Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Banco de Sabadell sale de Portugal con la venta del 4,08% de BCP

La entidad portuguesa queda mayoritariamente en manos de los chinos de Fosun

Josep Oliu, presidente de Banc Sabadell.
Josep Oliu, presidente de Banc Sabadell.

La preocupación portuguesa por la españolización de su banca es toro pasado; ahora toca su chinización. Banco Sabadell ha vendido su participación del 4,08% en Banco Comercial Portugués (BCP), tras anunciar anoche que iniciaba su colocación. El primer accionista de la entidad portuguesa es el fondo chino Fosun. La venta se ha realizado por un importe total de 44,36 millones de euros, a razón de 1,15 euros por título, según ha informado la entidad esta mañana a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

La operación se ha realizado mediante una colocación acelerada dirigida a inversores cualificados e institucionales y según el banco no tendrá un impacto relevante (minusvalías por aproximadamente 8,3 millones de euros brutos) en la cuenta de resultados y balance de la entidad catalana.

Sabadell mantendrá alrededor del 0,14% del BCP, unos 1,3 millones de acciones, dando continuidad al acuerdo comercial que firmaron ambas entidades en el año 2000 para dar servicio a sus clientes en sus respectivos países.

Banco Sabadell entró en BCP en el año 2000 con una participación del 5,3% y aumentó su participación cuando la entidad portuguesa amplió capital; pero desde hace unos años, los dirigentes del Sabadell querían desembarazarse de su negocio portugués, que nació con la pretensión de ser un objetivo estratégico de la entidad catalana.

La reducción a una presencia testimonial coincide con la entrada en BCP del fondo chino Fosun. Es el principal accionista con un 16,7%, aunque la pretensión es llegar hasta el 30%, que deberá decidir la asamblea de accionistas el próximo día 19. El segundo mayor accionista, con una participación similar, es Sonangol, la sociedad petrolífera de Angola, que dirige Isabel Dos Santos. Sonangol ha pedido autorización al BCE para ampliar su capital hasta el 20% de BCP.

La salida del Sabadell de Portugal llega un mes después de que el Banco Popular anunciara también su disminución de esfuerzos en el país luso, y un año después de que el BBVA cerrara su negocio de particulares. El Popular despedirá a 295 empleados en Portugal de los 1.159 que tiene y cerrará 47 oficinas de las 165 actuales, prácticamente un 25% de su fuerza.

Tras la obsesión portuguesa por la españolización de la banca nacional, ahora lo que les viene es la chinización, con su mando en BCP, más la compra de Novo Banco, en donde son uno de los dos favoritos a quedarse con las cenizas del extinto imperio Espírito Santo. Inversores chinos ya controlan el agua, la electricidad y los seguros del país.