Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Gastamos con las visas ‘black’ porque eran parte de nuestro sueldo”

Exdirectivos de Caja Madrid rechazan la acusación de Bankia de que las tarjetas estaban al margen del circuito legal

El expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa a su llegada a la Audiencia Nacional. EFEEmilio Naranjo
El expresidente de Caja Madrid Miguel Blesa a su llegada a la Audiencia Nacional. EFE/Emilio Naranjo

Exdirectivos de Caja Madrid salieron ayer al paso de la información publicada ayer por EL PAÍS sobre las peticiones de ampliación del límite mensual de algunas tarjetas black entre 2003 y 2012.

En su opinión, realizaron los gastos que se les atribuyen porque “las tarjetas eran parte de nuestro sueldo, que lo cobrábamos por la nómina y por la tarjeta. Al ser contratados se nos decía que podíamos disponer del límite de la tarjeta para gastos personales. El expresidente Miguel Blesa informó a la comisión ejecutiva de nuestros salarios”. También apuntan que la ampliación del límite mensual de gasto con la tarjeta no supuso que tuvieron más disponible en el año.

Sin embargo, Bankia y su propietario, el fondo de rescate, el FROB, sostienen las tarjetas fueron emitidas al margen del circuito establecido y se utilizaron por los acusados “para su disfrute personal y familiar”. En ningún caso las disposiciones realizadas formaban parte de su retribución, aseguran. “No existía referencia a dichas tarjetas en los contratos que regían su relación laboral o mercantil, ni habían sido autorizadas por los órganos de gobierno”, afirmaron en la causa. Bankia pide para Miguel Blesa, cuatro años de prisión y reclaman responsabilidades civiles para once exdirectivos.

Desmentido de Spottorno

Por otro lado, Rafael Spottorno, exdirector de la Fundación Caja Madrid, aseguró a este periódico que la información publicada ayer sobre que, en noviembre de 2007, pidió ampliar el límite de su tarjeta “no es cierta”. Este diario tiene en su poder el correo electrónico por el que, de parte de Ildefonso Sánchez Barcoj, número dos de Caja Madrid, se pide esta ampliación. No obstante, no se ha podido comprobar que fuera el propio Spottorno el que diera esta orden.

Por otro lado, José Antonio Moral Santín, exvicepresidente de Caja Madrid, que gastó 456.500 euros con la visa, afirmó que la Agencia Tributaria, el Banco de España y los auditores de cuentas conocían la existencia de las tarjetas y nunca dijeron que fueran ilegales, ya que eran un complemento por “el esfuerzo y la dedicación” a Caja Madrid.

Más información