Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Principio de acuerdo entre el consorcio español y Arabia Saudí por el AVE a La Meca

Las empresas disponen de un plazo adicional de 14 meses, hasta marzo de 2018, para acabar el 'Ave del desierto'

AVE a La Meca.  Beduino lleva sus dromedarios por la vía del tren en el tramo entre Yeda y Medina.

El consorcio español encargado de los trabajos del AVE entre La Meca y Medina y las autoridades de Arabia Saudí han llegado a un principio de acuerdo que resuelve las diferencias que surgieron entre ambas partes sobre los retrasos del proyecto. El consorcio dispone de un plazo adicional de 14 meses para acabar el trabajo, hasta marzo de 2018 en lugar de a principios de 2017 tal como estaba previsto.

La información oficial sobre el principio de acuerdo le da oxígeno en bolsa a algunas de las empresas españolas vinculadas al contrato. Por ejemplo, la constructora OHL, que llevaba tres días con fuertes pérdidas, ha cerrado este viernes con una subida del 4,49% hasta los 2,72 euros por acción. El fabricante de trenes Talgo también ha registrado un fuerte avance, en su caso del 9,15%, hasta los 4,21 euros por acción.

Este principio de acuerdo fue avanzado este viernes por el Ministerio de Fomento. Dentro del compromiso entre ambas partes se incluye el pago de Arabia al consorcio de 140 millones de euros en concepto de sobrecostes. Además, las empresas eluden cualquier riesgo de sanción por retraso en la obra. Para ello, se modificará el contrato original y se registrará una nueva fecha de finalización.

Por su parte, el grupo español se compromete a comenzar a explotar de forma adelantada y puntual (para servicios chárter o viajes concretos) el grueso de la línea a partir del 31 de diciembre de 2017. Esto no incluye una de las cinco estaciones y el ramal que conecta al aeropuerto, dado que aún no estarán listos.

El presidente de Renfe y del consorcio, Pablo Vázquez, había viajado a Arabia Saudí para intentar alcanzar un acuerdo global sobre los plazos adicionales y los sobrecostes asociados a este proyecto. En este momento solo queda pendiente de ratificación por las autoridades árabes.

"Se trata de un importante paso para culminar el AVE del desierto, un gran proyecto de ingeniería que además es bandera de la Marca España y que demuestra el liderazgo de nuestras empresas a escala mundial", afirmó el ministro de Fomento, Íñigo De la Serna, en un comunicado.

Con motivo de su reciente visita a España, el presidente de los ferrocarriles saudíes (SRO), Rumaih Mohammed Al-Rumaih, se mostró dispuesto a conceder entre 17 y 19 meses más de plazo a las empresas españolas para entregar el proyecto, que al final han quedado en 14. Este tiempo adicional se suma a los 14 meses que ya había concedido antes.

El consorcio de empresas, en junio de este año, envió asimismo una carta al Gobierno saudí para "recordarle" su compromiso de ponerse al día en los plazos de pago que tenía atrasados, algo que también ha conseguido ahora con los 140 millones de euros pactados.

Para tratar este y otros temas, el rey Felipe VI tenía prevista una visita a Arabia Saudí el fin de semana pasado que finalmente se suspendió después del fallecimiento del hermano del monarca saudí.

En vista de las diferencias que habían surgido entre las partes, se designó al experto independiente Paul Taggart para negociar este nuevo plazo adicional, así como los sobrecostes del proyecto, unas negociaciones que ahora ha retomado el consorcio español.

La obra, que se adjudicó en 2012 por 6.736 millones de euros (7.150 millones de dólares al cambio actual) y que está ya ejecutado en un 65%. El proyecto incluye el diseño y la construcción de la vía y sistemas a lo largo de más de 450 kilómetros, el suministro de 35 trenes, y la operación y mantenimiento de todos los elementos de la línea durante 12 años. Se calcula que, en momentos que coincidan con el mes de la peregrinación mayor a La Meca, los trenes tendrán una ocupación media diaria de 166.000 pasajeros.

El Consorcio Al Shoula, adjudicatario de la Fase 2 del proyecto, está integrado por las empresas públicas españolas Adif, Ineco y Renfe, y las privadas Cobra (ACS), Copasa, Consultrans, Imathia, Inabensa, Indra, OHL, Siemens y Talgo y las saudíes Al Shoula y Al Rosan

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información