de Europa. En España la producción hortícola se ha recortado cerca de un 20%. Sin embargo, se teme que la ola de bajas temperaturas de estos días pueda empeorar más la situación en zonas de Levante y de Andalucía. Eso afectaría negativamente a la oferta para atender la demanda exterior y al consumo nacional, que ya sufre un incremento de precios.

Las fuertes heladas han dañado muy especialmente las producciones de espinacas, coliflor, alcachofas, coles o apio. Italia ha sido un país muy afectado, ya que es el principal productor de parte de estos alimentos y ha visto cómo el clima arruinaba entre el 50% y el 60% de la cosecha en zonas del sur del país.

Italia es el principal productor comunitario de frutas y hortalizas, con 24 millones de toneladas, de las que unos 13 millones corresponden solamente a las hortalizas. De esa cifra, aproximadamente más de un 30% de se destinan a la exportación y el resto cubren la demanda interior. Con el efecto de los fríos, Italia ha tenido que echar mano de las importaciones para cubrir su demanda interna.

Este escenario ha supuesto un incremento en toda la UE de las importaciones de terceros países, como Marruecos o Estados Unidos y, en el caso de Reino Unido, a precios muy elevados. España, con una producción total de frutas y hortalizas de 18 millones de toneladas y unas exportaciones medias de 12,3 millones, de los que 5,5 corresponden a hortalizas, se ha visto favorecida por esta situación con un aumento de ventas. Lo importante es que los productos han duplicando y hasta triplicando los precios en relación con el mismo periodo de la campaña anterior por falta de oferta.

Juan Marín, presidente de Proexport, teme que las bajas temperaturas que se anuncian para los próximos días puedan dañar gravemente la producción y las posibilidades de exportación. Dado el grave impacto que han tenido las heladas sobre las producciones hortícolas de invierno, en su opinión, la normalización de la situación se podría retrasar “hasta los meses de marzo y abril” cuando entren en los mercados las nuevas cosechas.

Tres euros el calabacín

La situación ha desembocado en estampas inéditas. En el mercado interior español, los precios en origen registran máximos desconocidos, como los tres euros por kilo del calabacín.

De las 5,5 millones de toneladas de productos hortícolas que se exportan destacan los tomates con una media de casi un millón de toneladas; las lechugas con unas 700.000 toneladas; los pimientos con más de 500.000 toneladas; unas 450.000 toneladas de pepinos, 260.000 toneladas de calabacines y cerca de 400.000 toneladas de coles.

9.900 millones en ventas hasta octubre

Según los datos manejados por la Federación de Productores y Exportadores de Frutas y Hortalizas, Fepex, entre enero y octubre de 2016 las ventas en el exterior mantenían un incremento del 4,5% en valor, hasta alcanzar los 9.906 millones de euros. Para el cierre del pasado año se prevé alcanzar una cifra de 12,3 millones de toneladas. Con la subida de precios, mejoran aún más las perspectivas. Aún así, las exportaciones no superarán los registros de 2015, de 12,7 millones de toneladas.