Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Reserva Federal pasará a un segundo plano con Donald Trump

La probabilidad de que aumente los tipos de interés en diciembre se reducen al 42% tras la victoria del republicano

La presidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos, Janet Yellen
La presidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos, Janet Yellen EFE

La era Trump es ya una realidad y el plan del presidente electo de potenciar las inversiones en infraestructuras para apoyar el crecimiento económico pondrá en la práctica a la Reserva Federal en un segundo plano. El cambio, como augura el inversor Carl Icahn, “va a ser mayor”. “La Fed no puede hacerlo todo sola”, explica, hablar de que es necesario de apoyar la acción monetaria con estímulos de tipo fiscal.

El efecto de la elección de Donald Trump en la estrategia monetaria podría llegar incluso antes, con un nuevo aplazamiento en el alza de los tipos de interés. Antes del recuento se daba por hecho que el próximo paso en el proceso de normalización se produciría en diciembre. Había una probabilidad del 85%. Ahora las probabilidades son del 42%, otro elemento de incertidumbre que genera el vuelco de poder en Washington.

La independencia de la Fed, en duda

El gran temor, además, es que la independencia de la Fed salte por los aires, a la vista de que el Congreso busca ejercer un mayor control sobre su gestión. Eso pone en duda la continuidad de Janet Yellen al frente. Su mandato expira en febrero de 2018, por lo que se da por hecho que presentará a una persona de su confianza para sustituirla al poco de hacerse con las llaves de la Casa Blanca.

Trump fue muy crítico con Yellen durante la agria campaña electoral pero es improbable que ella renuncie antes de que expire su mandato, porque ese paso daría aún más poder al presidente. El cambio institucional afectará a otras agencias, como la que regula el mercado de valores, contra la que también cargó con dureza a raíz del escándalo de las cuentas falsas en Wells Fargo.