Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El gigante mexicano del cable pelea contra Trump

El conglomerado, con ventas en 40 países, registra duras caídas en su facturación

Proceso industrial de Xignux.
Proceso industrial de Xignux.

"Donald Trump puede ser una película de terror para México”. Con estas palabras el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, despidió el 2016 y, para algunas empresas, el vaticinio ya es una realidad. La depreciación del peso frente al dólar, impulsada especialmente por la elección del magnate, ha repercutido principalmente en empresas que importan de EE UU y se han endeudado en dólares.

Grupo Xignux, un conglomerado mexicano que vende principalmente productos industriales, carnes frías y aperitivos, está siendo zarandeado por el tipo de cambio. En los últimos tiempos ha conseguido contener su deuda con una nueva política contable, pero las ventas y el resultado de explotación continúan, sin embargo, cuesta abajo. Con una facturación de 1.318 millones de euros entre enero y septiembre (100 menos que en el año anterior), al cierre del tercer trimestre el pasivo de la compañía se redujo en un 20% con respecto al 2015 para situarse en 358 millones de euros. El Ebitda acumulado fue de 105 millones de euros, casi un 26% menos.

La evolución de la compañía va pareja al debilitamiento de la fortuna de sus fundadores y actuales propietarios, dos ramas de la familia Garza, considerada hace unos años uno de los clanes empresariales más poderosos del país. Presidida desde 1988 por Eugenio R. Garza Herrera, que fue director del grupo con solo 28 años, lo inicios de Xignux se remontan a 1956 cuando Jorge L. Garza fundó Conductores Monterrey en el noreste de México. Desde sus comienzos se dedicó a la fabricación de alambre y cable eléctrico para usos industriales. Con el tiempo fue adquiriendo participaciones en los sectores de conductores eléctricos, transformadores, alimentación, y fundición. Gracias a la compra de empresas y la diversificación de actividades se concretó la identidad del grupo bajo el nombre de Xignux, que hoy cuenta con casi 20.000 empleados.

En el área alimenticia, cuenta con marcas como Zwan, Kir, Caperucita y aperitivos Leo y Encanto, que tienen una presencia importante en México. Actualmente, el grupo opera más de 25 plantas productivas en México, Estados Unidos, India, Brasil y Colombia y exporta la mitad de sus ventas a más de 40 países.

Aunque esa internacionalización no es un seguro contra lo que está ocurriendo. Las empresas mexicanas están ahora muy pendientes y preocupadas por las primeras decisiones del presidente norteamericano, Donald Trump. “Hay un gran riesgo sobre las posibles negociaciones del Tratado de Libre Comercio (NAFTA por sus siglas en inglés)”, asegura Armando Rodríguez, gerente de análisis de Signum Research. De acuerdo con sus estimaciones, si Trump cumple lo dicho en campaña, el dólar puede llegar a un nuevo máximo histórico de 22 pesos (ahora se cambia por 20,7 pesos).

Xignux, que tiene buena parte de su pasivo en dólares e importa una parte importante de su materia prima para alimentación del otro lado de la frontera, podría ver erosionadas todavía más sus finanzas. En los últimos dos años, el peso ha perdido casi el 60% de su valor contra el dólar. Para contrarrestar el efecto, las empresas suelen contratar coberturas o diversificar sus ingresos. “La deuda en dólares es un tema importante, algunas empresas han empezado a optar por cambiar su financiamiento”, advierte Luis Garinian, analista senior GMhomebroker de Grupo Bursátil Mexicano.

Ante las adversidades, Grupo Xignux modificó de manera sustancial sus políticas contables a finales de 2014. Con los cambios, fue capaz de mitigar el impacto del tipo de cambio en las operaciones de la división de Cables en Latinoamérica. Pero la empresa sufre otro mal: el del precio de los metales. Según los cálculos de Reuters, el valor del cobre, principal materia prima en la producción de alambre y cable eléctrico (el negocio más importante de la empresa), se ha encarecido más de 15% durante 2016. El valor del acero, que se había visto muy castigado en otros años, ha aumentado también en un 47%.

Precios al alza

Al igual que el tipo de cambio, algunos analistas señalan que el rally de los metales industriales ha sido impulsado por Trump. El presidente electo prometió un ambicioso plan de infraestructuras de un billón de dólares para los próximos 10 años, por lo que se espera que el valor de los metales siga aumentando durante la primera mitad del año. Aunque los precios afectarán a Xignux, el fenómeno tendrá una mayor repercusión en la inflación y otros actores. “Las commodities suelen estar denominadas en dólares y pueden llegar a impactar en la producción, pero esto se traspasa al consumidor final”, afirma Garinian.

De menos a más

1956. La compañía tuvo unos inicios muy modestos: Conductores Monterrey, su matriz, contaba en estos años con siete máquinas y 10 personas en una fábrica de 3.600 metros cuadrados donde comienza a producir los primeros carretes de alambre.

1969. Formalizan un acuerdo con General Electric para recibir asesoría técnica.

1976. Es el año de la expansión: inaguran una nueva fábrica, adquieren una empresa de alimentación y cumplen varios hitos en la fabricación de cables.

1990-2000. La empresa da un salto definitivo en su expansión adquiriendo Sao Marco, un gran fabricante de Brasil. El año siguiente realizará varias operaciones en Argentina y consolidará su presencia en cinco países además de México.

Actualmente, las familias herederas de la empresa, de las ramas Garza Herrera y Garza Garza, tienen el 97% del capital de la compañía.

A pesar del panorama sombrío, existen mecanismos con los que Xignux pueden hacer frente a la volatilidad de Trump. De acuerdo con Garinian, las coberturas de tipo de cambio son más populares en México debido a la relación estrecha que muchas empresas mantienen con el dólar. “El reto a 2017 es que las coberturas no se encarezcan demasiado”, señala Rodríguez ante la mayor demanda de este tipo de seguros. La empresa, por su parte, no ofrece respuestas acerca de su estrategia.

La firma tendrá que superar otro obstáculo que enfrenta la economía mexicana. Además de la volatilidad provocada por Donald Trump y la posible renegociación del NAFTA, la inflación continuará mostrando su peor cara. El precio de la gasolina ha aumentado de golpe hasta un 20% en todo el país y se esperan mayores incrementos conforme se liberalice este sector a finales de año. Los mejores pronósticos prevén un dólar en los 19 pesos, una inflación del 4,3% y tasas de interés del 6,75%, de acuerdo con Grupo Bursatil Mexicano.