Lladró entierra el hacha de guerra

Poco después de la última crisis, dos miembros de la familia propietaria del fabricante de porcelana de lujo aseguran que la paz reina en la compañía

Una mujer visita la exposición 'Colección Lladró',
Una mujer visita la exposición 'Colección Lladró', Europa Press

El bucólico mundo que reflejan las figuras de porcelana de Lladró no se corresponde con la realidad de la empresa fundada en los cincuenta por tres hermanos en Tavernes Blanques. Las rivalidades, maniobras internas y el rencor fueron expuestos por dos de ellos, José y Vicente Lladró, en varios libros. La siguiente generación de la familia ha sido, en comparación, mucho más discreta y no ha mostrado con la misma crudeza el conflicto interno. Pero tampoco ha podido solucionarlo. O, al menos, no ha sabido trasladar al exterior su entendimiento. Dos miembros de la familia propietaria de la empresa, una de las marcas españolas más conocidas en el mundo, aseguran, poco después de la última crisis, que la paz reina en la compañía. “Ya tenemos bastante reto por delante como para estar peleados”, afirma la presidenta del consejo de administración, Rosa Lladró, en referencia a las dificultades que atraviesa el fabricante de porcelana de lujo.

La segunda generación se ha incorporado al consejo de administración de Lladró, en una foto de archivo.
La segunda generación se ha incorporado al consejo de administración de Lladró, en una foto de archivo.

Hija del mayor de los hermanos fundadores, Juan, cuya rama familiar controla el 70% de las acciones, Rosa Lladró se hizo hace poco con el mando del consejo tras la dimisión de los otros cuatro miembros. Su hermana Mari Luz; el marido de esta, Ignacio Jara; su prima Mari Carmen —hija de José— y su primo David —hijo de Vicente—. Mari Luz achacó su marcha al “bloqueo” del proyecto que había planteado para el futuro de la empresa por parte de la mayoría accionarial, en referencia a sus hermanas: Rosa, María Ángeles y Belén. Una discrepancia a la que no es ajena la posibilidad de vender la compañía, que ha visto caer su negocio desde el cambio de siglo.

A pesar de ello, una de las personas que dimitió afirma que no hay conflicto. “Y mucho menos un conflicto personal. La relación es muy buena”. “Alguien tenía que tomar decisiones y la empresa tenía que elegir un camino. Rosa tenía un planteamiento y decidimos que lo llevara adelante. La salida de los cuatro consejeros la hicimos para que no hubiera follón y ha sido al revés. A lo mejor se tenía que haber pensado antes”, mantiene la fuente, que pide anonimato. “Si hubiéramos querido guerra nos habríamos quedado en el consejo, porque teníamos cuatro de los cinco asientos. Se podría haber desatado la pugna y no fue así. Se dejó la batuta a Rosa y todos estamos interesados en que la empresa vaya bien. Se ha transmitido que la guerra de los mayores ha pasado a los jóvenes y no es verdad”

Una de las piezas de porcelana de lujo de Lladró.
Una de las piezas de porcelana de lujo de Lladró.

Rosa Lladró lo explica de forma similar: “Yo con mi hermana puedo reñir mucho y al día siguiente estamos perfectamente”. La presidenta asegura que los miembros de su rama familiar están hoy centrados en el 90 cumpleaños de su padre, el 6 de junio. Juan Lladró reunió el 70% de las acciones la década pasada al comprar parte de la participación a sus hermanos. Después donó los títulos a sus cuatro hijas. Una fuente de la familia explica, sin embargo, que conservó el “usufructo” y que por ello, en realidad, “el poder lo tiene él”. “Aunque se hayan hecho donaciones a favor de la siguiente generación, los mayores mandan en todas las ramas. Y está bien que así sea”, afirma. “Hicieron una empresa familiar muy fuerte, un imperio. Y hay que tenerles respeto”.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Ignacio Zafra

Es redactor de la sección de Sociedad del diario EL PAÍS y está especializado en temas de política educativa. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS. Es licenciado en Derecho por la Universidad de Valencia y Máster de periodismo por la Universidad Autónoma de Madrid y EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS