Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oferta de empleo público se cuadruplica con respecto a 2014

En algunas convocatorias se llegan a presentar 125 aspirantes por cada plaza a concurso

La Oferta de Empleo Público en la Administración central, que tocó fondo en 2012 con solo 2.922 puestos ofertados, vuelve a crecer fuertemente este año con 19.121 plazas, cuatro veces lo convocado en 2014. Por primera vez, el Gobierno cubrirá el 100% de las vacantes. Aunque supone un avance, estamos lejos de la oferta del año 2008, cuando alcanzó las 37.760 plazas. Los sindicatos consideran que para compensar la pérdida de estos años, más de 200.000 puestos, y teniendo en cuenta el envejecimiento de la plantilla, haría falta ampliar la oferta.

Exámenes de las oposiciones a la Xunta de Galicia el pasado julio.
Exámenes de las oposiciones a la Xunta de Galicia el pasado julio.

Las populares oposiciones se han vuelto tan escasas estos últimos años que muchas academias cerraron aulas por la falta de alumnos. La necesidad de reducir el déficit llevó a los gobiernos central, autonómicos y ayuntamientos a reducir sus plantillas al no cubrir siquiera las plazas vacantes. Entre 2010 y enero de este año, la plantilla de las Administraciones cayó de 2,7 a 2,5 millones de empleados públicos. “Perdimos cerca de 200.000 trabajadores desde 2010” apunta Antonio Cabrera, coordinador del Área Pública de CCOO: una caída, eso sí, que se distribuyó de modo similar en los tres escalones. Donde más cayeron las plantillas fue en los ayuntamientos y diputaciones, un 16,5%. En las autonomías bajaron un 14,4% y en la Administración Central un 13,3%.

La oferta de empleo público se cuadruplica con respecto a 2014

Pero este año las cosas están cambiando. Contrarrestando la tendencia a la baja que venía del 2010, entre enero y julio de este año las plantillas crecieron en unas 23.000 personas. Uno de los detonantes de este cambio es el aumento de la oferta de empleo público, que tocó fondo en el 2012 con 2.922 puestos ofrecidos. Este año solo la Administración Central ofrecerá, informan en Master D, una empresa de academias de preparación, “19.121 empleos, 13.427 de ingreso libre y otros 5.694 para promoción interna”. Si bien es poco comparado con la oferta de 37.760 del año 2008, ya es cuatro veces los 5.364 del año anterior.

Parece, pues, que en los próximos años habrá una recuperación creciente de la oferta de empleo público. Ahora mismo, el Gobierno está cubriendo el 100% de las vacantes producidas en los servicios esenciales (Sanidad, Educación, Justicia, Seguridad), lo que dejó de hacerse a partir del 2010 por los recortes del gasto. “Este resurgimiento de empleo público”, explica Gloria Oliveros, directora de Empleo Público de ADAMS, otra empresa de academias de preparación para funcionarios, “se inició en 2015 cuando el Gobierno autorizó a cubrir el 50% de las vacantes”.

En años anteriores, los de la crisis, la cobertura de esas vacantes era mínima. “Mientras que en el 2008”, apuntan en CSIF, “se cubría el 100% de esos puestos, en 2009 se bajó al 30%, en 2010 al 15% y en 2011 al 10%, ratio que se mantuvo hasta el 2014”. El crecimiento de la oferta es un respiro para las academias de preparación, que han sufrido el impacto de la sequía de empleo público con gravedad. En Adams, por ejemplo, el número de alumnos se redujo a la mitad en 2012 y al 25% en 2013 y 2014. “El 2015”, dice Oliveros, “fue nuestro primer año de crecimiento, con un incremento de alumnos opositores del 250% frente al 2014”.

La afluencia de alumnos desborda todas las expectativas. Pero, la competencia es descarnada. Hay decenas de candidatos para cada puesto ofrecido. Por ejemplo, dicen en Adams, en el cuerpo de funcionarios de Tramitación Procesal y Auxilio Judicial “se han presentado 47.242 candidatos para 376 puestos”. En el cuerpo de Auxilio Judicial se han presentado 66.481 postulantes para 752 puestos. ¿Más ejemplos? En el cuerpo de Agentes de Hacienda Pública se presentaron 5.697 solicitudes para 50 puestos. Claro que habría que señalar que estas cifras pueden ser equívocas. Muchos de los candidatos repiten en varias convocatorias. Otros desisten antes de los exámenes.

Las principales oportunidades están en la administración general, en Sanidad, en Justicia o en los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. Administración general, Justicia y Cuerpos de Seguridad suman entre sí más de 7.000 plazas. “Dentro de la Administración General del Estado”, apuntan en Master D, “destacan las 1.820 plazas para el área de Justicia, las 740 plazas para el Cuerpo Nacional de Policía, las 1.799 plazas para la Guardia Civil y las 761 para Fuerzas Armadas. También las autonomías están redoblando su oferta de empleo. La mayor parte de estos puestos están en Salud. En Galicia la Xunta convocó 2.500 plazas, de las que 818 son en el servicio de Salud.

La oferta de empleo podría ser mayor de no ser por el riesgo de prórroga del presupuesto. “De llegar a ocurrir”, apunta María Jesús Díaz García, secretaria de Acción Sindical de UGT, “va a limitar la creación de nuevo empleo”. Esta sindicalista coincide con otros sindicatos en que la oferta de este año es insuficiente. “Teniendo en cuenta los 200.000 puestos de déficit, estas plazas son solo el 10% de lo perdido en los últimos seis años”. Todo ello ha llevado a los sindicatos a movilizarse. “Hemos propuesto”, dice Cabrera, “una norma que autorice al sector público la aprobación de unas Ofertas de Empleo Público excepcionales que consoliden de manera estable todas las plazas presupuestadas pero no cubiertas”. En CSIF quieren que “se haga una valoración de las plantillas actuales, para ver dónde hay mayores necesidades, y que se firme un acuerdo a cuatro años para rellenar ese déficit”. Al margen de estos peros, parece innegable que la tendencia, en estos momentos, es que crezca a ritmos cada vez más rápidos. Toda una oportunidad para los jóvenes, que sufren una tasa de paro del 40%.

Las plantillas envejecen a marchas forzadas

El déficit seguirá agravándose por el envejecimiento de las plantillas. “La mitad de los trabajadores de la Administración General del Estado”, aseguran en UGT, “tiene más de 50 años”.

En CSIF aseguran que “en los próximos 10 años unos 120.000 funcionarios se van a jubilar”. “Por eso”, dice Cabrera, “en Comisiones Obreras planteamos unas Ofertas de Empleo Público excepcionales de 356.000 plazas, de las que 24.000 corresponden a la Administración General del Estado, 40.000 a las autonomías, 91.000 a la Administración Local, 107.000 al Sistema Educativo y 94.000 al Sistema Nacional de Salud”. Esto, para restablecer la calidad de los servicios públicos, muy deteriorados estos años.

CSIF, UGT y CCOO han denunciado el aumento de las listas de espera en los hospitales y la falta de profesionales, sobre todo en verano, y la escasez de profesores en los colegios. “Ha aumentado el ratio de alumnos por profesor”, denuncian en CSIF.