Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La venta de vivienda crecerá un 6,5% y el precio un 3,5% en 2017, según BBVA

El año que viene la compraventa de casas alcanzará las 475.000 operaciones pese a la moderación del crecimiento económico

Este año los visados para iniciar nuevas viviendas crecerán alrededor de un 40%.
Este año los visados para iniciar nuevas viviendas crecerán alrededor de un 40%.

En 2016 se va a consolidar la recuperación del sector inmobiliario español y la tendencia continuará en 2017. Es la valoración de BBVA Research, que calcula que de cara al año que viene las compraventas de viviendas crecerán cerca de un 6,5%, hasta las 475.000 operaciones, y el precio subirá un 3,5% hasta niveles de 2004. El mercado inmobiliario responderá, dicen, con un incremento en la construcción de nuevas promociones. El crecimiento, no obstante, será más moderado que el de este año 2016, cuando  las transacciones de vivienda aumenten un 10%, similar al crecimiento de un año antes, y el precio se encarezca alrededor del 2,5%, estima el servicio de estudios de la entidad. 

Aún así, el precio de la vivienda va a recuperar paulatinamente la caída superior al 38% que sufrió durante la crisis, aunque su evolución va a ser muy desigual en términos geográficos y a dos velocidades, con Madrid, Cataluña y Baleares a la cabeza.

Para los próximos trimestres, las perspectivas en torno al sector son positivas. En 2016, la solidez de los determinantes de la demanda apunta a un crecimiento de las ventas de cerca del 10%. En 2017, las ventas también progresarán pese a la moderación del crecimiento económico. Aunque los determinantes macroeconómicos de la demanda residencial moderarán su ritmo de crecimiento, la política monetaria ultraexpansiva del Banco Central Europeo (BCE) garantiza la oferta de crédito a tipos de interés reducidos. Además, las buenas expectativas en torno al sector compensarán esta moderación.

Muy lejos del 'boom'

Varios años de crecimiento consecutivo en la venta de viviendas se trasladará directamente a la actividad constructora. Aunque todavía se encuentra en niveles bajos, la previsión apunta a que este año los visados para iniciar nuevas viviendas crezcan alrededor de un 40%. Un crecimiento que en 2017 se situará en torno al 25%. Así, 2017 podría concluir con la firma de casi 90.000 visados para la construcción de vivienda, un nivel elevado si se compara con las poco más de 34.000 viviendas que se visaron en 2014, pero que dista mucho de los niveles previos a la crisis. Por su parte, la finalización de viviendas sigue reduciéndose y se espera que en los próximos trimestres halle el mínimo.

BBVA Research, en un ueva edición del informe Situación Inmobiliaria en España, señala que durante 2017 la economía española crecerá a un ritmo más suave que en 2016 (debido al menor impulso de algunos vientos de cola, a incertidumbres derivadas del Brexit, y a dudas sobre política económica), pero volverá a presentar tasas por encima de la media europea. Tanto la evolución del empleo como la renta de las familias tendrán un comportamiento positivo y continuarán estimulando la demanda de vivienda. El crecimiento del PIB del 3,1% en 2016 y del 2,3% esperado en 2017 será suficiente para crear unos 800.000 puestos de trabajo. La firma de visados cerrará con un crecimiento anual del entorno del 40% en 2016 (hasta cerca de los 70.000). Por su parte, el año 2017 podría concluir con la firma de casi 90.000 visados, que supondría un crecimiento anual de alrededor del 25%.

Los flujos de crédito a las familias para adquisición de vivienda están evolucionando a buen ritmo y la tendencia indica que esta evolución continuará a lo largo de 2016: el acumulado de los ocho primeros meses de 2016 muestra un incremento del 13,2%, respecto al mismo periodo de 2015. Además, las nuevas operaciones de crédito retomaron el crecimiento. Los préstamos hipotecarios muestran una dinámica positiva en la primera parte de 2016, en los siete primeros meses se firmaron 115.815 hipotecas nuevas, un incremento de un 21,2%, con respecto al mismo periodo de 2015. Por su parte, la financiación a promotores ya presentó flujos positivos en 2015 y se consolidará suavemente en 2016.

Sin embargo, el sector, al igual que el resto de la economía, no está exento de riesgos. Las incertidumbres que existen sobre el Brexit, el crecimiento global y las relacionadas con la política económica de los próximos años en España podrían estar condicionando las decisiones de inversión de hogares y empresas, y terminar afectando tanto a la demanda como a la oferta residencial.

Con todo, por segundo año consecutivo, el segmento residencial del sector de la construcción contribuirá positivamente al crecimiento de la economía. En particular, las previsiones apuntan a que la inversión en vivienda crecerá en 2017 ligeramente por encima del 3%.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >