Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La banca española, de las más afectadas por el ladrillo, según Moody’s

Los activos problemáticos todavía suponen el 24% del balance, tras ocho años de crisis

Varias personas visitan el Salón Inmobiliario Internacional de Madrid.
Varias personas visitan el Salón Inmobiliario Internacional de Madrid. EFE

“El ejercicio de transparencia de realizado por la Autoridad Bancaria Europea [EBA, por sus siglas en inglés] mostraron que la banca española es una de las más expuestas a los activos problemáticos”, concluyen los analistas de la agencia de calificación de riesgo Moody’s, María Cabanyes y Alberto Postigo.

Pese a la mejoría de las cifras oficiales de morosidad (situada en el 9,39% hasta julio pasado), por primera vez en los niveles previos al rescate, el informe de Moody’s demuestra que los problemas del ladrillo no se han acabado para la banca española. Según los datos de la agencia estadounidense, las entidades españolas son las afectadas por esta situación después de las de Irlanda, Portugal e Italia.

Moody’s incluye como activos problemáticos a la morosidad declarada, los activos inmobiliarios adjudicados y los préstamos refinanciados no clasificados como morosos. Sumando los tres componentes, el 23% de los activos del sector en España todavía puede considerarse como problemáticos, más del doble de la morosidad oficial. Los activos inmobiliarios y los créditos refinanciados apenas han caído desde 2012, según estas estadísticas. Los analistas de Moody’s creen que “se han pasado intercambiado préstamos que estaban en morosos por activos inmobiliarios cuyo volumen no han disminuido desde 2013”.

Ritmo suave de caída

Pese a todo, desde Moody’ se afirma que existe “una clara tendencia a la disminución en la morosidad total, pero todavía no es visible esa tendencia en el volumen de activos inmobiliarios adjudicados o en los préstamos refinanciados que están clasificados como al corriente de pago”. Los analistas consultados esperan que la morosidad siga cayendo y las refinanciaciones también, “aunque a un ritmo suave”. También dicen que las provisiones medias, situadas en el 56,6%, son “adecuadas”.

Según los propios datos declarados por las entidades, las seis mayores entidades financierasSantander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Popular y Sabadell— acumulan créditos destinados a la financiación de promociones inmobiliarias (incluido suelo) por valor de 48.526 millones. A esta cantidad hay que sumar otros 63.132 millones de los inmuebles recibidos o adjudicados en pago de deudas que están en la cartera de activos de los bancos. De esta forma, la exposición al riesgo inmobiliario de los principales bancos superaría los 110.000 millones, según la última información facilitada por cada una de las entidades a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Moody’s ha rebajado la perspectiva para la banca española a “estable” desde “positiva” ante los “retos crecientes” que amenazan la rentabilidad por los bajos tipos de intereses y la caída del crédito, lo que puede hacer caer sus resultados.