Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El futuro comprador de Lladró mantendrá la producción en Valencia

La oferta del fondo español PHI debe ser aceptada en enero en la junta del fabricante de porcelana

Juan Lladró, el mayor de los hermanos fundadores de la firma de porcelana.

El fondo español PHI, que ha realizado una oferta en firme por Lladró, garantiza el mantenimiento de la producción en Valencia, según ha informado a través de un comunicado. La venta de la histórica firma de porcelanas de lujo será aprobada, salvo sorpresa, en la junta general de accionistas prevista para el 5 de enero. El fondo domiciliado en Madrid y dirigido por Alexander Wit ha adelantado su intención de mantener la filosofía de la casa, así como a su plantilla, si bien todos los miembros de la familia Lladró, descendientes de los tres hermanos que fundaron la empresa a mediados del siglo pasado, abandonarán la firma.

"Queremos mantener la historia y el carácter valenciano de la marca Lladó, su fábrica y sus artesanos. Y trabajaremos en la potenciación de la proyección internacional para asegurar la viabilidad de la empresa", ha afirmado Wit. El grupo comprador (antigua Arques Iberia) se presenta como un "inversor industrial especializado en la gestión activa de empresas", cuyo objetivo es "transformar el negocio y restablecer la rentabilidad de la empresa" con "un enfoque de valor a largo plazo". El fondo se ha dedicado en los últimos años a adquirir empresas familiares que presentaban problemas sucesorios y unidades no estratégicas de grandes grupos.

Lladró se inscribe en buena medida en la primera categoría. Las desavenencias familiares entre los tres hermanos fundadores se remontan a hace décadas. Y la crisis del grupo, afectado por el cambio generacional y de gustos del público natural de sus delicadas figuras, ha agravado las discrepancias sobre la dirección que debía tomar la compañía. Entre los miembros de la familia existía consenso, sin embargo, en que la venta de la empresa era una salida prioritaria siempre que el comprador asegurase su continuidad.

PHI asegura que su idea es mantener el espíritu de Lladró, una marca que continúa teniendo un gran número de fieles en el mundo, especialmente en Asia y Estados Unidos. Pero al mismo tiempo prevé abrir el abanico de sus figuras “a nuevos formatos y nuevos diseños que se ajusten al gusto de más consumidores”.

El acuerdo de compra contempla el arrendamiento por 10 años de la Ciudad de la Porcelana, que seguirá en manos de los Lladró. Este complejo de 100.000 metros cuadrados situado en Tavernes Blanques, junto a Valencia, contiene la fábrica, las oficinas y el museo de la empresa de lujo.

PHI afirma que mantendrá al equipo directivo, que ha afrontado una fuerte reestructuración en los últimos años. Lladró tiene ahora un tercio de la plantilla de 2.600 trabajadores que llegó a tener en los años ochenta y en verano aprobó un nuevo expediente de reducción temporal de empleo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información