Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

Precariedad laboral

Dar prioridad a los convenios de empresa sobre los sectoriales ha permitido bajadas brutales de salarios

Han bastado solo dos meses para comprobar cómo ha cambiado España. El del PP es el Gobierno más débil de la democracia, con tan solo 137 escaños, y está pagando su comportamiento en la oposición desde 2008 y su soberbia en la pasada legislatura con mayoría absoluta. La causa principal de la fragmentación política es la precariedad laboral que padecen principalmente mujeres y jóvenes.

Desde 2014, el Banco Central Europeo compra deuda pública, España apenas ha reducido el déficit público y el precio del petróleo se ha desplomado. La economía española vuelve a demostrar, como ha hecho desde 1959, que es muy agradecida cuando tiene unas mínimas condiciones de estabilidad.

La reforma laboral del PP provocó una deflación de salarios del 10% en 2012 y 2013, según el nuevo índice del precio del trabajo del INE. Pero desde 2013 los ingresos y los beneficios de las empresas han subido y los salarios no reaccionan. El sector hotelero es el ejemplo más evidente. Los ingresos hoteleros superarán en 2016 los de 2007 pero los salarios siguen próximos a mínimos de 2013.

En 2016, con crecimiento de los ingresos de dos dígitos, el salario y el crecimiento del empleo del 5% anual por hora trabajada en hostelería sigue cayendo.

Como ha denunciado el empresario Antonio Catalán, con 14.000 empleos en todo el mundo, la causa es la reforma laboral. En AC Hoteles sufrieron caídas de ingresos en algunos hoteles del 50% y se vieron forzados a externalizar servicios y a reducir horas trabajadas. Pero cuando se han enterado de las condiciones de esas externalizaciones están procediendo a revisar contratos y a internalizar. AC Hoteles pagaba 8 o 10 euros por habitación y sus camareras de piso cobraban 2 euros de la subcontrata. La reforma laboral dio prioridad a los convenios de empresa por encima de los sectoriales, lo que ha permitido bajadas de salarios brutales. En AC Hoteles las camareras que sean internalizadas pasarán de ser seiscientoseuristas a mileuristas, sin duda sus mejores navidades desde 2007.

El PSOE, tras conseguir una subida de salario mínimo histórica del 8%, que beneficia especialmente a jóvenes y mujeres, ha liderado en el Congreso el principio de la derogación de la reforma laboral que ha contado con el apoyo de todos los grupos y la abstención de Ciudadanos. Rajoy ha optado por poner trabas y enmiendas en la tramitación para dilatar lo inevitable, lo cual provocará que millones de trabajadores sigan siendo infelices esta Navidad. Cuanto antes tengamos una regulación de la negociación colectiva que permita que los salarios crezcan como lo hacen los beneficios antes recuperaremos la normalidad.

Luego, para aumentar la renta por habitante, toca aumentar la productividad, y eso se consigue con innovación y más calidad. Los salarios en empresas de más de 50 trabajadores son el doble que en el resto. Y con un número de turistas similar, los hoteleros estadounidenses ingresan el triple que los españoles. Hay que acabar con el modelo “yo te lo hago más barato” que trajo la reforma y conseguir “te lo hago mejor y a buen precio”.

Yes we can.