Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La quiebra de Hanjin deja tres barcos ‘varados’ frente a las costas españolas

Puertos del Estado asegura que no se han puesto trabas para que los buques de la naviera coreana atraquen en los puertos españoles

El buque de portacontenedores "Hanjin Casablanca", en Algeciras. EFE/CNBC

Ningún puerto español ha denegado el atraque a los buques de la naviera coreana Hanjin, que declaró la mayor suspensión de pagos del sector, y los operadores de las terminales han prestado servicios a todos los buques que los han solicitado, según Puertos del Estado. La empresa pública prevé que se reasignen los tráficos de Hanjin a otras navieras de modo que la quiebra no afecte al volumen de mercancía, aunque podría dejarse sentir en el tránsito internacional.

El puerto de Algeciras, el mayor de España, vive con “normalidad” la suspensión de pagos de Hanjin. Desde la Autoridad Portuaria de la Bahía de Algeciras recalcan que el impacto de la caída de este gigante asiático no tiene una alta incidencia en su tráfico de contenedores, pese a que ya se han producido las primeras cancelaciones de escalas, debido al bloqueo que sufre su flota en otros puertos del mundo. En la actualidad, según remarcaron este lunes desde la Autoridad Porturia, Hanjin supone el 4% del total del tráfico de contenedores del puerto y el 16% del volumen de la terminal de contenedores de Isla Verde, gestionada por Total Terminal International Algeciras (TTI-A), de la que la multinacional surcoreana fue accionista mayoritaria hasta 2015.

El último buque que escaló en el puerto de Algeciras lo hizo el 4 de septiembre. Lo habitual es que la naviera opere con varios buques a la semana en la citada terminal. Días antes de la última escala en Algeciras, la compañía anunció que aproximadamente la mitad de su flota (en su web figuran 88 portacontenedores y 44 cargueros) estaba en aguas o puertos internacionales con todo tipo de mercancías. Esto se debía a que, supuestamente, las distintas autoridades portuarias así como los operadores de los canales de Suez y Panamá les exigían pagar sus tasas por adelantado por miedo al impago.

Acuerdo con un tribunal en EE UU

X. FONTDEGLÓRIA

Hanjin logró este lunes desencallar la situación de algunos de sus buques gracias al acuerdo entre la compañía y un tribunal estadounidense, que ha concedido protección a los activos de la naviera. Uno de los barcos fondeados cerca del puerto de Long Beach, en California, ya ha descargado su mercancía, mientras que tres más lo harán en las próximas horas. Pero se trata solamente de una parte muy pequeña del alrededor de un centenar de embarcaciones que están o bien varadas o en camino hacia su puerto de destino. Los servicios legales de la compañía trabajan a contrarreloj para conseguir el amparo legal en otros países y evitar que los acreedores incauten los buques.

Los operadores portuarios de Long Beach han reconsiderado su decisión de no atender a los barcos de Hanjin después de que el mayor accionista de la naviera, la aerolínea Korean Air, aprobara el sábado en una reunión extraordinaria un préstamo por valor de unos 50 millones de euros y el consejero delegado de la matriz, Cho Yang-ho, haya aportado unos 30 millones más. Los fondos estarán a disposición de Hanjin este mismo martes con el objetivo de descargar mercancías.

Pero en España no parece que sea ése el problema para que los buques entren a puerto, sino que las demoras se deben más bien a las precauciones de la naviera para evitar embargos de los navíos por parte de los acreedores o a otras consideraciones. 59 de los 132 navíos de la flota son propiedad de la naviera y el resto son alquilados, según la web de Hanjin, que refleja que 13 de los 97 que siguen navegando por el mundo han sido embargados o retenidos.

En Valencia hay un barco de Hanjin fondeado fuera de los límites del puerto, con todos los permisos necesarios para entrar y descargar, y si no lo hace es porque no quiere, según la autoridad portuaria.

El buque Hanjin Bosal tenía que haber descargado la semana pasada en el puerto de Valencia 3.900 contenedores. Pero ese día la compañía naviera declaraba la mayor suspensión de pagos de la historia del sector y el barco no entró en la zona portuaria a descargar sus mercancías. Pese a que en la web de Hanjin figura que el Bosal permanece en mar abierto porque se le ha rechazado en el puerto de Valencia, la operadora que trabaja en la terminal pública del puerto, Noatum Ports, el primer operador de terminales marítimas en España, asegura que Hanjin no tiene ninguna deuda con ella y que está a la espera de que ésta decida qué hace. “Noatum está preparada desde hace días para hacer la descarga del barco. Es Hanjin quien tiene que dar la respuesta”, indican fuentes de Noatum.

La operadora, propiedad de inversores institucionales, en su mayoría fondos de pensiones, agrega, que espera la llegada de otros cuatro barcos más de la misma compañía.

Fondeado en Barcelona

Tampoco en Barcelona pusieron problemas a la naviera. Una portavoz de la Autoridad Portuaria de Barcelona explicó que el Hanjin Shenzhen estuvo dos días fondeando fuera del puerto de la capital catalana los dos últimos días de agosto, procedente de Marsella. El 1 de septiembre pidió permiso para atracar y descargar contenedores en una de las terminales. Una vez realizada la operación, un día después, a las 11 de la noche, partió. La nave, de bandera panameña, está fondeada actualmente en el litoral catalán. En la web de Hanjin figura que no estaba “disponible” el servicio en puerto.

Desde la Autoridad Portuaria algecireña han dejado claro que “la naviera está al corriente de pagos” con el puerto, por lo que se le atenderá con normalidad. Eso sí, se echan de menos barcos. El pasado 7 de septiembre debía haber hecho escala el Hanjin Europe, pero continúa en Hamburgo. El Hanjin Africa debía arribar a Algeciras el sábado, pero no lo hizo. El Hanjin Gold, cuya escala estaba fijada para el próximo jueves, viaja ahora hacia Singapur. Y según ha denunciado el comité de empresa de TTI-A a Europa Sur la crisis con la naviera “ha dejado en suspenso la negociación del convenio”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >